Cómo lidiar entre tu pareja y tu familia cuando no se llevan bien

problemas pareja
Problemas entre tu pareja y tu familia: SOSRich Polk/E! Entertainment/NBC

El aterrizaje de una nueva persona en tu círculo más cercano suele causar, en ocasiones, estragos que influyen en el desarrollo de la relación. En el terreno amoroso esto suele agravarse y si, por ejemplo, tu pareja no encaja con tu familia o viceversa, pueden generarse una serie de situaciones incómodas ante las que no sepas cómo reaccionar.

Si te sientes identificada y te preguntas qué puedes hacer para aprender a gestionarlo, sigue leyendo porque los expertos de TherapyChat nos traen algunos tips para contribuir a mejorar la relación entre ellos.

Pareja y familia, una relación compleja

Como apuntan desde TherapyChat, la integración de una pareja a la familia (sobre todo si tienes una familia tóxica) supone siempre una adaptación en la que ambas partes se dan tiempo para conocerse y reconfigurar los roles que existían previamente. “Muchas veces esta adaptación transcurre sin problemas y se llega a un punto de equilibrio en el que se crea una relación cordial basada en el cariño y el respeto”, dicen.

Sin embargo, según un estudio psicológico realizado en Finlandia, es bastante común que en esta etapa surjan desavenencias y conflictos, sobre todo con los suegros, que terminan desembocando en una relación difícil de gestionar. “Por lo general, los problemas entre la pareja y la familia no están causados por un único factor sino que se trata de una confluencia de situaciones que propician la tensa relación”, dicen desde ThraphyChat.

Como apunta este equipo de psicólogos, “una de las causas más comunes son las diferencias ideológicas y/o culturales, que a menudo definen distintas formas de ver y comprender la vida”. A veces, como añaden, esta discrepancia de criterios es tan marcada que es prácticamente imposible encontrar un punto en común que permita una convivencia armónica. También es importante saber discutir desde el respeto.

“En otros casos, los celos pueden ser los detonadores de esa guerra abierta o encubierta. De una parte, se encuentran los familiares, que pueden pensar que ya no ocupan un lugar tan importante en la vida de esa persona, de manera que harán lo que esté en sus manos para menoscabar la relación. Y, por la otra, la pareja puede creer que se le concede demasiado tiempo a la familia, anteponiéndola a la relación de pareja”, explican desde TherapyChat.

Ambas situaciones, como dice el equipo de psicólogos, “no solo afectarán a la configuración de su relación, sino que tú misma te adentrarás en un terreno minado que te desgastará psicológicamente y que, en el peor de los casos, puede acabar desgastando el vínculo que tú tenías con tu familia y/o con tu pareja anteriormente”.

Sin embargo, si bien en muchos casos, sobre todo cuando dejamos que los problemas cobren vida sin hacer nada al respecto, una relación tensa entre tu pareja y tu familia puede terminar con esa relación sentimental o alejándote de tus familiares, no siempre tiene que ser así. “Afortunadamente, existen diferentes maneras de lidiar entre tu pareja y tu familia para intentar que se acepten, respeten y aprendan a estimarse”, subrayan desde TherapyChat.

cuando tu pareja y tu familia no se llevan bien
Getty Images

Cómo gestionar el conflicto

La psicología puede ayudarte a comprender mejor las causas que han provocado esta situación y animarte a tomar cartas en el asunto antes de que sea demasiado tarde. ¿Cómo conseguirlo? Desde TherapyChat nos dan las siguientes claves:

- Escucha las razones de los demás. Negarte a entender las razones que llevan a tu pareja y/o a tu familia a mantener una relación difícil no solo te impedirá llegar a la raíz de esta situación sino que acentuará los problemas. En cambio, si muestras una actitud más abierta y conciliadora y te abres a escuchar las razones de ambas partes podrás comprender mejor lo que está sucediendo para ponerle solución cuanto antes.

- Acepta todas las perspectivas. Comprende que todos tienen su razón y es tan válida una como otra, son formas diferentes de ver la realidad.

- Explica que el amor no es excluyente. A veces el motivo que se encuentra en la base de la mala relación entre tu pareja y tu familia es el miedo que tienen a perder tu cariño. Por eso, una buena manera para calmar los ánimos y devolverles la confianza consiste en explicarles que el amor que sientes por una u otra parte no es excluyente sino que, por el contrario, ambos enriquecen tanto tu vida como la de quienes te rodean.

- Sincérate y pide comprensión. A pesar de los problemas que puedan existir, tanto tu pareja como tu familia te quieren y quieren lo mejor para ti. Por tanto, hazles saber cómo te sientes respecto a esta situación y pídeles que te ayuden a solucionar los problemas.

- Apela al respeto. Seamos sinceros, a veces hay temas que son irreconciliables. Sin embargo, esto no debería convertirse en un obstáculo para que tu pareja y tu familia mantengan una relación cordial. Apelar al respeto en estos casos y poner límites claros y concisos te ayudará a mejorar la convivencia sin herir a ninguna de las partes.

- Evita los temas conflictivos. En toda familia y/o relación existen temas espinosos en los que existe un claro desacuerdo. Traerlos a colación una y otra vez no acercará puntos de vista sino todo lo contrario, generará discusiones que dejarán a todos con una sensación desagradable y acentuarán la brecha que ya existe. Por tanto, siempre que sea posible evita sacar a la luz estos temas controvertidos.

Pero, como subrayan desde TherapyChat, “solucionar la difícil relación entre la pareja y la familia no es solo responsabilidad del intermediario sino que involucra a todas las partes”. Poco se puede conseguir si la pareja o la familia no toman consciencia y ponen de su parte para acortar distancias e intentar mejorar la relación. “En estos casos es fundamental que tanto uno como el otro comprendan y asuman su nivel de responsabilidad, siendo lo suficiente autocríticos como para identificar y reconocer las causas que han llevado a la relación hasta ese punto”, apuntan los expertos.

“Una vez que comprendan que, a pesar de sus puntos de vista diversos, ambas partes quieren lo mejor para ti, estarán preparados para dar el primer paso, limar asperezas y acortar distancias”, dice el equipo de psicólogos de TherapyChat. Algo que puede ayudarte a gestionar la parte de tu familia son las constelaciones familiares. ¿Conoces esta herramienta?

problemas pareja
John Parra

Cómo resolver el caos saliendo ilesa

Es difícil estar en medio de una guerra declarada o encubierta entre tu pareja y tu familia y no sentirte entre la espada y la pared. “De hecho, este tipo de situación mantenida en el tiempo suele generar un enorme desgaste emocional que, a la larga, puede pasar factura a tu relación de pareja y/o familiar”, apuntan desde TherapyChat. Afortunadamente, como subrayan estos expertos, es posible evitar que esto suceda siguiendo una serie de recomendaciones.

Como continúan desde TherapyChat, “muchas de las personas que tienen que lidiar con la difícil relación entre su pareja y su familia terminan sintiéndose entre la espada y la pared”. Preguntas capciosas como “¿Me quieres más a mí o a tu familia?” o “¿Es más importante que yo?” pueden hacer que te sientas presionada a elegir entre uno u otro “bando”.

Pero, como recalcan desde TherapyChat, “no se trata de elegir, ya que puedes querer a varias personas a la vez y querer pasar tiempo junto a ellas sin que eso signifique que le concedes más valor a una u otra”. Entender esto y hacérselo entender a tu pareja y tu familia es fundamental. Para ello, los expertos de TherapyChat han elaborado algunos consejos que nos invitan a aprender a aceptar la situación y mejorarla sin tener que escoger:

- Evita ceder al chantaje emocional. Si quieres mejorar la relación entre tu pareja y tu familia, evita ceder al chantaje emocional de cualquiera de las dos partes. De esta manera, estarás transmitiendo el mensaje de que tanto tu pareja como tu familia son importantes para ti, a la vez que te concedes valor a ti mismo, invitando a la otra persona a reflexionar sobre su postura crítica.

- No aceptes las críticas cruzadas. Cuando dejas que tu familia hable mal de tu pareja o viceversa, no solo transmites la idea de que en realidad la otra parte no es tan importante en tu vida, sino que das pie a que la situación se agrave. Por tanto, si lo que quieres es mejorar la relación, pon freno a las críticas y comentarios negativos de una u otra parte.

- Llega a un consenso. Una buena manera de aceptar la situación e intentar mejorarla consiste en llegar a un consenso entre tu pareja y tu familia. ¿Cómo? Marcando límites claros, animando a ambas partes a que acepten los defectos de una y otra y haciéndoles ver las virtudes en las que quizá no habían reparado.

¿No consigues gestionar la situación? Si crees que deberías hacer terapia de pareja descúbrelo aquí.