Lo que tus fotos de Instagram revelan de tu personalidad (y de tu salud)

Analizando el timeline de esta red social se puede identificar un problema de salud cada vez más común (y grave)

image

Los filtros que utilizas en Instagram pueden revelar si sufres depresión. (Foto: Getty Images)

¿Eres adicto a los selfies? ¿Te encanta retocar tus fotos y darles efectos? ¿Abusas de los filtros en Instagram? Pues ten mucho cuidadito, que todo lo que haces deja un rastro y puede ser una señal de alarma.

Según el nuevo estudio de Andrew Reece de la Universidad de Harvard y Christopher Danforth de la Universidad de Vermont, las fotos que cuelgas en tu perfil de Instagram dicen mucho sobre tu personalidad y tu salud mental. La relación es tan importante que creen que podría llegar a usarse para la detección temprana de la depresión.

Más allá del aspecto físico, la ropa o el maquillaje, las imágenes dicen mucho más de ti de lo que crees. Al parecer, cuando publicas una imagen hay otro tipo de información a priori poco visible para los ojos de la mayoría de personas que, sin embargo, reflejan el verdadero estado de ánimo de los protagonistas.

image

Es más, las fotos de Instagram pueden servir para identificar casos de depresión. Así parece confirmarlo la inteligencia artificial desarrollada por científicos de las universidades de Harvard y Vermont.

Para demostrar el fuerte vínculo que hay entre la salud de las personas y el uso de las redes sociales los especialistas analizaron 44 mil fotos de Instagram de 166 personas, con y sin diagnosis de depresión clínica.

Mediante un programa que mide la cantidad de rostros que aparecen en cada foto, la intensidad de color, la saturación de las mismas y el tipo luz, entre otros factores, detectaron cuáles de las fotos compartidas correspondían a individuos con problemas de autoestima.

Según explican sus responsables, la plataforma utiliza “únicamente detalles fotográficos como color y brillo”, así como los metadatos de las imágenes y tecnología de detección de rostros para realizar un análisis de la cuenta del usuario y determinar si este padece depresión.

Las fotos con poco brillo y saturadas o aquellas en las que predominan el negro y el gris transmiten tristeza y pesimismo. (Foto: Getty Images)

Las imágenes que pueden servir para dar la voz de alarma suelen tener tonos más oscuros, azulados y grises y, por algún motivo, el filtro Inkwell (que tiñe las fotos de blanco y negro) es el preferido. Después irían el Crema y Willow. Además, los que posteaban fotos oscuras recibían menos “me gusta” que aquellas publicadas por sujetos sanos.

Por el contrario, los resultados indicaron que las personas ‘saludables’ optan por los tonos más cálidos como el filtro Valencia (el X-pro II y el Hefe).

Otro dato que observaron es que la gente deprimida tiende a publicar fotos en las que aparecen rostros. Sin embargo, el número de rostros por foto es menor que los que aparecen en las que han sido tomadas por personas en un estado mental óptimo. Reece y Danforth creen que esto se debe a que las personas con depresión suelen usar un lenguaje que se centra en ellos mismos y esos rostros serían los suyos propios en un selfie.

De acuerdo con los hallazgos de los investigadores, pasar largos periodos sin realizar nuevas publicaciones en Instagram también podría indicar que el usuario se encuentra deprimido.

Según los investigadores, la nueva tecnología podría ser utilizada para la “detección precoz de esta enfermedad mental” y “ser una herramienta para la detección de patologías mentales en una sociedad cada vez más digitalizada”.

Imagen utilizada en el estudio para demostrar el impacto del color en el estado de ánimo. (Foto: Pinterest).

Asimismo, el estudio puntualiza que “los resultados obtenidos superaron el porcentaje de aciertos registrados por los diagnósticos habituales para la detección de la enfermedad”. De hecho, para saber si funcionaba, se compararon los resultados del programa con el de un terapeuta humano. El software identificó con una precisión cercana al 70 por ciento a personas que sufrían depresión, mientras que los terapeutas solo lo detectaron con un 42 por ciento de los casos.

Este estudio refuerza la teoría de que los cambios importantes que se producen en la psique de un individuo quedan plasmados en sus redes sociales y es posible detectarlos sirviéndose de la tecnología.

También te puede interesar:

Cuanto antes lo enciendas más posibilidad tienes de desarrollar cáncer oral o de pulmón

Para que no les duela la espalda de mayores: menos ‘maquinitas’ y más juegos tradicionales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente