La letra pequeña de los SARMS: qué son y por qué te ayudan a ganar músculo

sarms
SARMS: qué son y por qué les rodea la polémicaNational Magazine Company

Los SARMS son similares a los esteroides, pero no son lo mismo. Ambos funcionan uniéndose a tus receptores de andrógenos, lo que desencadena cambios en tu ADN que aumentan la capacidad de crecimiento de sus músculos. Pero los esteroides son una herramienta más eficaz y peligrosa a la vez: también pueden afectar a otras partes del cuerpo, lo que provoca efectos secundarios como problemas de próstata, pérdida de cabello y acné. Sin embargo, se dice que los SARMS son "sepéticos selectivos": se dirigen a tus músculos sin desencadenar esta misma cadena de reacciones. También se toman en forma de píldora, en lugar de inyectarse. ¿La desventaja? Ninguno ha sido aprobado para el consumo humano y concluido que son saludables ni mucho menos.

En los últimos cinco años, las búsquedas en Google de SARMS (o "moduladores selectivos de receptores de andrógenos", incluyendo andarina y ostarina) han ido aumentando constantemente. Aunque no hay forma de saber cuántos de nosotros los estamos comprando, el análisis del famoso "fatberg" de Londres, la masa de materia orgánica que se encuentra en las alcantarillas de la capital, encontró que los SARM están presentes en mayores cantidades que la MDMA y la cocaína.

¿Es legal comprar SARMs?

Como era de esperar, han surgido una gran cantidad de empresas con sede en el Reino Unido para satisfacer esta creciente demanda. Y muchas empresas, también en España, presentan sus productos como "productos químicos de laboratorio de investigación" y advirtiendo a los posibles clientes: "En ninguna circunstancia se venden estos productos para consumo humano". Eso ya debería hacerte pensar...

En 2017, los reguladores estadounidenses lanzaron medidas enérgicas contra los SARMS. Donald D Ashley, director de la Oficina de Cumplimiento del Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA, dijo: "Estamos extremadamente preocupados por las compañías sin escrúpulos que comercializan productos para el culturismo con ingredientes potencialmente peligrosos". Advirtió que los SARMS estaban "asociados con graves problemas de seguridad, incluido el potencial de aumentar el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular y reacciones potencialmente mortales como daño hepático". (Los músculos de un culturista tras un mes sin tomar esteroides).

¿De dónde vienen los SARMS?

Los SARMS se crearon por accidente. A principios de los noventa, un científico llamado profesor James T Dalton estaba trabajando en tratamientos pioneros para el cáncer de próstata cuando identificó la molécula andarina, el primer SARM. Fue de poca utilidad en el tratamiento del cáncer de próstata, pero tuvo un efecto notable en el crecimiento muscular. “Era lo contrario de lo que buscábamos en ese momento”, dijo a Men's Health. “Pero dirigimos casi toda nuestra atención a esto. Sabíamos que realmente teníamos algo único”.

Varios años después, Dalton creó una versión más refinada, conocida como ostarine. En los ensayos clínicos, los hombres mayores que recibieron un tratamiento de 12 semanas con el medicamento aumentaron la masa muscular magra y redujeron la grasa, al tiempo que obtuvieron una mejora de más del 15 % en la potencia para subir escaleras. Pero un ensayo posterior en pacientes con cáncer no logró los resultados deseados y el desarrollo del fármaco se detuvo. Desde entonces, Dalton ha tratado de frenar a las empresas que operan un mercado negro para sus descubrimientos. "Realmente se puede hacer poco para controlarlo".

¿Cuáles son los efectos secundarios de los SARMS?

La evidencia aquí es en gran parte anecdótica. En los foros, los usuarios revelan ganancias de fuerza, pero también buscan con frecuencia consejos sobre temas como presión arterial alta, erupciones en la piel e impotencia. Los problemas de la vista parecen ser particularmente comunes; se informa que andarine le da a la visión de los usuarios un tinte verde o amarillo.

La mayor parte de la información online proviene de vendedores y YouTubers, por lo que existe una tendencia a que los consejos sean positivos. El Dr. Ian Boardley, profesor titular de psicología deportiva en la Universidad de Birmingham, dice: “Si alguien los está usando, le interesa creer que puede usarlos de manera segura. Creo que eso está sucediendo con los SARMS”. Incluso si los usuarios realizan una cantidad significativa de investigación sobre las sustancias que eligen, las conclusiones que extraen no son necesariamente precisas. “Una de las cosas que vemos a menudo es la distorsión y el uso selectivo de la información para respaldar su comportamiento”, explica. “Es un proceso bastante peligroso”.

Tres personas han hablado con Men's Health UK sobre sus experiencias con el uso de SARM, manteniendo el anonimato eso sí.

Caso 1 – El Entrenador Personal

Allan, un entrenador personal de 37 años, inicialmente descartó los SARMS como una moda pasajera. “Hay muchos suplementos que salen al mercado que dicen que hacen esto y aquello, pero la mayoría de las veces no hacen absolutamente nada”, dice. Eso cambió cuando comenzó a ver YouTubers que respetaba recomendándolos: "Ahora sí estoy interesado". Allan nunca había tomado esteroides pero, habiendo llegado a la mitad de la treintena, estaba intrigado por descubrir un suplemento que pudiera ayudarlo a mantener su rendimiento atlético. Hizo un pedido de ostarine, que había visto descrito como uno de los SARM más leves, y comenzó con lo que creía que era una pequeña dosis.

Los problemas comenzaron casi de inmediato. Allan tomó su primera dosis a la hora del almuerzo, luego salió de la casa para hacer algunos recados antes de ir al gimnasio. En cuestión de horas, lo invadió una extraña sensación: ansioso, tembloroso, una sensación general de inquietud. Allan esperaba que los sentimientos se desvanecieran; en cambio, empeoraron. “Después de unos días, esta ansiedad era constante”, dice. “Después de poco más de dos semanas, fue cuando pensé, esto no es para mí”. Antes de renunciar a los SARM, se conectó a Internet para buscar asesoramiento sobre sus síntomas. Recuerda que le dijeron: "Hombre, lo superarás, estarás creciendo en poco tiempo". En cambio, Allan decidió seguir sus instintos: "Prefiero tener mi salud mental intacta que tener músculos un poco más grandes".

Caso 2– El Entrenador Deportivo

Andy, un entrenador de tenis de treinta y tantos años, notó por primera vez que los SARMS se publicitaban online hace unos dos años. Recuerda haberlos visto comercializados como una "alternativa de esteroides que le daría efectos similares". Andy había estado yendo al gimnasio durante dos décadas, haciendo ejercicio tres o cuatro veces por semana. “Siempre busco suplementos, pero nunca opté por los esteroides”, dice. “Para mí, los riesgos para la salud siempre fueron demasiado altos”.

Andy comenzó a investigar más. Se unió a grupos de Facebook, vio videos de YouTube y leyó artículos científicos. “Quería asegurarme de que, si iba a hacerlo, fuera lo más seguro posible”, dice. Alrededor de un año después de haber oído hablar por primera vez de los SARMS, pidió ostarine en línea. Muy pronto, comenzó a notar cambios en el espejo. Parecía más delgado y más musculoso. El único inconveniente fueron algunos dolores de cabeza. Andy probó otro SARMS llamado LGD-4033, que aumentó su curl de banco en casi una cuarta parte. Pero después de dos ciclos de SARM, decidió que era suficiente; todavía tenía preocupaciones persistentes sobre las implicaciones para la salud a largo plazo. “Una vez que haya más investigación, tal vez los tomaría más tiempo”, dice.

Caso 3 – Un tipo normal que va al gimnasio

Aaron, un hombre de 33 años de Stoke-on-Trent, solía usar esteroides, pero los dejó después de sufrir acné severo. Hace dos años, vio un video de YouTube que recomendaba los SARMS, "básicamente diciendo que tienen riesgos mínimos y todos los beneficios de los esteroides anabólicos". Su primer curso de ostarine pareció funcionar. “Gané bastante músculo, estaba muy delgado, me veía muy, muy bien en un período de tiempo muy corto”, dice. Los efectos fueron menos dramáticos que cuando tomó esteroides, pero los SARMS parecían mucho más seguros y los efectos secundarios menos graves. Aaron hizo otro pedido y pasó a ejecutar tres ciclos más.

A la mitad de su cuarto ciclo, Aaron notó un desarrollo alarmante: sus testículos se habían encogido. “Me desperté un día y ya no estaban”, dice. Dejó de tomar SARMS y comenzó a tomar hormonas en un intento de impulsar la producción natural de testosterona de su cuerpo. No funcionó. “Estaba haciendo todo lo que podía y simplemente no volvían”, dice. “Entonces, tomé la decisión de recurrir a los anabólicos”. Aaron cree que le vendieron esteroides orales bajo la apariencia de SARMS, lo que provocó que la producción natural de testosterona de su cuerpo se cerrara. Ahora está resignado a tomar esteroides de manera permanente: "Estoy listo para hacer lo que estoy haciendo ahora por el resto de mi vida".