Llega a España un nuevo tratamiento biológico contra la psoriasis

Diseñada para facilitar el momento de la autoinyección, los dermatólogos destacan que al ser “un tratamiento flexible y sencillo facilita su cumplimiento” y reduce la ansiedad y los miedos

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel y, ocasionalmente, de las articulaciones, que suele aparecer entre los 15 y 35 años, aunque también afecta a niños y a personas mayores. (Foto: Getty)

La psoriasis es el trastorno cutáneo relacionado con el sistema inmunológico más frecuente, afectando aproximadamente a 14 millones de personas en Europa y más de un millón en España. Pertenece al grupo de enfermedades causadas por el propio sistema inmunitario del individuo y produce lesiones dermatológicas características en forma de manchas blancas, inflamación y descamación de la piel.

La psoriasis en placa es una enfermedad crónica compleja con una prevalencia de aproximadamente 0,91 a 8,5 por ciento en adultos. La psoriasis no es una enfermedad restringida a la piel sino un trastorno inflamatorio sistémico.

Además, hay evidencias de que muchas comorbilidades están asociadas con la psoriasis, por ejemplo, obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedad del hígado graso no alcohólico, enfermedad de Crohn, linfoma, cáncer, ansiedad y depresión, muchas de los cuales pueden ser el resultado de una inflamación persistente en el cuerpo.

Se manifiesta con lesiones cutáneas de tamaño variable, enrojecidas y recubiertas de escamas blanquecinas de grosor variable que causan picazón, ardor o dolor. (Foto: Getty)

Una gran carga física y psicológica

El impacto de la psoriasis en las personas que la padecen es grande. En un estudio en el que se comparó la psoriasis con otras enfermedades prominentes, se observó que su impacto mental y físico era comparable al observado en el cáncer, las enfermedades del corazón y la depresión.

La psoriasis se asocia también a varias comorbilidades, como la artritis psoriásica, enfermedades cardiovasculares, síndrome metabólico, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y osteoporosis. Además, muchas personas se enfrentan a exclusión social, discriminación y estigma debido a su enfermedad.

“Los pacientes con psoriasis están infratratados. Preocupa especialmente que la mayor parte de los pacientes que no siguen ningún tratamiento padece la enfermedad en una fase moderada a grave”, afirma Santiago Alfonso, gerente de Acción Psoriasis. “Los datos también nos indican que aquellos pacientes que sí cuentan con tratamiento no están satisfechos con el mismo”, añade Alfonso.

En este sentido, la Asociación considera que los afectados deben tener una participación activa y colaborativa en la toma de decisiones para el acceso a nuevos fármacos, de modo que puedan acceder cuanto antes a un mejor tratamiento independientemente del lugar en el que vivan o el hospital en que sean tratados y sin que prime un criterio economicista.

Menos ansiedad

Y es que la adherencia a los tratamientos prescritos para psoriasis es generalmente baja, se estima que aproximadamente un 40 por ciento de los pacientes no cumplen bien el tratamiento.

Por ello, con el objetivo de mejorar la calidad de vida de estos pacientes, y mejorar la adherencia a las terapias, llega a España Tremfya One-Press, un nuevo dispositivo de administración autoinyectable para guselkumab, indicado para el tratamiento de la psoriasis en placas de moderada a grave en adultos candidatos a tratamiento sistémico.

Muchos de quienes tienen psoriasis no se dan cuenta del riesgo de artritis psoriásica, un trastorno importante de las articulaciones que aparece con más frecuencia en las personas afectadas con esta enfermedad crónica de la piel. (Foto: Getty)

Se trata de un avance importante para los pacientes, y es que según la encuesta NEXT PSORIASIS, hasta el 75 por ciento de los pacientes con psoriasis afirmaron que la enfermedad tenía un impacto negativo en su vida diaria, el 85 por ciento de ellos considera importante la facilidad de aplicación del tratamiento y el 55 por ciento de los tratados con terapias biológicas está preocupado por la cantidad y frecuencia de las inyecciones.

Los dispositivos de autoadministración controlados por el propio apaciente pueden ayudarles en una tarea que puede ser estresante, por el miedo a los pinchazos o la dificultad de administración, por lo que podrían mejorar la adherencia al tratamiento”, explica la doctora Isabel Belinchón, del Servicio de Dermatología del Hospital General Universitario de Alicante (Unidad Psoriasis) y coordinadora del Grupo de Psoriasis de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).

Y es que con los tratamientos biológicos la adherencia al tratamiento parece ser mayor, y simplificar al máximo el tratamiento ayuda a este objetivo. “La posología y vía de administración tiene influencia directa sobre la adherencia de los pacientes al tratamiento. Si el dispositivo es más cómodo de usar y el pinchazo menos doloroso, como podría ser con la pluma, facilita que el paciente pueda utilizarlo, ayudando a aumentar la adherencia al tratamiento, asegura la Dra Belinchón.

La dosis recomendada de Guselkumab con este nuevo dispositivo es de 100 mg en inyección subcutánea en las semanas 0 y 4, seguida de una dosis de mantenimiento cada 8 semanas. (Imagen: Janssen Pharmaceutical/Johnson & Johnson)


La nueva pluma precargada Tremfya One-Press, de Janssen Pharmaceutical, es un nuevo dispositivo de administración autoinyectable para guselkumab, indicado para el tratamiento de la psoriasis en placas de moderada a grave en adultos candidatos a tratamiento sistémico.

Una de sus ventajas es que incorpora funciones adicionales de usabilidad y seguridad con un diseño ergonómico para facilitar la administración. Los pacientes consideraron nada molestos ni el dolor ni las reacciones cutáneas, y el 87 por ciento calificaron el dispositivo de fácil o muy fácil de usar en la primera semana, y el 100 por ciento en la semana 28 (resultados observados mediante el cuestionario SIAQ Patient-Controlled Injection Device Questionnaire).

En cuanto al dolor y las reacciones cutáneas (sensación de ardor, sensación de frío, picor, enrojecimiento, hinchazón, hematomas o endurecimiento en el sitio de la inyección) durante y/o después de la inyección, las puntuaciones generales de los pacientes fueron muy altas en la semana 0 (con una media de 9.83) hasta la semana 28 (con una media de 9.79), siendo 0 máximo dolor y 10 ausencia de dolor, lo que indica que los pacientes no sintieron nada de dolor ni reacciones en la piel.

También puede interesarte:

Esto puede ser un indicio de psoriasis (y no tiene que ver con la piel)

Operación #Destápate19: luce tu piel sin complejos (aunque tengas psoriasis)

La enfermedad reumática que (afecta por igual a hombres y mujeres) se ‘cura’ con yoga y música

El acné inverso o los golondrinos: cómo saber si ese grano (o bulto) es algo más

7 productos que debes evitar (en tu dieta) para lucir una piel sana