Esto es lo que más temen los trabajadores cuando reabra la economía

Para una manicurista en un salón de manicura de Texas, el 18 de mayo es muy importante. Es la fecha tentativa en la que deberá regresar al trabajo, pero su temor a la pandemia de coronavirus la acompañará.

“Arreglarle las uñas a alguien es un trabajo que requiere un contacto cercano. Estás permanentemente cara a cara con alguien”, dijo Anh, de 54 años, quien pidió que se usara solo su nombre para evitar cualquier conflicto con su empleador y sus clientes. “Muchas clientas no pensaban que el COVID-19 fuera algo por lo que hubiera que preocuparse y, por tanto, no suspendieron sus planes de viajes o sus planes sociales”.

Ahn tiene miedo de volver a trabajar porque ella se enferma fácilmente y su marido, que tiene 65 años, se encuentra en situación de riesgo de desarrollar una enfermedad grave si contrae el virus, pero muchas de sus clientas le han estado enviando mensajes a ella y a su gerente, preguntando cuándo iba a reabrir el salón.

“Hay presión para reabrir y contentar a los clientes”, dijo Ahn, que es la única persona con ingresos en su familia. 

Laura Spencer, trabajadora de recursos humanos en las oficinas corporativas de la cadena de restaurantes Fox Restaurant Concepts, con sede en Phoenix, limpia las superficies mientras ayuda en el restaurante Flower Child en medio del relajamiento de las restricciones por el coronavirus en Arizona (AP Photo / Ross D. Franklin).

Ahn es una de las muchas trabajadoras que se enfrentan a las perspectivas de volver al trabajo cuando los estados reabran las economías durante la pandemia. Las preguntas sobre si se puede obligar a alguien a volver al trabajo son cada vez mayores y, en la mayoría de los casos, los empleados tienen que volver, a menos que el entorno no sea seguro o sean considerados de alto riesgo.

¿Te pueden despedir si te niegas a volver al trabajo?

“En términos generales, si el empleador te exige que vuelvas al trabajo, debes volver”, dijo Daniel Feinstein, abogado laboralista en Davis & Gilbert LLP, “a menos que puedas demostrar que existe un peligro inminente si vuelves al trabajo”.

La Ley de Seguridad y Salud Laboral (ley OSH, por sus siglas en inglés) permite a los trabajadores negarse a trabajar si existe un peligro inminente o si el empleador no toma las medidas necesarias para garantizar un entorno de trabajo seguro.

Así que, si tu empleador está tomando medidas para protegerte ‒como, por ejemplo, promover el distanciamiento social, limpiar la oficina con frecuencia y asegurarse de que la gente que haya dado positivo de COVID-19 no acuda a la oficina‒, eso significa que probablemente no te respalde la ley OSH.

En el caso de Ahn, el empleador está tomando medidas adicionales, lo que significa que probablemente tenga derecho a despedirla si se niega a volver al trabajo.

“Mi empleador les exige a los clientes que se pongan una mascarilla antes de acceder al local”, dijo Ahn. “Los trabajadores también tendrán mascarillas y estarán sentados a 2 metros de distancia los unos de los otros”.

¿Qué pasa si soy una trabajadora de alto riesgo?

A las personas que corren un mayor riesgo de sufrir una enfermedad más grave si contraen el virus puede que no se les permita volver al trabajo. Eso podría incluir a personas con diabetes, enfermedades pulmonares crónicas o personas inmunocomprometidas, según los Centros para en Control y la Prevención de Enfermedades.

Un cliente llega para recoger comida para llevar a un restaurante del centro de Lawrence, Kansas, el lunes, 4 de mayo de 2020 (AP Photo / Orlin Wagner).

“Si regresar al trabajo o desplazarse pudiera ponerlos en peligro, entonces podrían verse protegidos por las leyes de discapacidad”, dijo Feinstein. “Si un empleador los despide por no volver al trabajo, podría exponerse a consecuencias legales”.

La guía de la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo (EEOC, por sus siglas en inglés) dice que los empleadores deben encontrar formas de mitigar el riesgo para las personas con enfermedades preexistentes contempladas por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, por sus siglas en inglés).

¿Puedes perder las prestaciones por desempleo?

Si el empleado se niega a volver al trabajo y no está protegido por las leyes ADA u OSH, es probable que también pierda el acceso a la prestación por desempleo, a menos que haya una “causa justificada”.

Una causa justificada incluye situaciones como tener un problema de salud o tener que cuidar un familiar cercano que tiene un problema de salud. Si debes proporcionar atención infantil porque tu hijo no va a la escuela también se considera una causa justificada, así como tener unas condiciones de trabajo inseguras.

Pero el resultado realmente se decide caso por caso.

“En ausencia de una causa justificada, si un empleado se niega a volver a trabajar, eso, por lo general, significará que no tendrá derecho al seguro de desempleo”, dijo Feinstein.

Algunos estados ‒como Ohio, Texas, Vermont y Carolina del Sur‒ les están pidiendo a las empresas que informen al Departamento de Trabajo del estado si un empleado se niega a ir al trabajo sin una “causa justificada”. 

¿Puedo negociar trabajar desde casa durante más tiempo?

Si tienes razones médicas para no volver al trabajo, puede que tengas el derecho legal de negociar tus condiciones de trabajo futuras.

“Legalmente, tu derecho dependerá de si tienes una razón que lo haga necesario”, dijo Feinstein. “Se supone que tú y tus empleadores tendréis que participar en lo que se conoce como proceso interactivo para determinar la mejor forma de adaptarse a esa condición médica”.

Los empleadores podrían estar más abiertos que antes a negociar condiciones de trabajo tras la reapertura de las oficinas. De acuerdo a una encuesta de Society for Human Resource Management, uno de cada 6 empleadores está invirtiendo en el desarrollo de sus empleados y brinda formaciones y capacitaciones para adquirir nuevas habilidades.

Carteles para el distanciamiento social con Dan Loftus organizando libros en Half Price Books, el lunes, 11 de mayo de 2020, en Mayfield Heights, Ohio (AP Photo / Tony Dejak).

“Siempre aconsejo a cualquier empresa que tenga conversaciones honestas y que pida cosas de acuerdo con la situación”, dijo Alex Alonso, director de conocimiento de SHRM. “Lo peor que te puede pasar es que te digan que no. Siempre que lo hayas pedido y presentes un caso, hay una buena razón para resolverlo”.

¿Qué pasa si me tengo que quedar en casa con mis hijos?

La ley de Respuesta al Coronavirus Familia Primero (FFCRA), por sus siglas en inglés, da más libertad a los empleados que no puedan trabajar porque tienen responsabilidades de cuidado infantil, debido a que las escuelas están cerradas.

“Ahora tienen derecho a estas 10 semanas de licencia con goce de sueldo parcial”, dijo Feinstein. El sueldo parcial es de alrededor de dos tercios del salario habitual del empleado.

¿Puedo acceder a más ayudas por enfermedad?

Sí, con la FFCRA, se les exige a muchos empleadores que den una licencia con goce de sueldo por enfermedad o una licencia médica ampliada a toda la familia por razones relacionadas con la COVID-19 hasta finales de 2020.

Las disposiciones sobre las licencias con goce de sueldo se aplican a ciertos empleados públicos y a los empleadores privados con menos de 500 trabajadores, mientras que las pequeñas empresas con menos de 50 empleados podrán solicitar exenciones en algunos casos.

“Si los empleados están enfermos o si han estado en cuarentena”, dijo Feinstein, “entonces tienen derecho a dos semanas de licencia por razones relacionadas con el coronavirus con goce de su salario habitual”.

Noticias relacionadas


Denitsa Tsekova