Llega "Los últimos Gondra (memorias vascas)", una obra para sanar heridas

·3 min de lectura

Madrid, 8 oct (EFE).- Borja Ortiz de Gondra estrena en el Teatro Valle-Inclán la tercera parte de la historia de su familia, "Los últimos Gondra (memorias vascas)", una obra que, además de recoger un siglo de historia vasca a través del tormentoso pasado de la familia del autor, sana heridas y preserva la memoria.

En esta nueva producción del Centro Dramático Nacional (CDN) se plantea qué se hará con el recuerdo de los dolores antiguos la generación que no los vivió, una vez que hayan desaparecido los protagonistas; ¿construirán una memoria más sana o seguirán perpetuando eternamente los agravios que ellos no conocieron?

"Los últimos Gondra (memorias vascas)", dirigida por Josep María Mestres, se estrenará el 13 de octubre en la Sala Francisco Nieva del Valle-Inclán y se exhibirá acompañada de las dos obras anteriores del tríptico: "Los Gondra (una historia vasca)" y "Los otros Gondra (relato vasco)".

"La obra intenta poner en orden conflictos particulares que afectan a toda una sociedad", ha explicado este viernes en rueda de prensa Alfredo Sanzol, director del Centro Dramático Nacional.

El deseo de esta trilogía es honrar la memoria de los padres sin arrastrar su pasado. "Contar el dolor, pero también ver que hay un nuevo camino y vivir sin el peso del pasado, sin mochila", cuenta el director Josep Maria Mestres, quien sin querer hacer "spoiler", añade que es una "obra con un futuro luminoso, en la que no falta la esperanza"

Con un reparto en el que trabajan 16 actores, esta obra es una historia cotidiana, "una mirada al pasado con dolor", añade Borja Ortiz, quien asegura que ha escrito con absoluta libertad esta obra fragmentaria, en la que se mezclan géneros y exige a los actores dar saltos mortales.

"Cada día amo más a los actores, y en esta obra hay mucho talento, mucha entrega y complicidad a prueba de bomba", dice el director Josep Maria Mestres, quien señala que esta obra "ofrece ideas para cerrar heridas, para sanarlas".

En la primera obra, "En Los Gondra (una historia vasca)", Premio Max a Mejor Autoría Teatral 2018, se cuenta cien años de esa familia desgraciada de Algorta, desde las guerras carlistas del siglo XIX hasta el pasado reciente.

En la segunda, "Los otros Gondra (relato vasco)", Premio Lope de Vega 2017, se interroga sobre el momento actual y cómo trataban de cerrar las heridas de la violencia los miembros supervivientes del clan.

Y en la tercera, "En Los últimos Gondra (memorias vascas)", se plantea qué hará con el recuerdo de los dolores antiguos la generación que no los vivió, una vez que hayan desaparecido los protagonistas.

"Hay una generación de jóvenes con una actitud muy despreocupada con la memoria de sus antepasados: unos no se ocupan de nada y otros reivindican esa lucha", explica Ortiz.

Y ahora, Borja, el miembro de la familia que narraba secretos y desvelaba oscuridades, se enfrenta al silencio definitivo: entrar en la muerte y la memoria de quienes quedarán después él. ¿Qué harán con su legado? ¿Cómo se repartirán una casa ancestral, un manuscrito de novela inacabado y sus propias cenizas?

"En la obra aparece también una comicidad extraña", concluye el director, quien cree que esta obra "intenta descubrir quiénes somos. O quienes queremos ser. Cada día creo más en el poder sanador del teatro".

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente