Lobezno llevó a Fox a vivir una de sus peores pesadillas

·5 min de lectura

Por Alberto Cano.- La saga X-Men siempre fue uno de los pesos pesados del catálogo de Fox, tanto que tras el éxito de la trilogía original iniciada con la cinta dirigida por Bryan Singer en el año 2000 y terminada con X-Men: La decisión final en 2006, la compañía decidió expandir la franquicia con spin-offs y precuelas, como bien fue el caso de X-Men Orígenes: Lobezno en 2009. Y la idea desde luego que funcionó, puesto que el público no pudo resistirse a una película en solitario de un mutante tan querido como el interpretado por Hugh Jackman.

Pese a que sus críticas fueron flojas, la película consiguió una notable recaudación en taquilla de 375 millones de dólares en todo el mundo que dobló su presupuesto de 150 millones. El éxito puso a Fox a trabajar inmediatamente en una secuela y en otros productos sobre los orígenes de los mutantes como X-Men: Primera generación, pero antes de su estreno, esta major de Hollywood -ahora en propiedad de Disney- tuvo que enfrentarse a un giro inesperado de los acontecimientos que puso en riesgo a su franquicia estrella. Y es que X-Men Orígenes: Lobezno apareció filtrada en internet un mes antes del estreno. Y una versión que ni siquiera era la final.

Póster de X-Men Orígenes: Lobezno (Foto: 20th Century Fox)
Póster de X-Men Orígenes: Lobezno (Foto: 20th Century Fox)

X-Men Orígenes: Lobezno iba a llegar a los cines el 1 de mayo de 2009, pero justo un mes antes, el 31 de marzo, los sitios web de descargas ilegales y las redes Torrent tenían a su disposición la película en su totalidad después de que alguien con acceso a ella la colgara en la red. Como de esperar, el archivo con esta precuela de X-Men voló como la pólvora y llegó a más de un millón de personas en sus primeros días, cifras que se estarían traduciendo en pérdidas millonarias para el estudio. Aunque lo más curioso no fue la filtración de la película en sí, sino que se trataba de una versión con los efectos especiales aún sin terminar y el montaje sin pulir.

Todos aquellos que echaron un ojo a esta versión pudieron ver los cromas azules en los fondos, a los actores colgados de cuerdas y arneses, muchas secuencias prerrenderizadas, infinidad de efectos digitales a medio hacer y escenas que diferían del montaje final que llegó a los cines un mes más tarde. La experiencia de ver este material fue más que llamativa, puesto que se trató de la primera vez que las personas ajenas a la industria audiovisual pudieron tener una visión global de cómo es el trabajo previo a la postproducción digital de una gran producción de Hollywood. Aunque a 20th Century Fox, como era evidente, no le hizo demasiada gracia. De hecho, tras conocer la filtración pusieron inmediatamente en marcha una investigación que involucró al FBI y se saldó con despidos y una persona entre rejas.

"La fuente de la filtración inicial y cualquier publicación posterior serán procesadas con todo el peso de la ley", publicó Fox en un comunicado tras conocer la noticia e indicar que las autoridades federales estaban ya al corriente. "Es un delito grave y no hay duda de que es muy decepcionante. Me rompió el corazón", señaló también Hugh Jackman en una rueda de prensa de presentación de la película en Sydney. "El FBI está al tanto y se lo están tomando muy, muy en serio. Tenga la seguridad de que encontrarán a esa persona", matizaba el actor de Lobezno. Y desde luego que lo encontraron.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un post de Instagram no disponible por tus preferencias de privacidad

Pese a que la filtración de esta versión sin terminar sugiriera que el responsable sería alguien cercano a la industria de Hollywood, lo cierto es que el culpable fue un ciudadano de a pie con ningún tipo de relación con los grandes estudios. Tras tirar de la cuerda en la red, el FBI descubrió que una persona llamada Gilberto Sánchez, un hombre de 47 años dedicado a instalación y mantenimiento de cristales y vidrios, fue el primero en colgar en internet el archivo de X-Men: Orígenes Lobezno. Tras la detención, que se produjo seis meses después de cometer el delito, confesó que compró la película a un mantero en la calle y procedió a subirlo a Megaupload, el ya extinto y polémico sitio web que a comienzos de la pasada década fue cerrado por la ingente cantidad de material protegido por derechos de autor que contenían sus servidores.

Gilberto Sánchez sufrió el peso de la justicia y se enfrentó a una pena de un año de prisión y otro de libertad condicional con restricciones en el uso de ordenadores e internet. Aunque no fue la única que persona que se vio afectada por hacer uso ilegal de X-Men Orígenes: Lobezno. Aprovechando que la película estaba ya filtrada en la red, el crítico Roger Friedman de Fox News publicó en su blog Fox 411 su crítica personal, una reseña con la que fue muy benevolente con este título protagonizado por Hugh Jackman señalando que “supera las expectativas en todo momento” y que le dejó “completamente clavado” en la silla de su escritorio. Pero a Fox, compañía para la que Friedman trabajaba, le dio igual que el crítico recomendara encarecidamente su título estrella del 2009, se había visto la película de forma ilegal y fue motivo suficiente para proceder al despido inmediato. Así lo estipuló en un comunicado, dejando claro que ambas partes habían llegado a un acuerdo para su marcha de la empresa y su condena total a la piratería.

Por suerte, la filtración quedó en una mera anécdota y X-Men Orígenes: Lobezno fue un éxito en taquilla. Al tratarse de una versión sin acabar y faltando solo un mes para el estreno, los espectadores prefirieron esperar unas pocas semanas más para disfrutar de la primera película de Hugh Jackman en solitario en la saga mutante. Aunque pudo haber sido un completo descalabro, porque hablamos de un año como 2009 donde el uso de la piratería mediante webs de descargas, reproductores online, torrents o programas como Ares o eMule era muy acusado. De hecho, su retirada fue misión imposible y hoy en día esta versión sin terminar aún circula por algunos rincones de la web, aunque su acceso sigue siendo igual de ilícito que antaño.

Aquella primera incursión en solitario del personaje continuó con una franquicia compuesta por un total de 9 películas en 17 años, derivando en el Record Guinness para el actor a ‘la carrera más larga como un superhéroe de acción real de Marvel’. De todas ellas, tres estuvieron dedicadas exclusivamente al mutante de las garras -la cinta que nos ocupa, Lobezno Inmortal y Logan- acumulando en conjunto 1.4 mil millones de dólares en todo el mundo (equivalentes a 1.21 mil millones de euros).

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente