Lo peor del chicle no es que provoque caries (incluso los 'sin azúcar' son malos)

Pasarse el día mascando chicle tiene otros preocupantes efectos secundarios aparte del daño que produce a nuestra dentadura

Abusar del chicle no solo afecta a los dientes y la mandíbula, hay otros males asociados que deberías conocer. (Foto: Getty)
Abusar del chicle no solo afecta a los dientes y la mandíbula, hay otros males asociados que deberías conocer. (Foto: Getty)

Por ejemplo, puede causar trastorno de la articulación termopomandibular y acabar produciendo unos tremendos dolores de cabeza, oídos o muelas. Pero además este hábito aparentemente ‘desestresante’ provoca hinchazón, producción excesiva de ácido estomacal y otros síntomas gastrointestinales adversos, incluyendo diarrea.

Incluso los chicles sin azúcar son perjudiciales para la salud porque contienen otros saborizantes y conservantes ácidos como aspartame y sorbitol que causan el desgaste dental, descalcificando las piezas e interfieriendo incluso con los empastes de mercurio.

En concreto, una investigación del Hospital Universitario Charité de Berlín demostró que los chicles sin azúcar contienen sorbitol que es un laxante que puede ocasionar diarrea crónica y dolor estomacal si se ingiere en exceso.

Es divertido pero pasar el rato ‘jugando’ con goma de mascar causa malestar estomacal, dolor de cabeza y podría cambiar tu metabolismo. (Foto: Getty)
Es divertido pero pasar el rato ‘jugando’ con goma de mascar causa malestar estomacal, dolor de cabeza y podría cambiar tu metabolismo. (Foto: Getty)

Además, los movimientos que se producen las masticar esta gominola desgastan las articulaciones de la mandíbula, advierte un estudio del Instituto de Cabeza y Cuello de la Clínica Cleveland, en Ohio, y los músculos que se mueven están conectados con el cerebro, lo cual repercute en la cabeza.

Otra sorprendente consecuencia de masticar chicle es que te incita a tomar comida basura aumentando tus ansías por comer patatas fritas, hamburguesas y fritos.

Si no te basta con estos motivos, ahora un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Estatal Binghamton de Nueva York, ha encontrado otra razón para dejar de masticar esta popular golosina.

Según se desprende de esta investigación, los aditivos del chicle contienen nanopartículas de dióxido de titanio, las cuales afectan a la capacidad de las células intestinales para absorber nutrientes y actuar como barrera para los agentes patógenos.

El aire que tragas al masticarlo pueden hacer que te sientas inapetente y con gases. (Foto: Getty)
El aire que tragas al masticarlo pueden hacer que te sientas inapetente y con gases. (Foto: Getty)

Los autores del estudio expusieron un cultivo de células intestinales a la acción de dichas nanopartículas durante varios días y comprobaron que el hierro, el zinc y los ácidos grasos, resultaron más difíciles de absorber. Además, se registraron señales de inflamación intestinal.

Y aunque no te tragues el chicle, el dióxido de titanio llega al intestino porque las nanopartículas se liberan al mascarlo.

También te puede interesar:

¿Meteoritos en el estómago? Cómo saber si esos gases están relacionados con la leche

Puede que te quedes sin dientes o ciego (y no en sentido figurado) si no sabes esto

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente