Limpieza facial con agua fría, el hábito que mejorará (y mucho) el aspecto de tu piel

·2 min de lectura
Photo credit: Imaxtree
Photo credit: Imaxtree

Te levantas por la mañana cuando por fin consigues apagar el despertador. Te diriges al baño a lavarte la cara y, ¡sorpresa!, no sale agua caliente. Desde siempre hemos escuchado que el agua fría es buena para la circulación, pero, ¿sabías que este hábito además puede hacer que contribuyas a cuidar el planeta? Quizá no sea tan malo ese contratiempo que te acaba de ocurrir.

Lavarse la piel con agua fría puede tener muchos beneficios. Normalmente, ponemos la atención en los productos que conforman nuestra rutina de hidratación, nos preocupamos por si reúnen suficiente cantidad de ácido hialurónico o vitamina C o de si la textura es la más adecuada para nuestra dermis... Pero quizás pasamos por alto otro elemento que entra en juego en la importante fase de limpieza (si esto no se hace bien, todo el proceso perderá eficacia): el agua y su temperatura.

Photo credit: Matteo Valle
Photo credit: Matteo Valle


Decidir lavarte la cara con agua fría puede que te cueste en el momento en el que estás delante del lavabo, pero si conoces sus beneficios, te será más fácil llevar a cabo ese gesto de valentía. El agua fría es especialmente beneficiosa para las personas con piel seca o propensa al acné. Y es que si giramos el grifo y subimos la temperatura, el agua retirará los aceites de la piel, lo que dará lugar mayor sequedad, algo que puede desencadenar brotes de acné.

Y sí, esta vez el mantra popular es cierto: el agua caliente provoca que se dilaten más los vasos sanguíneos, haciendo enrojecer la piel, una consecuencia no deseada. Por el contrario, el agua fría aumenta el flujo sanguíneo a la zona expuesta a este líquido, lo que, según una investigación publicada en Healthline, refuerza la protección de la piel contra los radicales libres como la contaminación. Esta misma protección aporta a la piel un aspecto más saludable y brillante y, por otro lado, el mayor flujo sanguíneo contribuirá a que la dermis conserve su firmeza. Y tan solo con agua.

Photo credit: Filippo Fortis
Photo credit: Filippo Fortis

Mientras el agua fría se marca algunos tantos y compensa el shock que puede provocar su temperatura sobre la piel, tienes que saber que los beneficios no son solo para tu rostro. Este hábito diario de sustituir el agua tibia por la fría reduce las emisiones de carbono y, por supuesto, también lo notarás en la factura.

Son muchas las marcas que se están empezando a concienciar de este detalle que parece minúsculo, pero que marca una gran diferencia en el consumo y en el planeta. Una de ellas es Elemis, desde la que explican que están continuamente probando sus productos para comprobar si su eficacia con agua tibia y agua fría es la misma. Desde la firma aseguran que utilizar un bálsamo limpiador con agua fría en vez de caliente, solo en los meses más cálidos, reduciría las emisiones de carbono de ese producto un 50%.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente