Un libro y una exposición completan el año del gran arquitecto de Ferrol

Agencia EFE
·3 min de lectura

Ferrol, 4 may (EFE).- Nació en Vigo, pero su huella profesional y personal reposa en Ferrol. Oficialmente hijo adoptivo de la ciudad desde hace escasamente unos días, Rodolfo Ucha Piñeiro obsequió con su marca en una veintena de edificios del casco histórico como máximo exponente local del Modernismo.

Arquitecto en actuaciones particulares y en las promovidas por el propio Ayuntamiento, su lugar de acogida le rinde homenaje en un 2021 en el que se cumplen 40 años de su fallecimiento.

Suyos son algunos de los inmuebles con más solera de la zona centro, desde la sede de Cruz Roja a la Cocina Económica o la Pescadería del mercado de A Magdalena, pasando por las casas Romero o Antón, vinculadas a conocidas familias ferrolanas.

La trayectoria de Ucha discurrió del Modernismo más puro de sus comienzos al art déco posterior. Actividades abiertas a la ciudadanía se combinan entre las restricciones por la covid-19 con la apuesta por reforzar el conocimiento de su legado en los colegios.

Entre esas propuestas, "A buxaina de Ucha", la peonza de Ucha, un libro del fotoperiodista José Pardo que apoyan el consistorio y la Diputación de A Coruña. Presentado en la terraza del emblemático teatro Jofre, con vistas a la citada casa Romero, recopila imágenes de una versión familiar, arquitectónica y actual de esos tesoros silenciosos de la ciudad.

En una entrevista con Efe, asegura que los que a diario "recorremos las calles nos encontramos edificios que siempre llaman la atención".

"Es un trabajo muy personal; vivo en el centro y constantemente estoy viendo su obra", señala el autor, que inició esta "idea hace más de cinco años". Iba a ser "un librito", pero el proyecto adquirió otra dimensión y se convertirá con la llegada de junio en una exposición en el Centro Torrente Ballester.

Para entonces, se dotará de material audiovisual complementario a un trabajo que le ha permitido conocer "muchas cosas nuevas" sobre el arquitecto.

Pardo exploró su "bibliografía para no repetirme y saber" y consideró que en "los interiores había muchas cosas que descubrir".

Los textos del periodista Paulo Alonso y del arquitecto municipal Felipe Cotovad coronan "A buxaina de Ucha" y contribuyen a sacar a la luz aspectos como "su parte personal; era bastante jovial y lo llevaba a su trabajo". Su carácter impregna esos inmuebles, pero también se desprenden detalles de "la historia del que lo encarga", ya fuese un cliente público o privado.

El fotoperiodista indica que unas "veces había posibilidades económicas y libertad" para su imaginación y en "otras hacía de arquitecto municipal firmando obras y dejando pequeños guiños".

El libro se hizo de rogar por compaginar esta aventura con otras iniciativas, como viajar a Palestina con el proyecto arqueológico que el profesor Juan Luis Montero desarrolla desde el campus universitario ferrolano. Cuando el tiempo fue de nuevo su aliado, intentó "entrar en portales y algunas viviendas".

¿Sabe la gente de Ferrol lo suficiente sobre Rodolfo Ucha? José Pardo replica que cuando habló con inquilinos de sus casas "el sentimiento es de orgullo", vecinos contentos "de disfrutar de edificios que tienen un carácter singular, de detalles simples en edificios humildes o fachadas muy llamativas".

Fue vital el testimonio de su hija Lucila, prácticamente de 94 años, la guardiana de un pedazo muy grandioso de la historia del Ferrol que recuerda su pasado glorioso para presumir de cara al futuro.

Raúl Salgado

(c) Agencia EFE