Leslie Feist, telonera de Arcade Fire, abandona la gira tras las acusaciones de abuso sexual contra Win Butler

·2 min de lectura
Régine Chassagne y Win Butler en una foto de archivo credit:Bang Showbiz
Régine Chassagne y Win Butler en una foto de archivo credit:Bang Showbiz

La cantautora Leslie Feist, hasta ahora telonera de Arcade Fire en su nueva gira mundial, ha decidido poner fin a su colaboración con la banda canadiense a raíz de las acusaciones de acoso y abusos sexuales que pesan sobre Win Butler, líder de la formación.

La intérprete no quiere verse asociada con el grupo hasta que no se aclaren las circunstancias del vínculo que el músico mantuvo con cuatro personas -tres mujeres y una persona no binaria- entre los años 2015 y 2020, uno marcado supuestamente por el envío de numerosos mensajes de texto por parte del cantante, tanto sexualmente sugerentes como hostigadores, y relaciones sexuales no consentidas, según sostienen las presuntas víctimas.

"Esta situación está siendo muy complicada para mí, pero no puedo imaginarme lo difícil que estará siendo para todos los implicados en esta situación. Permanecer en esta gira simbolizaría que defiendo o ignoro el daño hecho por Win Butler, y dejarla implicaría que yo soy el juez y el jurado", ha explicado la artista para reconocer que ella no tiene una opinión clara sobre lo que habría sucedido y que prefiere mantenerse al margen hasta recibir información fidedigna. Como el resto de la opinión pública, Feist se enteró de estas alegaciones a través de la prensa, mientras ensayaba con su propia banda en un bar de Dublín.

Win Butler, cuya esposa, Régine Chassagne, también es una de las integrantes fundadoras de Arcade Fire, no dudó en admitir hace unos días que había mantenido relaciones sexuales con las cuatro personas mencionadas anteriormente, argumentando que esas interacciones se produjeron en una etapa en la que sufría una profunda depresión y en la que abusaba de la bebida. Sin embargo, el intérprete de 42 años defiende que nunca se propasó con las supuestas víctimas, de edades comprendidas entre los 18 y los 23 años cuando ocurrieron los hechos, y que todo se llevó a cabo en un marco de consentimiento total.