La nueva sensación de Youtube es una mujer china que da paz y rabia a la vez de lo perfecta que es

Li Ziqi es la calma en el ruidoso Youtube. Su canal refleja la tranquilidad, el silencio y la artesanía de una vida rural en China. Ella es una influencer distinta al resto y quizá por eso cuenta con millones de seguidores que aprecian el arte de la calma.

Liziqi/Youtube

Li Ziqi: el arte de la vida rural

Un vídeo de Li Ziqi no puede dejarte indiferente. Hay quien se aburrirá observando su delicadeza a la hora de preparar comidas tradicionales, de llevar a cabo tareas del campo en la naturaleza o incluso viendo como tiñe un vestido con tinte natural o crea papel con sus propias manos.

Sin embargo, seis millones de personas encuentran en esa calma su rincón del mundo para relajarse y alejarse del estrés y del ruido de su vida diaria. Los vídeos de Li Ziqi llegan al alma y, en mi caso, se quedan en el corazón.


La ausencia de alboroto, el don de la observación pausada, sin prisas ni interrupciones, la diligencia tranquila con la que la joven influencer lleva a cabo sus labores y la exquisita calidad de la música ambiental y la cámara profesional con las que graba, hacen que cada vídeo sea una pequeña obra de arte.

Li Ziqi se puede definir como una ‘Lifestyle Foodie Oriental’ pero sus creaciones distan mucho de los lujos, los viajes caros, la ostentación de relojes, joyas, zapatos o jets privados que proyectan otros influencers en redes sociales.


Li Ziqi: Su infancia y adolescencia

Su don es la humildad y la naturaleza. Li Ziqi tiene 29 años, su infancia no fue sencilla ni especialmente feliz. Cuando era niña sus padres se divorciaron y, además, su padre murió siendo ella muy joven.

Este hecho la llevó a vivir con sus abuelos en Pingwu, Mianyang, en la provincia de Sichuan, China. Junto a sus abuelos la vida era pobre, pero asequible. Su abuelo era el cocinero del pueblo y cuando se celebraban bodas o funerales en el pueblecillo, él estaba a cargo.

Li Ziqi aprendió todas esas tradiciones rurales y ‘sagradas’ que ahora comparte desde el respeto y el amor por lo artesano y lo rural. En sus vídeos podemos verla cocinando varias recetas aprendidas de su abuelo.


También de él aprendió artesanía y ahora sabe hacer cestas de bambú, trabajos manuales de carpintería y cultivo de verduras deliciosas que van de la tierra al plato pasando por sus dulces manos.

A los 14 años, cuando la mayoría de niñas de su edad estaban en la escuela secundaria, ella tuvo que dejar los estudios para poder ganar algo de dinero y mantenerse a sí misma y a sus abuelos. En sus trabajos, duros y muy distintos, no fue tratada bien.

Fue camarera, fue electricista y trabajó de DJ en un club nocturno. Lo que recuerda con cariño fue lo de ser DJ por todas las cosas que aprendió sobre música que ahora le sirven para editar sus vídeos de Youtube.


Todos esos años de empleo y contacto con un entorno menos rural y más de ciudad (de hecho durmió bajo puentes y en cuevas cuando no podía pagarse alojamiento) la enseñaron a trabajar duro y, sobre todo, a pensar de un modo independiente. Ella era habilidosa y quiso mezclar sus conocimientos -nuevos- del entorno social con su tradición rural.

Empezó a hacer y producir sus primeros vídeos que le daban un sueldo para mantenerse a ella y a sus abuelos pero en 2012 (cuando ella tenía 22 años) su abuela se puso muy enferma y, siendo para ella la persona más importante de su vida, lo dejó todo para regresar a su pueblo y dedicarse a cuidarla.


¿Cómo le llegó la fama a la youtuber Li Ziqi?

Una vez en su vida rural y junto a sus abuelos, ella pensó en la idea de convertirse en una foodie de Youtube, sabía cocinar recetas caseras y tenía conocimientos para editar vídeos y crear música así que empezó a unir todos esos conceptos.

Li Ziqi empezó subiendo vídeos a una red social China llamada Mepai pero pasaron sin pena ni gloria. Algún tiempo después empezó a ser conocida por algunos expertos en alimentación y sus fans fueron subiendo hasta que, en 2016, los colgó en Weibo (el Twitter chino) y allí se viralizaron consiguiendo una legión de fans que hoy sigue creciendo.


Tan solo un año después, en 2017, Li Ziqi ya era famosa en China y era una ‘Lifestyle Foodie’ de referencia. Desde entonces sus telas, sus papeles, sus maderas, sus verduras, recetas y creaciones son seguidas por mucha gente que ansía una vida rural como la suya.

Su canal de Youtube no sólo ayuda a conocer recetas y tradiciones de la cultura china sino que también muestran a una mujer independiente y autosuficiente que transmite y comparte una experiencia vital con humildad y constancia.


Le llevaba demasiado tiempo ir parando sus actividades manuales para ir moviendo la cámara así que, desde hace dos años, cuenta con un equipo de grabación y edición formado por tres personas: ella, su fotógrafo y su asistente, Ming Guo de 22 años.

En sus vídeos no hay apenas anuncios porqué ella quiere que su marca personal mantenga la calidad y, al no poder controlar los anunciantes y productos que aparecerían en la publicidad de Youtube, prefiere no vivir de ese tipo de publicidad. Aunque hay anuncios sobrepuestos, no los suele haber de los que interrumpen los vídeos.

Li Ziqi es única y eso la diferencia del resto de influencers. Sus enseñanzas y el modo en que las transmite hacen que te enamores de sus vídeos y busques en ellos esa parcela segura y tranquila donde olvidarte de tu vida diaria y reencontrarte a ti mismo mediante una vida rural que, quizá, nunca has vivido.