Lidl conquista nuestra cesta de la compra con sus bragas menstruales por menos de 10 euros

young woman wearing lingerie standing against wall
Lidl lanza sus bragas menstruales con éxito en el Fabio Formaggio / EyeEm - Getty Images

La bragas menstruales han llegado para quedarse. Porque sí, funcionan. Vale, lo admitimos, nosotras también éramos un poquitín escépticas con ellas, pero buscando una faceta más sostenible (y, de paso, dar un respiro a nuestro monedero) nos decidimos a probarlas. Y tenemos que reconocer que los tampones y las compresas ya no están presentes en nuestro cajón; la copa y las bragas menstruales los han sustituido. Aunque, lo contrario sería lo extraño.

Sí, el gobierno anunció una rebaja del IVA de los productos de higiene íntima (aunque, cabe destacar, que en otros países como Escocia son gratis), pero reencontrándonos con nuestra faceta más eco tenemos que reconocer que las bragas menstruales son una magnífica opción.

Un lavado y, listo, se pueden volver a usar. Más ahora que su único "pero" ha sido destruido porque sí, si antes solo estaba disponible en unas pocas webs, ahora, no solo han irrumpido en grandes tiendas textiles como, por ejemplo, Primark, sino que, en estos instantes, puedes conseguirlas en el supermercado Lidl. Más fácil, imposible. Y sí, matizamos, en estos instantes, porque con un precio que no llega ni a los 10 euros¡están arrasando!

En su propia web y en las baldas del súper, donde se pueden encontrar esta braga en un tono beige y negro en un montón de tallas, ya matizan que quedan muy pocas unidades. Y visto cómo arrasaron la esterilla de acupresión para aliviar el dolor de espalda e, incluso, la kettlebell más barata de la marca… te recomendamos, si te interesan, ser veloz.

¡Por favor, si hasta el conjunto deportivo de Lidl con efecto ‘shape’ reductor conquistó hasta los usuarios dejando muy poquitas unidades!… unas bragas menstruales con un favorecedor diseño de culotte y sin costuras muy marcadas (para evitar esas indeseadas marcas en los jeans o vestidos) y un precio más que económico, lo tienen todo para agotarse.

Bragas menstruales, el porqué de su éxito

Según se estima, al año se desechan unos cien mil millones de productos de higiene menstrual en todo el mundo. Una cifra que no desaparece en cuestión de segundos; la mayoría están hechos de plástico y todas sabemos lo que eso significa.

De esta manera, reducimos la contaminación y, al mismo tiempo, damos un respiro a nuestro bolsillo sin perder la comodidad (sí, son cómodas) como ocurre con las compresas o los tampones y, lo más importante, sin estar pendientes de hacer el cambio para evitar infecciones en nuestra partes íntimas.

Algo que, cuando pasamos todo el día fuera de casa, no es fácil de realizar. En cambio, con la braga menstrual… nos olvidamos de estar buscando un baño limpio para cambiarnos la compresa y el tampón. La verdad es que son todas ventajas.