Levantarse durante la digestión conserva tu masa muscular

varios trabajadores japoneses hacen ejercicio durante su jornada laboral
Levantarse cada 30 minutos mantiene tus músculosTORU YAMANAKA - Getty Images

Las pruebas científicas señalan una y otra vez que permanecer largos períodos de tiempo sentados es malo para la salud. Un estudio reciente de la Universidad de Toronto (Canadá) ha profundizado en estas investigaciones y ha descubierto que levantarse de la silla para pequeñas actividades cada 30 minutos ayuda a conservar la masa muscular, incluso cuando se está en período de digestión.

Para algunas personas esta recomendación puede resultar complicada. Durante la sobremesa la circulación sanguínea se concentra en el estómago para el proceso digestivo y surge una sensación de adormecimiento. Sin embargo, los científicos animan a superar este sopor y simplemente con caminar dos minutos se activarán los procesos positivos para los músculos y para el nivel de azúcar en la sangre.

Según los datos publicados en la revista científica Journal of Applied Physiology, el pequeño paseo de 120 segundos o 15 sentadillas "a moderada intensidad" (basta con levantarse y volver a sentarse) activan el empleo de aminoácidos de la comida para generar los bloques de aminoácidos que ayudan a reparar o reemplazar las proteínas dañadas o viejas. "Esto es fundamental para garantizar que el cuerpo tenga una cantidad y calidad adecuadas de músculo", explicó en la presentación de los resultados Daniel Moore, uno de los autores del estudio.

"Esto es significativo porque los períodos prolongados de baja actividad muscular, desde sentarse a reposar en cama, se asocian con una pérdida de masa muscular que ocurre en paralelo con, o debido a, una incapacidad de nuestro músculo para construir nuevas proteínas después de comer una comida que contiene proteínas", detalló el profesor de de Fisiología Muscular en la Universidad de Toronto.

En concreto, su test con hombres y mujeres sugiere que cada 30 minutos debe romperse el periodo de sedentarismo. "Interpretamos que los efectos moderados o a grandes al caminar y hacer sentadillas en relación con permanecer sentado proporcionan evidencias de la eficacia potencial de estas estrategias de estilo de vida para mejorar la síntesis de proteínas miofibrilares posprandiales durante un período sedentario prolongado", indican en sus conclusiones avaladas por el Colegio Médico de Medicina Deportiva.

varios trabajadores japoneses hacen ejercicio durante su jornada laboral
TORU YAMANAKA - Getty Images

Caminar un poco después de comer es bueno para el nivel de azúcar

Por otra parte, los científicos aseguran que es una mejor manera de limpiar el azúcar procedente de los alimentos. "Los períodos de estar sentado durante mucho tiempo pueden estar asociados con aumentos elevados en la concentración de insulina en la sangre, una hormona que regula nuestra concentración de azúcar en la sangre después de las comidas", ha apuntado Jenna Gillen, también profesora de la Universidad de Toronto y coautora de otra investigación relacionada.

"Lo que sugiere (nuestra investigación) es que un poco de ejercicio en adultos que participan en períodos prolongados sentados, aunque que por lo demás están sanos, tienen más probabilidades de reducir la cantidad de insulina requerida para controlar el azúcar en la sangre después de una comida", remarcó la experta.

Levantarse y caminar, también después de comer

Aunque los científicos recuerdan que este tipo de actividades no deben sustituir la rutina diaria de deporte, exponen que es una buena manera de reforzar lo conseguido en el gimnasio o con una actividad física moderada o intensa. "Todavía es muy importante el ejercicio físico", insistió Jenna Gillen.

Levantarse de la silla después de comer o durante la jornada laboral debería ser un hábito frecuente. Un sistema muy habitual para cumplir estos consejos son las alertas de actividad que avisan cuando se lleva un tiempo sentado o tumbado sin movimiento. Ahora, los datos de los científicos de Toronto también deben servir para acabar la pereza de levantarse tras la sobremesa.

Por último, los expertos señalan otro beneficio: optimizará el proceso de aprovechamiento de los alimentos. "Nuestros resultados resaltan la importancia de romper los períodos sedentarios prolongados con períodos de actividad breve. También destacan que moverse después de comer puede mejorar nuestra nutrición y podría permitir que se utilicen más aminoácidos dietéticos de comidas más pequeñas o tipos de proteínas de menor calidad", incluyó como consejo final Daniel Moore.