Liam Gallagher: “Me gusta pensar que Oasis volverá a unirse, pero creo que no será esta semana"

·3 min de lectura
Photo credit: RAY BURMISTON
Photo credit: RAY BURMISTON

Un día estaba en el colegio fumando un cigarrillo y ocupándome de mis asuntos. Debía de tener 15 o 16 años. Un par de muchachos buscaban un poco de pelea y, claro, nos peleamos. Uno de ellos me golpeó con un martillo en la cabeza. Un par de semanas más tarde, la música comenzó a entrar en mi cabeza de una forma en que no lo había hecho. Quienquiera que fuera el que me golpeó en la cabeza, me gustaría agradecérselo.

Me gusta levantarme temprano. Me gusta la mañana. Me gusta la tranquilidad. Sales a las once de casa y están todos locos ahí fuera.

El dinero cambia a mucha gente, pero a mí no me ha cambiado en absoluto.

Si no fuera una estrella de rock no creo que hubiera jugado al fútbol como profesional porque me gusta salir a tomar una pinta de vez en cuando. Además, hay que ser un poco insensato para ser futbolista hoy en día, ¿no?

Tocar en un gran concierto es como jugar un partido importante. Asegúrate de que te acuestas temprano y te cuidas.

Nunca he tenido un estilista, nunca. Si no puedes vestirte por ti mismo... ¿qué sentido tiene vivir?

¿Por qué me hice un tatuaje de Elvis? Porque mola un montón.

Sé que mucha gente opina que no debería estar dando conciertos hoy en día. Pero aún tengo unos buenos pulmones.

Cuando alguien dice: “Oh, estoy muy ofendido”. ¡No lo estás! Solo quieres que te hagan caso un puto momento. En realidad nada te ha ofendido. Solo te gusta criticar a la gente y echarles mierda.

Cincuenta libras es demasiado dinero por un par de calcetines.

No hay una sola manera de educar a un niño. Solo se espera de ti que uses el sentido común. Deja que se las arreglen, es su vida. Mientras sean buenas personas y no vayan por ahí asaltando ancianas y mierdas así, entonces creo que está bien. Nadie es perfecto.

Todo el mundo habla de que somos los más grandes. Hubo muchos lugares donde podríamos haber sido más grandes. Fuimos los más grandes en Inglaterra. Y fuimos bastante grandes en Japón. Pero no lo éramos tanto en EEUU, para nada. Y, por ejemplo, nunca tocamos en un estadio en España. Quedaba mucho trabajo por hacer, así que no deberíamos habernos separado, porque podríamos haber hecho más discos. Es una pena. Estoy hablando de Oasis, por cierto.

Me gusta pensar que Oasis volverá a reunirse, pero creo que no va a ser esta semana.

La puerta está entreabierta del todo. No me sorprendería nada que los extraterrestres aterrizaran mañana, ni que ya estuvieran aquí. No me sorprendería que Dios estuviera entre nosotros. A mí no me sorprende nada.

La vida está para ser amada y vivida. Incluso aunque tuviéramos momentos malos en casa, ¿quién quiere oírlos? Queríamos salir y hacer esas pequeñas cosas que nos hacían felices. Cuando el sol brillaba, era genial. Cuando dábamos patadas al balón en el parque o teníamos suficiente dinero para comprar una cerveza, era genial. Aparte de eso, mi padre maltrataba a mi madre. Así que las pequeñas cosas nos hacían muy felices. Nos encantaba el escape del rock‘n’roll. Todo era una ventaja.

Recientemente, hemos estado tocando Wonderwall al final de nuestros conciertos, y todavía hoy le estalla la cabeza a la gente. Aunque digan: “La he escuchado un millón de veces”. Bueno, pues la vas a escuchar otro millón de veces más.

¿Ser nombrado caballero? No es para mí, yo no necesito esas mierdas. Soy bastante feliz siendo simplemente ‘señor’. ¿A quién le vas a decir que te llamen Sir? ¿A tus hijos? ¿A tu mujer? ¿A tu madre o tus amigos?

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente