La lección viral de esta madre te emocionará mucho

Ser madre soltera no es fácil y Kathleen Fleming lo sabe bien. Los hijos, sobre todo en la adolescencia, están cargados de problemas o inseguridades que, en ocasiones, afectan fuertemente a su carácter porque todavía no saben canalizar sus sentimientos.

Kathleen Fleming

Esta es la foto que Kathleen colgó en su blog explicando que, en un ataque de ira, su hijo había dado un portazo tan fuerte que había tirado el pesado espejo de cristal, que se partió en mil pedazos.

Tras poner a salvo a los animales del hogar para que no se cortaran las patitas, esta madre luchadora se tomó unos minutos para intentar ordenar su estado de shock y dejar las lágrimas de miedo y decepción caer sobre su rostro. Cuando se recompuso, contó su reacción que se ha vuelto viral en Internet.

Respira profundo, mamá guerrera, respira profundo. – me dije – Esta pequeña y frágil alma te necesita ahora. Te necesita en tu mejor estado y con tu mayor compasión. Tu más gentil, suave, y firme amor. Tu seguridad de madre. Respira profundo de nuevo y vamos mamá.

“Ve y ve ahora. Abre la puerta de la entrada, esquiva los cristales rotos, escúchale mientras nota que te acercas, mira por la rendija entreabierta abierta de la puerta del baño, mira la cara que más amas en el mundo roja de preocupación y húmeda de llanto. (…) Ve mamá, tómalo y ponlo en tu regazo. Sí, también estás llorando. Maldita sea, esto es importante. Sujétalo fuerte. Mira cómo se hace un ovillo en tus brazos con rapidez. Mira como dispuesto está a que le quieras, a que le des seguridad. Mira que pequeño es todavía. Mira lo frágil es su espíritu.”

“Háblale de la ira. Díselo ahora. La ira es un sentimiento muy poderoso. Tienes derecho a sentir ira, pero la ira quema. Puede purificar, puede también destruir. Él asiente, lo siente, él acaba de conocer la ira.”

Tras la reflexión que emociona a la Red, madre e hijo limpiaron juntos los cristales en silencio, como si fuese un trabajo del alma, algo íntimo y reflexivo. En ocasiones rompemos cosas cuando estamos rotos por dentro y la reacción de esta madre es, además de ejemplar, maravillosa. ¿Qué opinas de su conducta? ¿Te ha emocionado o crees que sin castigo los críos no aprenden?