Lorena, la heroína rarámuri que ya tiene su propio documental en Netflix

Lorena Ramírez. Foto: YouTube/Netflix Latinoamerica

A pesar de que está en su sangre, Lorena Ramírez nunca se imaginó que sería una buena corredora. Tampoco que se convertiría en una ganadora de maratones y mucho menos que su historia inspiraría, entre muchas otras cosas, un proyecto dedicado a su vida y producido por Netflix.

‘Lorena, la de pies ligeros’ es un corto documental en el que el cineasta mexicano Juan Carlos Rulfo pretende contar no solo quién es la corredora rarámuri, sino la comunidad y la familia que la han formado. Además de pasar por festivales, el corto se presentó en Guachochi, Chihuahua, de donde es originaria. Ahora, el trabajo de Rulfo está disponible a través de la plataforma de streaming.

Corredores a pie

Originalmente parte de ‘Río Grande, Río Bravo’, una serie de documentales sobre la frontera, ‘Lorena, la de pies ligeros’ se estrenó a través de Netflix el pasado 20 de noviembre. Con la producción ejecutiva de Gael García Bernal pretende inspirar a sus audiencias con una historia de esfuerzo y determinación, además de mostrar un rostro diferente de México tanto al mundo, como a los mexicanos.

“México da mucho de qué hablar en sentido negativo”, explicó Rulfo en una entrevista con El Diario, “pero eso se tiene que acabar, no porque no exista, sino porque tenemos que encontrar otras formas de vernos, porque el país no son solamente historias de asesinatos y desapariciones”.

Con tomas que muestran la enormidad de la Sierra Tarahumara de Chihuahua, Rulfo nos presenta a una Lorena para quien correr de un lugar a otro es algo natural todos los días. De hecho, ‘rarámuri’ quiere decir “corredores a pie” en tarahumara o, como el título del documental sugiere, “la/el de los pies ligeros”. Para Lorena y su familia, caminar cuatro horas a la casa de su vecino más cercano es una parte normal de la vida.

Durante el documental, Lorena habla suavemente sobre sus logros, motivaciones y ambiciones (o falta de) a través de su hermano. “No pienso nada” confiesa al inicio del documental en su lengua natal, “se siente bien esforzarse por alcanzar un objetivo”.

La corredora entiende español, pero nunca aprendió a hablarlo. Ella y sus hermanas tenían animales y responsabilidades domésticas de las que hacerse cargo mientras que sus hermanos caminaban cinco horas para ir a una escuela a la que asistían puros hombres.

También te puede interesar: Mónica Naranjo y las dos palabras que nunca debió decir en TV Azteca

Hasta que el cuerpo aguante

La rarámuri de 25 años viene de una familia de corredores. Su papá, Santiago Ramírez, ha ganado el ultramaratón de Guachochi tres veces; sus hijos, al igual que padre y su abuelo antes de ellos, son corredores. Sin embargo, es Lorena quien ha logrado atrapar la atención del mundo.

Ramírez se ha hecho famosa tanto por su velocidad y sus triunfos, como por su decisión de correr con huaraches de plástico e indumentaria tradicional que ella misma crea con su madre. Y a pesar de que ha recibido zapatos como regalo, Lorena no tiene interés en usar el tipo de indumentaria deportiva que utilizan los otros corredores.  

“No creo que los vaya a usar,” dice la maratonista sobre un par de zapatos rojos para corredores. “La gente que sí los usa siempre va detrás de mí”.

Sonriente, Lorena muestra una enorme colección de medallas durante el documental; pruebas de sus logros atléticos dentro y fuera del país. En 2017, se convirtió en la primera mujer rarámuri en participar en un ultramaratón europeo, el Tenerife Bluetrail. Desafortunadamente, una lesión en la rodilla la forzó a retirarse de la competencia hasta el año siguiente, en el que sí logró llevarse el tercer lugar.

También te puede interesar: Latin Lover y la más dura de sus peleas como luchador, su salud

Aunque le resulte emocionante verse en el documental de Rulfo o en la portada de Vogue, la maratonista no está interesada en la fama, y todavía no entiende muy bien a las personas que piden tomarse fotos con ella. “No sé, ya veremos qué hacen”, dice, despreocupada, en el documental. “Creo que seguirán tomando fotos mientras siga ganando. Quién sabe si me seguirán tomando fotos cuando me detenga”.

Pero Lorena no parece tener planes de detenerse por ahora. Como explica ella misma, “Mientras me dé el cuerpo, voy a seguir corriendo”.