'Licorice Pizza', la joyita de los Óscar sobre el amor y la madurez

·5 min de lectura

Desde que comenzara la temporada de premios existe un título que está en boca de todos. Industria, cinéfilos y críticos por igual. Se trata de Licorice Pizza, la película que da un giro radical a la filmografía de Paul Thomas Anderson para adentrarse en un terreno más amable, nostálgico y sensible a través de una historia que transita cómodamente hasta el corazón del espectador.

Porque es su película más universal, la que todos los adultos podemos reconocer en nuestra propia piel a través de una historia de amor y aprendizaje emocional.

Licorice Pizza (© 2021 Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc. All Rights Reserved.)
Licorice Pizza (© 2021 Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc. All Rights Reserved.)

Si tuviera que recomendar Licorice Pizza en una sola frase les diría que es de esas películas que te sacan del cine con el corazón calentito y una sonrisa. Porque en esta historia la edad no importa, ni los grandes arcos narrativos, ni las súper estrellas ni el uso repetitivo de los clichés del género de “chica conoce chico”. Todo fluye de forma natural. Como la vida misma.

Licorice Pizza partirá con tres nominaciones en la próxima ceremonia de los Premios Óscar: mejor director, mejor guion original y mejor película. Tres candidaturas que los especialistas ya dábamos por hecho, no solo por los aplausos unánimes de la crítica que viene cosechando desde hace algunos meses, sino porque es una de las candidatas que más lo merece. Con decirles que si no fuera por mi obsesión cinematográfica con El poder del perro, Licorice Pizza sería mi favorita.

La décima película de Paul Thomas Anderson se disfraza de oda de amor a los 70s y la ciudad de Los Angeles para contarnos el cálido romance entre un adolescente y una joven adulta de 25 años. Él es Gary Valentine (Cooper Hoffman), tiene 15 años y es extrovertido, simpático y emprendedor, ganándose la vida en la ciudad del cine como actor infantil. Ella es Alana Kane (Alana Haim), una mujer viviendo su propio proceso de crecimiento. Inmadura para la vida adulta, pero segura de sí misma, Alana es una joven estancada entre la madurez que acecha y su personalidad aventurera. Dos opuestos que se atraen sin remedio.

La obsesión hormonal de Gary alimenta el ego inmaduro de Alana, mientras ambos transitan su propio crecimiento desde necesidades diferentes propias de la edad, pero con el amor como hilo conductor de un romance platónico convertido en necesidad.

Para empezar, sepan que aquí la edad no importa. Al menos a la hora de hablar de amor, sino que sirve como elemento para reflejar las diferencias entre el proceso vital de cada uno, pero también acentuar la relevancia en la unión natural entre ambos a pesar de todo.

Licorice Pizza (Photo Credit: Paul Thomas Anderson; © 2021 Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc. All Rights Reserved.)
Licorice Pizza (Photo Credit: Paul Thomas Anderson; © 2021 Metro-Goldwyn-Mayer Pictures Inc. All Rights Reserved.)

Paul Thomas Anderson apuesta por actores desconocidos que no entran en el marco restringido de los prototipos de la industria, jugando con personajes que apenas llevan maquillaje, tienen peso de más, acné por la edad o caminan encorvados. Aquí la naturalidad prima por sobre todas las cosas, sirviendo como imán infalible para conectar con el resto del mundo, mientras Bradley Cooper hace un despliegue de talento como el productor de cine Jon Peters y ex de Barbra Streisand. Su presencia en el filme supone el papel secundario más efectivo de toda la película, retratando con humor irónico el poder abusivo de los hombres en Hollywood.

Alana es un personaje reacio con la vida, estancada en su propia existencia, su familia y su frustración interna, que encuentra en Gary el apoyo incondicional que le falta. Un hombre que, a pesar de su edad, es el único que no se aprovecha de ella, su compromiso, dedicación o simplemente su cuerpo. Y si bien a priori puede sonar extraño y chocante que hablemos de una historia de amor entre un adolescente y una mujer con diez años de diferencia, Licorice Pizza transforma esa diferencia en la base de un coming-of-age (género sobre el crecimiento y salto a la edad adulta de un personaje protagonista) que nos habla del amor sin prejuicios, de darle valor a las necesidades que nos pide el corazón por encima de todo lo demás.

En definitiva, esta historia nos habla del proceso de madurez al ritmo de cada uno, reconociendo que cada ser humano tiene sus momentos de aprendizaje a su manera y que la madurez emocional, al final, a veces no tiene nada que ver con la edad sino con saber conectar con nosotros mismos.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Paul Thomas Anderson nos encandila con una trama sobre el primer amor, acompañándola con una banda sonora para convertir en playlist favorita y unas actuaciones tan naturales como su historia. El director de producciones tan intensas e inolvidables como Boogie Nights, Magnolia, Pozos de ambición, The Master o El hilo invisible escribió Licorice Pizza tras inspirarse en un momento que vivió en plena calle. El director se encontraba caminando cuando fue testigo de “un encuentro extraño adolescente” cuando paseaba por su barrio. En una entrevista a Variety contó que pasó por el instituto local justo el día que tomaban las fotos anuales, y entonces vio a un adolescente energético flirteando con la chica que tomaba las fotografías. Se imaginó al joven pidiéndole una cita, lo que podría pasar después si la mujer decía que sí a pesar de las apariencias. Y después vino todo lo demás. Esa es, precisamente, la secuencia que abre la película.

En pocas palabras, Licorice Pizza es una de las experiencias en pantalla que más conectan con el corazón del público en el último año. Un cuento sobre el aprendizaje individual y el amor sin edad que se traduce en alquimia cinematográfica, transformando la vida misma y al natural en narración en imágenes.

Licorice Pizza llega a los cines de España el 11 de febrero.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente