La relación cada vez más estrecha de Letizia con un conglomerado de lujo español

Uxía Prieto

Hubo un tiempo en el que la reina Letizia confiaba en Felipe Varela para todo. Cenas de gala, audiencias, reuniones... daba igual noche o día, su diseñador de cabecera era siempre el encargado de vestirla en prácticamente todos los momentos importantes. 

Esto ha ido cambiando con el paso del tiempo, especialmente desde que subiera al trono en 2014, y Letizia ha incorporado a su armario otras firmas españolas como Teresa Helbig o Delpozo, internacionales como Hugo Boss, prendas de marcas low-cost y ha hecho de Carolina Herrera una de sus firmas fetiche.

Por primera vez de Dries Van Note en los premios Francisco Cerecedo de Periodismo. 

Todo en un esfuerzo por refrescar su armario y dar con un estilo más definido y acorde a su personalidad, algo que se evidenció durante la entrega de los premios Francisco Cerecedo de periodismo. La reina eligió un vestido negro con flores doradas de Dries Van Noten, firma de culto belga venerada por amantes de la moda de todo el mundo.

Detalle del diseño de Dries Van Noten y del falso 'bob' por el que apostó la reina.

Con base en Amberes, hasta hace algo más de un año era una de las últimas marcas independientes de la industria que todavía no había fichado por un gran conglomerado de lujo. Eso terminó en junio de 2018 cuando fue adquirida por Puig, el mayor grupo de lujo español, que incluye varias firmas internacionales y un buen puñado de licencias para perfume. 

Letizia da así un paso más en su fructífera relación con Puig, que se ha ido fraguando a lo largo de los años en parte por la obsesión de la reina por las prendas de Carolina Herrera, firma que también está bajo el paraguas de este grupo empresarial. 

Con el rey Felipe VI en la entronización del emperador Naruhito con un diseño de Carolina Herrera. 

Es muy habitual que Letizia elija esta marca para sus eventos de día, y ha nutrido su vestidor con un buen número de prendas y accesorios. Su predilección por Carolina Herrera es tal que también se ha lanzado a vestirla en ocasiones más especiales, como durante la entronización del Emperador Naruhito de Japón, cuando llevó un vestido rosa capote con flores bordadas diseñado en exclusiva para ella. 

Letizia en Cuba con un diseño de Nina Ricci. 

Otro de los pesos pesados de Puig es la francesa Nina...

Sigue leyendo en El HuffPost