Lo discriminaron y recibió una compensación, pero un banco no le dejó depositar sus cheques

Sauntore Thomas libró una batalla legal contra su empleador en una demanda de discriminación racial, y logró un acuerdo al respecto por lo que se le pagó una compensación de 99,000 dólares.

Ese pago cerraba el caso que sufrió y cuando recibió los cheques por el citado monto, el afroamericano Thomas, de 44 años, acudió a una sucursal del Banco TCF en Livonia, Michigan, para depositar el dinero en su cuenta.

Lo que encaró entonces, de acuerdo al relato de NBC News, fue una nueva humillación para Thomas, producida, se alega, nuevamente por una actitud racista, en este caso de parte de empleados del citado banco.

Sauntore Thomas (der.) y su abogada Deborah Gordon. (AP Photo/Mike Householder)

Thomas, que es un veterano de la Fuerza Aérea, acudió hace unos días a la citada sucursal del Banco TCF con tres cheques por un total 99,000 dólares. El contaba desde 2018 con una cuenta de cheques en esa institución, y pidió a la gerente del banco le abriera una nueva cuenta, en este caso de ahorros, para depositar allí la mayor parte del dinero de la compensación que ganó tras el litigio contra su empleador. Y pidió que otra porción se le entregara en efectivo.

Pero la gerente del banco no quiso hacerlo. Al parecer, de acuerdo a la citada televisora, la funcionaria bancaria pensó que los cheques podrían ser fraudulentos y le preguntó a Thomas de dónde los había sacado y luego le indicó que necesitaba ir a verificarlos a la parte posterior de la sucursal porque, dijo, el sistema de cómputo usual no estaba funcionando.

Pero más que una falla técnica, lo que Thomas estaba enfrentando era, según él alega, un nuevo incidente de discriminación racial en su contra. La gerente, en lugar de verificar los cheques, en realidad llamó a la policía.

Cuatro oficiales se presentaron en el lugar e interrogaron a Thomas por el origen de los cheques. Él llamó a su abogada pero ésta tampoco logró convencer a la gerente de la autenticidad de ese dinero y, por ende, se negó a depositarlo en la cuenta de Thomas.

Impotente, y humillado según él ha declarado, Thomas se fue del lugar y depositó sus cheques en otro banco. Pero al poco presentó una demanda contra el Banco TCF alegando que se le trató impropiamente y que su raza fue el origen de ello.

“Ellos no quisieron atenderme porque soy afroamericano. No quisieron atenderme porque asumieron que yo tenía un cheque fraudulento”, dijo Thomas a la agencia AP. Y añadió categórico que cree que el incidente no fue un error, de lo que se desprende que se le habría tratado de esa manera por ser afroamericano. Por un prejuicio que hizo pensar a los empleados del banco que un afroamericano no podría tener cheques legítimos por una elevada cantidad. Es decir, una vinculación discriminatoria entre la raza y el talante de la persona.

En consecuencia, Thomas ha presentado una nueva demanda por discriminación racial, ahora contra el Banco TCF.

“No merezco un trato como ese, pues yo sé que el cheque no es fraudulento… Soy un veterano de la Fuerza Aérea, me retiré de modo honorable. Y ellos [los empleados del banco] me han discriminado porque soy negro. Nada de esto habría pasado si yo fuese blanco”, dijo Thomas al periódico Detroit Free Press.

“Pedimos una disculpa por la experiencia que tuvo el señor Thomas en nuestra sucursal. La policía local no debí haber sido implicada… Nosotros condenamos fuertemente el racismo y la discriminación de toda clase. Nosotros tomamos precauciones adicionales en casos de depósitos o solicitudes de efectivo de gran cuantía y en este caso no fuimos capaces de validar los cheques presentados por el señor Thomas. Lamentamos que no pudimos cumplir sus necesidades”, indicó el Banco TCF en una declaración recogida por AP.

En todo caso, Thomas ya ha presentado una demanda contra el Banco TCF, en la que alega que en esa sucursal en Michigan se le humilló y se le hizo padecer angustia mental y desasosiego emocional.

Y aunque es incierto cuál será su resultado, si le es favorable será presumiblemente el banco quien, ahora, le tendría que entregar a Thomas, de sus propias cuentas, una suma importante y bien verificada.