Letizia Ortiz: la reina que no quiere animales en Zarzuela

·4 min de lectura
PARIS, FRANCE - MARCH 11: Queen Letizia of Spain poses as she arrives prior to a lunch with French President Emmanuel Macron and his wife Brigitte Macron at the Elysee Presidential Palace on March 11, 2020 in Paris, France. President Emmanuel Macron will chair this Wednesday afternoon at the Trocadéro alongside the King of Spain, the ceremony of the first National Day of Homage to the victims of terrorism in France as well as to French victims abroad. (Photo by Chesnot/Getty Images)
La reina Letizia no quiere perros en casa (Photo by Chesnot/Getty Images)

Según parece a la reina Letizia no le gustan demasiado ni los perros, ni los gatos. Cuando está de acto oficial y alguien le enseña alguno le acaricia sonriente delante de los periodistas pero, en su casa, no entran animales.

Esta norma estricta se instauró en Zarzuela con la llegada de Letizia Ortiz a la familia real española puesto que antes siempre había habido perros, que son maravillosos, en compañía de Sofía, Juan Carlos y Felipe.

De hecho el rey emérito criaba perros de raza Golden a los que adoraba y, en ocasiones, los regalaba a otras familias reales como muestra de agradecimiento o buenas comunicaciones. A pesar de ser cazador, los perros siempre le han fascinado y ha demostrado mucho amor por ellos.

Lo mismo sucede con Doña Sofía que es claramente animalista y siempre ha disfrutado de la compañía canina de palacio y, como no, Felipe VI que ha vivido una vida en la que su infancia nunca fue normal y quizá encontraba en sus perritos las amistades que nunca tuvo en el colegio.

Pues bien, ahora Leonor y Sofía no podrán crecer entre animales aprendiendo de su bondad y empatía por orden expresa de Letizia Ortiz. A la princesa Leonor le regalaron a Sara, una cachorra por su comunión y ella estaba feliz con su ‘mascota’.

Resulta que al llegar a casa, Letizia dijo que Sara no entraba ni de guasa y ahora vive con el personal de palacio en vez de con su ‘madre humana’ que sería la princesa Leonor. Es una verdadera pena lo que las pequeñas se pierden al no convivir con animales de otras especies.

Según recoge ‘El Español’: “la mascota de la familia no puede entrar dentro de la casa, por prohibición de la reina Letizia, pero las dos hijas de los Reyes juegan mucho con ella en los enormes jardines de Zarzuela y no dudan en llevársela de paseo cada vez que salen a caminar con su padre por la sierra de Madrid.”

Esta no es la primera vez que Letizia da la negativa a un perro a formar parte de su familia y es que hace 15 años, cuando aún eran príncipes de Asturias, en Ibiza les regalaron un precioso cachorro de podenco llamado Valent.

Cuando se lo dieron y siempre ante la prensa, Letizia acarició cariñosamente al animal pero luego Zarzuela informó a las autoridades de Islas Baleares de que ya podían irle buscando otro dueño al animal así que el perrito nunca abandonó Ibiza y, visto lo visto, afortunadamente.

León les regaló dos cachorros de mastín leonés que tampoco llegaron a su hogar y tuvieron que buscarles nueva familia tras la negativa de la monarca a poco tiempo de celebrarse su boda pero lo peor no son los perros que no llegaron a vivir con ellos sino los que Letizia echó de su propia casa tras toda la vida viviendo junto a Felipe VI, ¡eso es cruel!

Pushkin fue, durante años, el compañero fiel del Rey y tan especial era su relación, que enfermaba cuando Felipe pasaba mucho tiempo fuera de casa. Vivieron felices hasta que llegó Ortiz y lo echó a la calle, literalmente.

Esto escribía al respecto Jaime Peñafiel: “Cuando en el año 2004 contrae matrimonio, lo primero que hizo Letizia fue prohibir que el perro durmiera no en el dormitorio con su amo sino en la casa. No soportaba entonces ni los perros ni los gatos. Felipe lo pasó muy mal. Pero, como se está viendo, para evitar mayores problemas, aceptó lo que ella había decidido.”

Y sentencia el peor de los finales para el pobre, fiel y domesticado Pushkin: “Cuando al pobre perro le echaron de la casa, debió internarse en los montes que rodean La Zarzuela. Posiblemente, moriría de frío o atacado por los jabalíes u otras alimañas que habitan en la reserva porque de él no se volvió a saber”. Abandonar a un animal a su suerte con la de dinero, posibilidades y contactos que tienen es una auténtica vergüenza.

Son muchos los casos en los que los animales no han sido bienvenidos por Letizia en su hogar y esto me apena bastante. Por lo visto, según Peñafiel, ella alega que su familia tiene alergia y que si hubiese animales no podrían visitarla pero, por favor, ¡vives en un palacio! ¿De verdad no hay espacio para los animales y otro para las visitas esporádicas? No te creo. Ahora bien, en el caso de Pushkin, tanta culpa tiene ella como él, por ceder ante una decisión tan horrenda como la que Ortiz impuso siendo, además, recién llegada.

Más historias que te pueden interesar

Así era Letizia antes de ser reina según una excompañera de Washington

La reina Letizia se lleva genial con su ex marido, incluso sale a cenar con él y el Rey

Carla Vigo, sobrina de Letizia, responde a las críticas a su físico: "No sabéis el daño que me hacéis”

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente