Lo siento pero no hay gordos sanos (ni felices)

Según la OMS, la gordura es sinónimo de enfermedad

Al tener sobrepeso se está más predispuesto a padecer enfermedades como la diabetes, hipertensión, cardiopatías, reumáticas e incluso cáncer. (Foto: Getty Images)

¿Pueden las personas con sobrepeso tener una excelente salud? Complicado. Existen muchas evidencias de enfermedades asociadas a un exceso de kilos y hace poco la Organización Mundial de la Salud (OMS) calificó a la obesidad como una patología, una epidemia no infecciosa que está afectando a gran parte de la población mundial.

Ahora la OMS ha hecho público un informe elaborado por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), que relaciona ocho tipos de cáncer con la obesidad y el sobrepeso. 

Quienen sufren obesidad tienen una expectativa de vida 12 años menor que una persona sana. (Foto: Thinkstock Photos)

Los resultados de este estudio señalan que, en adultos, no se puede descartar la relación entre el exceso de grasa y el cáncer, lo que puede provocar la formación de tumores en el estómago, hígado, vesícula, páncreas, ovario y tiroides, así como meningioma y mieloma múltiple, y muestran cómo es posible disminuir la probabilidad de sufrir estos tipos de cáncer reduciendo los niveles de grasa corporal.

Estas son las conclusiones del trabajo de 21 expertos internacionales independientes a los que la agencia encargó que repasaran más de 1.000 estudios, lo que incluía análisis del comportamiento de varias generaciones, experimentos con animales e investigaciones sobre la relación del cáncer con un exceso de grasa corporal.

El grupo de trabajo revisó igualmente las informaciones científicas disponibles sobre la obesidad de niños, adolescentes y jóvenes hasta 25 años para determinar si eso podía suponer una mayor probabilidad de cáncer en la edad adulta.

Es mucho más importante controlar el exceso de grasa corporal en la zona abdominal que fijarse en el IMC, que se calcula a partir de la fórmula: peso(kg)/altura(m2). (Foto: Getty Images)

“La obesidad no solo puede matar por enfermedades cardiovasculares, sino también por cáncer”, explica  el Dr. Carlos Jarne, miembro del departamento médico y postgrado universitario en Micronutrición (Universidad de Bourgogne, Francia).

“Cada nuevo estudio confirma esta terrible realidad”, añade el Dr. Jarne, recordando que se puede evitar si se normaliza el peso, adquiriendo hábitos alimenticios saludables y practicando ejercicio físico de modo regular.

Según se detalla en el trabajo que ha hecho público la OMS, durante los ensayos con animales se pudo comprobar que el sobrepeso aumenta la incidencia de varios tipos de cáncer, y que la restricción calórica o  la dieta reduce los niveles de riesgo de padecer esta enfermedad. De ahí la importancia de mantenernos en el peso corporal adecuado. 

Al ser reconocida oficialmente como una enfermedad, ha disminuido la tendencia a estigmatizar a las personas con sobrepeso como perezosas, poco inteligentes y carentes de autodisciplina. (Foto: Getty Images)

Hay "evidencia limitada” de que evitar el sobrepeso disminuye el riesgo de morir por cáncer de próstata, cáncer de pecho para los hombres y linfoma de las células B grandes.  

En concreto, las dietas con restricción de calorías disminuyen el riesgo de sufrir cáncer de las glándulas mamarias, colon, páncreas, piel y de la glándula pituitaria.

En este estudio también se aportan cifras sobre la incidencia de la obesidad en la población mundial, con 640 millones de adultos obesos en 2014, y 110 millones de niños y adolescente en 2013. Así, en el mundo, ya habría más personas con sobrepeso o que son obesas, que personas con bajo peso. También se apunta que solo en 2013 se cree que hubo 4,5 millones de muertes en el mundo atribuibles al sobrepeso y la obesidad.

Estos datos invitan a la reflexión y nos dan de bruces contra la realidad. Obsesionarse con la comida y los kilos no es vida pero ser extremadamente permisivos con nosotros mismos y con los que tenemos a nuestro cargo tampoco. Cuidarse es importante y necesario, no sé si con el objetivo de vivir más años, como dicen Michael Greber y Gene Stone en su libro Comer para no morir: “la gran mayoría de las muertes prematuras pueden prevenirse con unos pequeños cambios en nuestra dieta y nuestro estilo de vida”, sino de vivir los que sean con mejor salud.  

También te puede interesar:   

¿Por qué se nos taponan los oídos?

¿Te duele la garganta al tragar? Se llama ‘odinofagia’ y te pasa por esto