Lipedema, la enfermedad silenciosa: qué es, qué síntomas presenta y cómo se puede tratar

cuerpos de mujeres
Todo sobre el lipedemaLuis Alvarez - Getty Images

Imagina que toda tu vida te hayan repetido que estás gorda y que la solución a tus problemas es hacer más ejercicio y ponerte a dieta, da igual a qué médico fueses. Y que un día por subir una foto a Instagram descubres que hay algo más detrás de esa grasa: tienes una enfermedad llamada lipedema. Pues bien, esta es precisamente la historia de Marta Martínez (@midietavegana) y así lo ha contado a través de su cuenta de Instagram.

"Subí aquella foto y recibí el mensaje privado de otra afectada explicándomelo. Me quedé de piedra. Empecé a buscar por internet, a leer y a mirar fotos. Estuve una noche entera mirando fotos. Me costó un tiempo aceptar que realmente era eso lo que me pasaba a mí. No os voy a engañar: me sentó muy mal. Lloré un montón" explica. Y es que el lipedema es una enfermedad infradiagnosticada.

Tanto es así que no fue hasta 2018 que la Organización Mundial de la Salud (OMS) la incluyó en su lista de enfermedades reconocidas, siendo el diagnóstico más común hasta ese momento el de obesidad, retención de líquidos o cambios hormonales, por ejemplo. Es una enfermedad que, según los pocos estudios que hay al respecto, suele afectar sobre todo a mujeres.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un contenido no disponible por tus preferencias de privacidad

Qué es el lipedema

El lipedema es una enfermedad crónica que se presenta mediante la acumulación e inflamación atípica del tejido adiposo, normalmente en las piernas o en los brazos. Hay diferentes grados de la enfermedad, que van aumentando según la gravedad de la misma:

  • Grado I: el más leve, donde aunque pueda incluso pasar desapercibido, la piel se muestra blanca y con pequeños nódulos de grasa.

  • Grado II: los nódulos ya son más evidentes y la piel dura e irregular.

  • Grado III: los nódulos son de gran tamaño y la acumulación de grasa es notable, sobre todo en tobillos o caderas.

No se sabe muy bien qué causa la aparición del lipedema, pero ciertos estudios lo relacionan con trastornos hormonales o un cambio en la permeabilidad intestinal. Aunque la parte estética de la enfermedad sea lo que más se ve el lipedema va mucho más allá, acarreando fuertes dolores en las extremidades que pueden llegar incluso a impedir andar a quien los sufre. Además de un hinchazón, entumecimiento o la aparición de arañas vasculares en las zonas afectadas.

¿El lipedema tiene cura?

Como explicábamos anteriormente es una enfermedad crónica, por lo que no hay ninguna solución definitiva para el lipedema. Lo que sí existen son tratamientos para mejorar los síntomas de la enfermedad, tanto a nivel estético como de movilidad, mejorando así la calidad de vida de quienes la sufren.

La dra. Azcárate, jefe de Endocrinología del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, explica que "el tratamiento más efectivo es realizar un cambio de hábitos, manteniendo una disciplina tanto en la alimentación como en el ejercicio físico regular que, combinado con técnicas de masaje como la presoterapia y el uso de ropa de compresión, pueden ayudar a aliviar los síntomas considerablemente”.

Cómo mejorar la alimentación para aliviar los síntomas del lipedema

La alimentación es un factor muy importante a la hora de mantener a raya los síntomas del lipedema. Lo principal es evitar alimentos que favorecen la retención de líquidos, como la sal, el alcohol, las arinas refinadas, las grasas saturadas o los azúcares simples. Como bien explica Cristina Morillo, nutricionista de Sanitas, "se debe optar por alimentos que contribuyan a administrar al organismo suficientes dosis de agua y fibra, como los vegetales, los carbohidratos complejos priorizando cereales de grano entero, las grasas saludables y las frutas", además de "garantizar una adecuada ingesta de proteína que ayude a mantener la masa muscular y el metabolismo activo”.

Estos alimentos ricos en fibra pueden ayudarte a aumentar su ingesta en tu día a día

¿Ejercicio físico para aliviar el lipedema?

Sí, el ejercicio físico es una de las grandes pautas que se recomiendan a quienes sufren esta enfermedad. Aunque como nos explican desde Sanitas, hay algunos deportes más recomendados que otros. "Aquellos deportes que implican impacto en las extremidades afectadas pueden generar mayores molestias, por lo que será mejor optar por actividades menos agresivas como, por ejemplo, la natación, una modalidad muy completa. Los ejercicios de fuerza también son recomendables, pero de forma moderada y, a ser posible, realizados con compresión".

¿El lipedema se puede operar?

Sí, hay algunos casos en los que también puede realizarse una operación quirúrgica para controlar el lipedema. Como explican desde Sanitas, estas operaciones están basadas en la liposucción tipo WAL (Water-Jet Assisted Liposuction), "una técnica con la que se introduce una pequeña cánula a través de incisiones milimétricas que, a la vez que instila suero salino pulverizado que desprende los adipocitos, realiza una aspiración progresiva de estas células adiposas enfermas bajo control manual".

Sin embargo no todas las personas pueden realizarse esta operación, ni por el coste económico ni por el propio estado físico de cada una, y es importante recalcar que esta operación mejora los síntomas, pero en ningún caso los elimina definitivamente.

¿Cómo afecta el lipedema al autoestima y la salud mental?

Como bien explica Margarita Carrasco, psicológa de BluaU Sanitas, el lipedema es una enfermedad con un "gran componente psicológico" debido a sus acusados síntomas estéticos. "Hay que trabajar en la mejora de la autoestima, la autopercepción y la aceptación de una situación que se escapa de nuestro control" afirma. Algo difícil para muchas que necesitan "herramientas psicológicas y emocionales adecuadas para aprender a convivir con la enfermedad".

VÍDEO: El histórico trasplante de intestino que llevaron a cabo médicos españoles