El llamamiento desesperado del alcalde de Kiev en la cumbre: armas, armas, armas

·3 min de lectura
El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, y su hermano Vladímir, este martes en Madrid. (Photo: Rodrigo Jiménez / EFE)
El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, y su hermano Vladímir, este martes en Madrid. (Photo: Rodrigo Jiménez / EFE)

El alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, y su hermano Vladímir, este martes en Madrid.  (Photo: Rodrigo Jiménez / EFE)

Su voz es tan imponente como su porte, y más aún lo ha sido su mensaje. El alcalde de Kiev, Vitali Klitschkó, ha participado esta tarde en los actos paralelos a la Cumbre de la OTAN en Madrid, bajo el amparo del Real Instituto Elcano, y ha lanzado un mensaje nítido a Occidente: sus ciudadanos y su ejército necesitan armas, armas y armas.

No es la primera vez que lo hace, tras cuatro meses largos de invasión de Ucrania, pero sí es nuevo que se lo diga a la cara a los mandamases de la Alianza, sin el pseudouniforme que luce por las calles de la capital de su país. Esto tiene un valor. Y sonroja más cuando dice: “Espero que todos comprendan que estamos defendiendo valores compartidos, les estamos defendiendo a ustedes”.

Klitschkó ha sido educado en las maneras pero firme en las exigencias, como ya lo fue esta mañana su presidente, Volodimir Zelenski. Ha denunciado que las potencias occidentales están haciendo esperar a su país desde hace “demasiado tiempo”, porque no se atreven a entregarles el armamento que, repite y repite, es la única manera de plantar cara a una Rusia que está lentamente ganando enteros en la zona del Donbás, tras semanas de guerra estancada. Los gobiernos aliados tienen que “acelerar” los procesos “burocráticos” y “logísticos” que impiden armar a las tropas, remarca.

“Llevamos demasiado tiempo esperando. Quiero darle las gracias a nuestros aliados, pero las armas están tardando demasiado en llegar (...). Hemos agotado demasiado tiempo. Cada día, patriotas ucranianos pagan las consecuencias con su vida”, ha enfatizado. Lo que más necesita Ucrania ahora son sistemas antiaéreos, porque los destrozos por aire están siendo especialmente numerosos. “Cada día vemos como los rusos destrozan nuestras ciudades, matando a civiles y destruyendo infraestructuras”, insiste.

El rearme no sólo tiene que ver con lo defensivo, sino que “las principales armas no son los tanques, no son los cohetes, no es la artillería, las armas que más necesitamos también son las mediáticas”, pues “muy importante influir en la sociedad rusa”. Ha dado un dato: el 70% de la población en Rusia apoya esta guerra en Ucrania “y por eso es muy importante influir en la población rusa, garantizar que haya un debate interno”.

“Terrorismo”

Este hombre que un día fue boxeador y campeón mundial de peso pesado, acompañado de su inseparable hermano Vladimir, ha puesto como ejemplo de la “barbarie” rusa el ataque a un centro comercial de Kremenchuk, donde se contabilizaron 18 muertos y donde había un millar de civiles en el momento del impacto. Una agresión “terrorista”, el mayor “atentado”, dice. “Han atacado Ucrania y han matado a miles y miles de civiles. Es un ataque terrorista a nuestra patria”, ha dicho casi mascando las palabras.

“Esta guerra se ha llevado miles de vidas en Ucrania, en Kiev se han destruido más de 300 edificios de viviendas, han muerto más de 120 personas, la prensa internacional ha tratado de mostrar al mundo lo que ocurre, pero en Mariúpol y en otras ciudades más pequeñas que la capital, no hemos tenido imágenes para hacer llegar al mundo toda la magnitud de la agresión rusa”, ha asegurado.

“Esperamos seguir viendo apoyo a Ucrania, y unidad con Ucrania. Apoyar a Ucrania es clave para devolver la paz a Europa”, ha sido su conclusión.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente