Letizia apuesta por las transparencias y el rosa empolvado en Cuba

Por Diezminutos.es
Photo credit: Gtres

From Diez Minutos

  • Los Reyes cerraron los actos oficiales de su agenda oficial en su Viaje de Estado a Cuba del pasado 13 de noviembre ejerciendo de anfitriones en una cena para las autoridades de la isla.
  • Tras la recepción a la colectividad española, Felipe y Letizia presidieron la 'cena de retribución' donde la Reina estrenó un vestido con transparencias.


Los Reyes han ejercido de perfectos anfitriones en La Habana. Felipe y Letizia le han devuelto la invitación a Miguel Díaz-Canel, presidente de Cuba, y su esposa, Lis Cuesta, que les ofreció una cena en el palacio de la Revolución, y han ejercido de anfitriones en la recepción organizada en el palacio de los Capitanes Generales. Este edificio, ubicado en La Habana Vieja, fue construido en 1176 y en su patio interior, donde se ofreció el ágape, hay una estatua de Cristóbal Colón.

Para ejercer de anfitriona en La Habana, doña Letizia apostó por estrenar un vestido camisero en rosa empolvado, uno de sus colores favoritos para las grandes ocasiones y que recordaba al modelo de Felipe Varela que estrenó el pasado 12 de octubre en el Desfile del Día de la Hispanidad. Ese mismo día, ya había estrenado un vestido en color verde menta de Nina Ricci.

Photo credit: Gtres

La Reina estrenó el vestido Roane perteneciente a la colección primavera-verano 2019 de la firma Maje. Realizado en organza, con transparencias, es un vestido camisero de manga larga y puños abotonados. En los pies, apostó por unos salones en color nude de Steve Madden.

Photo credit: Carlos R. Alvarez - Getty Images

Antes de la cena con el presidente de Cuba, los Reyes tuvieron un encuentro con diferentes figuras de la sociedad civil de La Habana y, en el ágape, Felipe VI ofreció unas palabras para sus invitados.

Photo credit: Carlos R. Alvarez - Getty Images

En su discurso, el Rey habló de la importancia de respetar los derechos humanos universales y aseguró que debe ser el pueblo cubano el que debe tener la última palabra sobre el futuro de la isla y explicó la importancia que la Constitución de 1978 tuvo en la Transición Española. "Nada queda congelado en el tiempo, y quien se resiste a su paso pierde la oportunidad de colaborar en el diseño de ese futuro que ya está naciendo o, más aún, que ya está aquí", dijo.