Liverpool se lo dio vuelta a Southampton y estiró la definición por el título

·2 min de lectura

Aunque le costó más de lo previsto y no tuvo a sus principales figuras en cancha, Liverpool consiguió el triunfo que necesitaba para estirar la definición de la Premier League y no se despega del Manchester City. Venció por 2-1 a Southampton por la 37° fecha en el St. Mary's Stadium.

El equipo de Jürgen Klopp no la tuvo fácil a lo largo de los 90 minutos, aunque intentó por todas las vías posibles romper la muralla defensiva que impuso el local. Como si fuera poco, se encontró en desventaja rápidamente, pero como acostumbra, logró reponerse y dar pelea.

Apenas pasados los 10 minutos de juego, Nathan Redmond consiguió romper el cero: encaró de izquierda al centro y disparó desde afuera del área para vencer, previo desvío en James Milner, a Alisson con un tiro que se clavó en el ángulo del palo izquierdo.

Los Reds sintieron el golpe y fueron en busca de la igualdad. Takumi Minamino fue su carta en ataque, en una alineación alternativa casi por completo, y primero probó con un disparo bajo que tapó Alex McCarthy, pero en su siguiente intento consiguió la igualdad.

Luego de una buena jugada colectiva, Diogo Jota controló de espaldas al arco, aguantó y cedió a su derecha para que Minamino remate alto al primer palo para conseguir la paridad. A partir de allí, se profundizó el ahogamiento por parte de la visita en el campo.

Milner se animó con un tiro que sacó el arquero junto al palo derecho, poco después Roberto Firmino intentó desde afuera con un remate que salió por encima del travesaño. Sin embargo, en la segunda mitad todo aumentó y allí después de tanto buscarlo pudo darlo vuelta.

Diogo Jota y Harvey Elliott lo tuvieron con dos disparos que se fueron junto al palo, Curtis Jones probó desde afuera sin suerte, hasta que un tiro de esquina desde la izquierda cambió el panorama por completo para el conjunto de Liverpool que obtuvo lo que necesitaba.

Un rival peinó el balón en el primer palo y Joel Matip con un cabezazo, luego que Mohammed Salisu intentara desviarlo también de cabeza, y lo colocó junto al palo izquierdo de McCarthy para provocar el desahogo de Klopp y compañía fuera del campo de juego.

Liverpool controló el trámite, intentó ampliar la diferencia, pero el triunfo por la mínima diferencia lo conformó en un partido en el que no le sobró lo suficiente. Un punto por detrás de Manchester City (90), definirá el título el próximo domingo con Wolverhampton.

Foto: Mike Hewitt/Getty Images

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente