El Lliure examina, 40 años después, el 23F y la "Anatomía de un instante"

Agencia EFE
·4 min de lectura

Barcelona, 1 abr (EFE).- Cuarenta años después del intento de golpe de Estado de 1981, el director Àlex Rigola lleva al Teatre Lliure "23F Anatomia d'un instant", un espectáculo a partir de la novela de Javier Cercas del mismo título, con el que se aproxima y revisita un momento "trascendental" de la historia de España.

Rigola, acompañado por el director del Lliure, Juan Carlos Martel, ha explicado este jueves en rueda de prensa telemática que no se le hubiera pasado por la cabeza acercarse al 23F si no hubiera sido por el libro de Cercas, un escritor que "tiene una manera de trabajar la historia en la que humaniza a los personajes, sean de la tendencia política que sean, de manera que son poliédricos y con muchas caras".

También ha querido llevar a escena este período de la Transición por lo que supuso de transformación en España, muerto el dictador Francisco Franco y proclamado el rey Juan Carlos, aunque "la estructura del búnker continuaba siendo franquista".

Sin obviar que hubo épica, ha lamentado que lo que se consiguió en tan poco tiempo, apenas en unos meses, pasar de una estructura "puramente franquista a un sistema democrático", luego se ralentizó y "se fue avanzando muy poco a poco".

Teatro documento, Rigola ha apostado para que cuatro actores de diferentes edades, Enric Auquer, Pep Cruz, Xavi Sáez y Roser Vilajosana, sean los narradores, especialmente, del momento en el que los militares, encabezados por el teniente coronel Antonio Tejero, irrumpieron en el Congreso de los Diputados la tarde de aquel 23 de febrero y algunos de ellos dispararon sus armas.

Solo quedaron sentados en sus escaños, y es donde pone el foco, quien había sido presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, el general Manuel Gutiérrez Mellado, y el secretario general del PCE, Santiago Carrillo.

"Lo más importante -ha aseverado Rigola- es la palabra de Cercas, pero habrá una pantalla en el escenario, que no es gratuita porque muestra la anatomía de un instante, sirve para explicarnos aquel día y hasta qué punto no estaba instaurada la democracia".

El director teatral ha señalado que ha hablado del proyecto con el escritor, quien "nos ha dado libertad absoluta", tras leer la primera versión, que no ha sido la definitiva, tal como también se le ha comunicado.

El texto que pronuncian los cuatro actores está basado en diálogos reales, son "cuatro voces que tienen un cierto sentido de juglar, cuatro personajes que nos narran esa historia y cada uno tiene la misión de hacer el seguimiento de alguno de aquellos protagonistas", reproduciendo "solo conversaciones que sabemos que fueron dichas", según ha apuntado.

Para el veterano Pep Cruz, que recuerda perfectamente la Girona vacía que vio aquella noche tras volver de representar una obra en el instituto de Arbúcies, el trabajo de los cuatro actores es el de convertirse en una suerte de "narradores de cuentos, porque estamos explicando un cuento, con momentos más tiernos, otros más planos, pasando por todos los colores de lo que es la narrativa".

La obra, para su director, muestra, asimismo, lo que sería el héroe del siglo XX, en denominación del ensayista alemán, Hans Magnus Enzensberger, hombres "de la retirada, el derribo y el desmantelamiento", capaces de renunciar a sus propias posiciones.

Àlex Rigola considera que tanto Suárez como Gutiérrez Mellado como Carrillo, "de entrada no serían las personas que querrías tener más cerca, serían las tres muy poco demócratas, uno un militar, otro que venía del estatus mayor de un partido de orden, y Suárez que era un arribista falangista, pero, al mismo tiempo, puedes admirar la posición que tomaron, porque acabaron creyéndose aquello por lo que estaban trabajando".

Xavi Sáez y Roser Vilajosana, el primero tenía cinco años en 1981 y ella no había nacido, han reconocido que han tenido que hacer una inmersión en la época y que han descubierto y aprendido mucho, desde lo relacionado con posibles conspiraciones políticas a "cómo se fue tramando para echar a Suárez o el patetismo del ser humano, capaz de lo más bestia y heroico, o de que todo venga del canto de un duro", en palabras de Sáez.

La obra, que se podrá ver en el Lliure de Gràcia entre el 8 de abril y el 2 de mayo, girará, posteriormente entre septiembre y febrero próximos, y el 23 de febrero de 2022 se estrenará en el Teatro Abadía de Madrid, en una versión en castellano.

(c) Agencia EFE