Levantarse al alba tiene importantes beneficios para la salud

Por Ana Gómez Viñas
Photo credit: Getty Images

From Diez Minutos

Pegarse un madrugón de forma eventual no vale. Los entusiastas de levantarse bien temprano defienden los numerosos beneficios que reporta este hábito cuando es rutinario; es decir, madrugar todos los días. Se trata de ir ajustando poco a poco nuestro ritmo biológico al horario solar.

Adaptar nuestras rutinas diarias al sol nos ayudará desde la primera hora de la mañana a afrontar la jornada con más energía y entusiasmo. De hecho, según un estudio de la Universidad de Toronto, madrugar puede favorecer el buen humor y los pensamientos positivos.

Actívate por la mañana

Exponernos a la luz del sol favorece la síntesis de la vitamina D, que contribuye a la salud de los huesos.

Levantarse pronto invita a practicar rutinas saludables, como hacer estiramientos, salir a correr o dar un paseo con tu mascota por la mañana. Si estás de vacaciones, pasear por la playa es una actividad de lo más placentera.

Photo credit: Getty Images



Además, esto nos abrirá el apetito. Lo habitual después de descansar bien por la noche es tomar un desayuno completo y saludable.

Si desde primera hora estamos activos, por la noche nuestro cuerpo estará dispuesto y preparado para descansar y dormir bien.

Amaneciendo: ¿Qué son los 'morningophiles'?

Photo credit: Getty Images

En las redes sociales se encuentran muchas referencias a las comunidades entusiastas del madrugón. En inglés se les conoce como los 'morningophiles', que comparten con optimismo en sus perfiles sociales los beneficios, tanto para la mente como el cuerpo, de levantarse temprano: comentan sus rutinas diarias, sus actividades deportivas y sus desayunos completos, energéticos y saludables.

Recomendaciones para levantarse pronto

Photo credit: Getty Images

Pasar de ser un noctámbulo a un madrugador no se hace de la noche a la mañana. Hay unos trucos que nos pueden ayudar:

Lo primero es la alarma del despertador. Lo aconsejable es adelantarla de forma progresiva durante unos días. Después de varias jornadas, el cuerpo se adapta al nuevo horario.

Por la mañana abre la ventana y deja que entre la luz natural en tu dormitorio. Ajustar tu reloj biológico a la luz solar ayuda a mejorar la calidad del sueño.