¡Llegó la guerra! Juego de Tronos cumple la teoría más rumoreada desde la tercera temporada

Tras dos capítulos sombríos, en donde los reencuentros y revelaciones escasas hicieron que más de un fan de Juego de Tronos, se sintiera decepcionado, llegó el gran momento que estábamos esperando. El tercer episodio de la octava y última temporada llegó con la promesa de desatar la gran Batalla de Invernalia. Y lo hizo con creces, provocando tantos escalofríos como los vividos por los guerreros que se enfrentaban al hielo traído por los muertos vivientes. Más un momentazo que quedará para el recuerdo eterno del mundo de las series al cumplirse una de las grandes teorías que llevan varios años circulando las redes.

ATENCIÓN: ESTE ARTÍCULO CONTIENE SPOILERS DEL TERCER EPISODIO DE LA OCTAVA TEMPORADA

UN GRAN SPOILER….

¡ESTÁS AVISADO!

“La Batalla de Invernalia” fue el capítulo más largo de toda la serie con 82 minutos de duración, pero también el más oscuro de todos. Literalmente. Melisandre fue la última que faltaba por llegar a la historia y fue la primera sorpresa de este episodio épico. Al verla llegar, todos los que hemos seguido esta serie desde el principio supimos enseguida que si gran la sacerdotisa roja de R’hllor llegaba a último momento, y justo antes de la batalla, no sería en vano. Hace tiempo se rumorea que su presencia sería mucho más esencial en la historia que solamente devolver a la vida a Jon Snow. Y ahora sabemos por qué.

No hay necesidad de matarme Sr. Davos, estaré muerta antes del amanecer” fueron las primeras palabras de la mujer roja, para luego mirar a Arya en su reencuentro desde el sexto episodio de la tercera temporada. Y en ese momento todo encajó.

Arya la recordó enseguida, remontándose a aquel encuentro que vivieron en el sexto episodio de la tercera temporada cuando, mientras viajaba a través de Poniente (Westeros), la joven Stark se cruzó con la Hermandad sin Estandartes y Melisandre reveló una profecía. “Veo oscuridad en ti. Y en esa oscuridad, hay ojos que me miran – marrones, azules y verdes-. Ojos que cerrarás por siempre. Nos encontraremos de nuevo”. Una profecía que los fans han apuntado en cientos de ocasiones que estaria relacionada con el papel de Arya en la muerte del Rey de la Noche o Cersei.

Esta frase abrió decenas de teorías de fans. Y en este episodio se cumplieron dos de ellas. La primera surgió hace un par de semanas, cuando Arya le pidió a Gendry que le creara un arma especial que ella misma había diseñado para la batalla y con cristal de dragón. El diseño y la noción de una petición tan especial, hizo que muchos fans comenzaran a teorizar con la posibilidad de que fuera el arma que terminaría con el Rey de la Noche y que, por ende, ella sería la heroína que pondría fin a la batalla.

Pero volviendo a aquel encuentro entre Melisandre y Arya cinco temporadas atrás, y tras su entrenamiento en la Casa de Blanco y Negro, en Braavos, sabemos que cerró ojos de prácticamente todos los colores. Pero al tratarse de un reencuentro en plena batalla contra el Rey de la Noche y sus caminantes blancos -que tienen los ojos azules- todo cerró. Ambas teorías se cumplían: era la destinada a matar al Rey de la Noche y acabar con todo su ejército.

Cortesía de HBO

Como valiente heroína que es, Arya ordenó a Sansa que fuera a la cripta con el resto de indefensos inexpertos en batalla. Fue un momento íconico. Arya sabía lo que estaba haciendo y tomó el mando de la situación. Junto al resto de los ejércitos, se enfrentó a caminantes blancos por doquier mientras Jon Snow y Daenerys intentaban buscar una manera de derrotar al Rey de la Noche desde los cielos. No hicieron mucho la verdad hasta llegada la parte final del episodio cuando ambos lo arriesgaron todo para que Jon se enfrente al Rey de la Noche cuerpo a cuerpo. Pero el rey de hielo no es hombre de batalla. En ese momento hizo levantar a todos sus soldados y los nuevos muertos para que sirviera de muralla entre él y Jon Snow, mientras iba en busca de su gran propósito: matar a Bran Stark y acabar con el recuerdo de la humanidad por siempre.

La batalla estaba perdida desde el principio. La mayor parte del episodio se centró en mostrarnos los intentos de todos los protagonistas por derrotar al ejército de los muertos. Pero era imposible. La muerte estaba prácticamente asegurada y casi temimos lo peor al ver a los muertos de la cripta cobrar vida, y a Jamie Lannister, Brianna de Tarth, Sam, hasta Daenerys con Daavos recibiendo cuchillazos por todos lados por protegerla y Jon Snow intentando pasar a Viserion para llegar hasta el Rey de la Noche. Pero los esfuerzos fueron en vano. El rey de hielo llegó hasta Bran, pasando por encima de Theon Greyjoy.

El rey de los caminantes blancos consiguió su propósito, llegó hasta Bran y se miraron largo y tendido. Pero cuando Bran lo miró de arriba a abajo, e hizo una mueca casi de sonrisa, lo supimos: Arya. Era su momento. La profecía se cumplía. Las dos teoría fan se cumplían.

Y ahí saltó. Detrás de él y tras un momento de susto y tensión, consiguió destruirlo. Fue un momento épico e inolvidable para el personaje protagonista más pequeño de todos, pero la más letal. Y mujer.

En cuestión de minutos, la emoción inundó tanto a los fans con la gran teoría de que Arya podría ser Azor Ahai, el príncipe prometido, ese salvador legendario de la fe del Dios de la Luz que según la profecía lucharía contra los Caminantes Blancos y detendría la Noche Larga miles de años atrás. En la fe, Azor Ahai renace para derrotar a los Caminantes Blancos cuando llegan a Invernalia con la ayuda de una espada conocida como “Dueña de Luz”. ¿Será la creada por Gendry? Muchos fans apuntaban a que este príncipe prometido podía ser Jon Snow, Daenerys o incluso Jamie Lanister; pero este episodio reveló que hay otra figura que podría tomar ese papel. Arya. Después de todo, es Melisandre, la sacerdotisa de la fe quien le muestra su destino mientras Beric Dondarrion cumple su misión tras morir ya definitivamente al ayudar a Arya a cumplir su propósito. Todo encaja.

Ahora será el turno de Cersei como augura el tráiler del cuarto episodio de la próxima semana: