¿Es ética la sobreexposición como modelo de la hija menor de edad de Heidi Klum?

Anna Sanchez
·3 min de lectura
Leni Klum posa con su portada de Glamour (@heidiklum)
Leni Klum posa con su portada de Glamour (@heidiklum)

Leni Klum tiene solo 16 años y acaba de protagonizar su primera portada de revista en solitario. La joven es la modelo que posa en la ‘cover’ de la revista Glamour en su edición alemana.

A pesar de su corta edad, Leni sigue los pasos de su madre y parece que su carrera como modelo profesional ya está despegando. De hecho, que sea portada de Glamour Alemania en su 20 aniversario no es casualidad.

En 2021 ocupa Leni la portada mientras que en 2001 lo hizo su madre, Heidi Klum convirtiéndose además en la primera modelo en salir en portada de Glamour. Hasta aquí todo parece genial pero, ¿es ético que una adolescente menor de edad sea portada por su físico?

Es innegable la belleza que posee Leni y que ha heredado de su madre. Comprendo que Heidi lo vea “natural” porque está dentro de la industria hace décadas pero el hecho de que las modelos cada vez sean más jóvenes e incluso sean niñas que venden belleza, normalmente sexualizada, es preocupante.

Leni Klum aparece en la sesión de fotos maquillada como una mujer adulta, con los labios rojos, sombra rojiza en los párpados, las cejas perfiladas, mechas rubias en el pelo y, en definitiva, con un look que no es natural a su edad.

Leni Klum portada de Glamour a los 16 años (@leniklum)
Leni Klum portada de Glamour a los 16 años (@leniklum)

Aunque el outfit de portada ha sido un vestido en forma de campana y de maxiprint floral rosa, durante la sesión de fotos la joven ha posado con mini falda, tacones e incluso con una cazadora tejana sin nada debajo.

Todo esto ha tenido lugar no sólo ante el fotógrafo y los profesionales allí presentes sino frente a su madre Heidi que la animaba y le sugería posturas para conquistar al objetivo de la cámara y, posteriormente al espectador.

Ser modelo es un trabajo muy duro que implica fuertes restricciones en la alimentación y, en definitiva, una vida dedicada al aspecto externo. Basar los valores de una chica tan joven en eso puede ser peligroso y es que la presión y la exposición a la que se enfrenta Leni al haber protagonizado esta portada son enormes.

Es evidente que la prensa especializada lo recoge desde el cariño, haciendo referencia al homenaje de Glamour a los 20 años tras la portada de su madre y comentan su estilo y su belleza a los 16, sin embargo sigue rechinándome el hecho de que una personalidad que todavía se está formando cope portadas por su aspecto físico.

Heidi Klum fue la primera modelo en posar en portada de Glamour hace 20 años (@leniklum)
Heidi Klum fue la primera modelo en posar en portada de Glamour hace 20 años (@leniklum)

Leni, por su parte, ha compartido la portada en Instagram realmente orgullosa e ilusionada como es natural. También ha aprovechado para compartir la de su madre de dos décadas atrás y Heidi, en su Instagram, ha colgado la foto de Leni sosteniendo su primera portada en solitario delante de un kiosco.

Heidi siempre ha querido proteger la intimidad de todos sus hijos pixelándoles el rostro en las fotografías pero desde que Leni cumplió los 16, Klum estimó que “es una edad adecuada. Si puedes conducir, puedes tener Instagram y enseña tu cara. Y que se te ofrezca la oportunidad de ser portada es un gran privilegio”, explicaba en Vogue hace pocos meses cuando fue portada junto a Leni.

Un privilegio gracias a su apellido puede parecer a simple vista, pero meter a su hija en la industria de la moda a temprana edad, quizá le acaba pasando factura. Esperemos que no sea así.

Más historias que te pueden interesar

La hija de Heidi Klum debuta con ella como modelo en la portada de Vogue: así es Leni Klum

Heidi Klum se apunta a la moda del flequillo, ¡y se lo corta en casa!

La hija de Heidi Klum muestra su acné sin complejos con este primer plano