¿Hubo tensión sexual no resuelta entre Brad Pitt y Julia Ormond en 'Leyendas de pasión'?

Hay imágenes que se quedan por siempre grabadas en la retina. Por ejemplo, la de Brad Pitt y su larga melena rubia en el drama histórico de Edward Zwick, Leyendas de pasión. Ha pasado más de un cuarto de siglo desde su estreno y sigue estando entre las más recordadas del actor. Ni siquiera su aspecto sexy ni su imagen de chico malote en cintas anteriores como Entrevista con un vampiro y Thelma y Louis le han arrebatado poderío a este personaje extraído de la famosa novela de Jim Morrison. Creemos que parte de culpa la tiene ella, Julia Ormond, su compañera de reparto y ardientes escenas con quien se dice que existió una alta tensión sexual no del todo resuelta.

Julia Ormond y Brad Pitt en Leyendas de pasión.(© 1994 TriStar Pictures, Inc.)

Lo dejó caer el mismísimo Pitt por aquel entonces en una entrevista. Él y la bellísima actriz británica tuvieron que compartir casa durante el rodaje, una cosa llevó a la otra y saltaron las chispas sin llegar al cortocircuito. “Esto añadió tensión sexual. Ahí lo dejo”, expresó travieso el ganador de un Globo de Oro por Érase una vez en Hollywood acerca de vivir juntos bajo el mismo techo. Aunque no confirma si la cosa llegó a más, a buen entendedor pocas palabras. Ambos eran jóvenes, guapos, talentosos y con un futuro prometedor en el séptimo arte, así que se daban todas las condiciones para vivir una historia igual de apasionada que en la película, la cual se alzó como ganadora de la estatuilla dorada a la Mejor Fotografía. 

Como todo en la vida, siempre existen dos versiones de los hechos. Esta fue la de Pitt pero, ¿qué tiene que decir Ormond al respecto? Durante una entrevista con The Telegraph le preguntaron sobre sus besos ficticios con el ex de Jennifer Aniston, y su respuesta confirma lo evidente, la fórmula Pitt-Ormond superó todas las leyes de la física y química . “A pedir de boca”, respondió entre risas. Es inútil negar que la conexión entre ellos traspasó la pantalla y el romance entre Tristan y Susannah nos llegó a la patata.

Mucha química sí, pero de romance, nada de nada. Al menos eso da a entender Julia. El fuego de la pasión existió pero quedó reducido a las escenas. Ya  bromas a parte, la protagonista de Sabrina confesó que sí hubo muy buen rollo con Pitt, muchísimo, pero más de familia que otra cosa. “Era más una relación de hermanos donde nos decíamos: ‘Oye, ¿puedes llorar el martes? Yo ya lloré a mares en la escena anterior y me toca hacerlo de nuevo a borbotones en la de después’. A lo que él me contestaba: ‘Yo he llorado a moco tendido y me he quitado la camisa’. Era divertidísimo”, recuerda la intérprete de 55 años.

Sobre sus dotes de actor, Julia se suelta más y afirma que es uno de los mejores. No lo dijo entonces, lo ha dicho más recientemente en una entrevista con el Hufftington Post. “Brad es un buenísimo actor, es muy intuitivo. En el set me recordaba un poco a una carrera de caballos en la que no va a correr, se queda en su caja cuando se abren las puertas, y si él no siente que debe hacerlo, no lo hace”, explicó. Lo de guaperas para ella pasa a un segundo plano, lo que más le fascina de él es cómo esta etiqueta de estrella sexy no le ha nublado la vista ni restado un ápice de su talento. “Para mi era fascinante ver que este actor de carácter era resistente a todo eso pero a la vez era tan consciente de qué es lo que se esperaba de él… Es lo suficientemente inteligente para saber quien es y está muy cómodo en su propia piel”, dijo.

Si lo suyo se materializó a otro nivel y detrás de la claqueta seguirá siendo un misterio. Lo que es innegable es que la admiración y el respeto mutuos existe, juntos fueron una bomba de relojería y nos hicieron vivir un romance de película, nunca mejor dicho. Los ingredientes acompañaban. Nada menos que la figura del primer actor Anthony Hopkins como papá del salvaje Tristan y unos parajes de ensueño añadían nostalgia, romanticismo y, por qué no decirlo, más leña al fuego. 

La película marcaba un ‘más de lo mismo’ en la carrera de Ormond. Según la propia actriz sus papeles en los 90 se reducían siempre a estar entre dos amores. Eso fue lo que le pasó en sus trabajos posteriores bajo el cielo acaparador de esta industria llamada Hollywood. Primero con Sabrina junto a un actor clásico llamado Harrison Ford, y más tarde con El primer caballero, donde su corazón se debatía nuevamente entre dos galanazos de altura, Richard Gere y Sean Connery. Difícil decisión, la verdad.

Lo que para muchos hubiese sido una suerte, a ella no le hizo tanta gracia por mucho Pitt, Gere o Ford que se apelliden. A partir de ahí se le perdió un poco de vista. Esto de los flashes, las lentejuelas y la persecución de los paparazzi no iban con ella, así que se dedicó a un cine menos comercial que nos alejó de ese rostro cándido y angelical tan noventero. No desapareció del todo pero sí se centró más en el teatro y fue más selectiva en sus papeles. La vimos, entre otros títulos, en Inland empire (2006), Che (2008) y El curioso caso de Benjamin Button (2008), cinta en la que, curiosamente, volvió a coincidir con Brad Pitt, aunque en esta ocasión sin besos

Casi quince años después de su primer encuentro, ambos se habían cortado sus largas melenas y sus carreras habían tomado distintos derroteros. Ella en un perfil más bajo. Él, absolutamente todo lo contrario. Además de convertirse en el hombre más sexy según la revista People, también le dio tiempo a casarse con Jennifer Aniston, divorciarse de ella, casarse con Angelina Jolie y también separarse. Eso sin mencionar la numerosa familia que creó con la protagonista de Lara Croft

Y qué decir de su carrera. Brad es uno de los nominados al Óscar este año como Mejor Actor de Reparto por la película de Quentin Tarantino en donde saca a relucir todo su talento. Su atractivo físico sigue siendo tema de conversación casi tres décadas después de Leyendas de pasión, algo que al actor de 56 años parece no quitarle el sueño. El próximo 9 de febrero podría llevarse su primera estatuilla dorada y regalarnos su seductora sonrisa, dos muy buenas noticias que esperamos poder contar y mostrar.

Más historias que te puedan interesar: