Solo necesitas 3 ingredientes para preparar un rico limón helado

·3 min de lectura

Lo de los trampantojos en la cocina no es nuevo, aunque nos pensemos que es algo que nació hace unos años. Eso de que te pongan un plato delante que parece un huevo frito con patatas fritas y que, en realidad, sea una yema con merengue y unos bastones dulces parece algo que nació con Ferran Adrià y esa generación mágica de cocineros, pero no es así en absoluto. Hace ya bastantes años, los niños flipábamos con un postre veraniego que se parecía a algo y era otra cosa. Se trata de los limones y naranjas helados que venían anunciados en carteles de colorines de marcas y helados. Un clásico para rematar las comidas de domingo al sol. Resulta que lo que, a primera vista, se parecía a las naranjas y limones que teníamos en casa era, en realidad, un postre relleno de una crema helada y deliciosa hecha con el zumo del cítrico. Tan solo había que destapar la parte de arriba de la fruta, hundir la cuchara y dejarse llevar por un sabor ácido y dulce a la vez. Hay delicias únicas y esta es una de ellas. Y resulta que es muy sencilla de replicar en casa.

Summer desserts - LemonLimón helado: un viaje a tu infancia con tres ingredientes. Foto: Getty Creative ice cream inside fresh lemons decorated with mint leaves.
Limón helado: un viaje a tu infancia con tres ingredientes. Foto: Getty Creative

Lo sorprendente de este postre es que tan solo necesitamos tres ingredientes para hacerlo y que, si nos damos cierta maña, obtendremos un helado fetén para sorprender a cualquiera que venga a casa. ¿Tan fácil es de hacer? Sigue los pasos que te decimos a continuación y sorpréndete.

Ingredientes (para 4 personas):

4 limones grandes

200 gramos de azúcar

1 clara de huevo

Preparación:

Pon el azúcar junto a 30 centilitros de agua en un cazo y calienta la mezcla a fuego fuerte hasta llevarlo a ebullición. Agrega el zumo de los cuatro limones, mezcla bien, apaga el fuego y deja enfriar. Por otro lado, bate la clara de huevo hasta que adquiera consistencia y esté bien espumosa. Agrega poco a poco el jarabe de limón que has hecho a partir del zumo, el agua y el azúcar. Vierte la mezcla en un recipiente y mételo en el congelador. A los 15 minutos, sácala y utiliza una batidora para mezclarla bien de nuevo y devuélvela al congelador. Repite este mismo paso unas tres veces más a lo largo de la hora siguiente. Deja reposar durante unas 12 horas.

Ahora llega el momento de preparar los limones donde se va a servir el postre. Corta uno de los extremos para aplanar el limón y que se apoye con estabilidad. Corta la tapa del otro lado a modo de sombrero y con ayuda de un cuchara o un sacabolas vete vaciando el limón hasta dejar la cáscara completamente hueca. Reserva.

Para servir, introduce el helado en el limón hasta llenar la cáscara y preséntalo tapado. Ya lo tienes. Así de fácil y sencillo ¿Quieres hacer la misma receta pero en versión naranja? Tan solo tienes que seguir la receta cambiando la fruta. Elige naranjas de buen tamaño y haz los mismos pasos. Por si te queda alguna duda, aquí va un vídeo para aclarártelas.

Más historias que te pueden interesar: