Lea Michele admite que tiene una personalidad difícil y explica por qué

·2 min de lectura
Lea Michele credit:Bang Showbiz
Lea Michele credit:Bang Showbiz

La actriz Lea Michele se está preparando para resurgir de sus cenizas regresando a Broadway con el papel de sus sueños: Fanny Brice en el musical 'Funny Girl'. También tiene por delante la ardua tarea de rescatar una producción que hace aguas y demostrar al mundo que no sigue siendo una diva imposible que atormentaba a sus compañeros de reparto.

En 2020, una intérprete negra llamada Samantha Ware la acusó de hacerle la vida imposible cuando trabajaron juntas en la serie 'Glee' después de que Lea expresara públicamente su apoyo al movimiento Black Lives Matter. En retrospectiva, Lea reconoce que su pasado como estrella infantil la hacía comportarse a menudo "casi como un robot" para estar a la altura de lo que se esperaba de ella, a veces a costa de los que la rodeaban.

"Tengo ciertas aristas y extremos. Trabajo muy duro. No dejo lugar para los errores. Ese nivel de perfeccionismo, o esa presión para alcanzarlo, me dejaba muchos puntos ciegos", ha explicado en una nueva entrevista a The New York Times.

Samantha aseguró que Lea le impedía sentarse a la mesa con el resto del elenco, porque consideraba que no merecía trabajar en una producción televisiva de esa magnitud, y que realizaba comentarios con connotaciones racistas acerca de su peluca. Otros miembros del reparto de reaccionaron a la publicación de Samantha con GIFs o 'me gusta', con los que le daban indirectamente su apoyo, y varios profesionales que también habían coincidido con Lea rompieron su silencio para compartir sus propias experiencias, que rara vez eran positivas.

La aludida respondió disculpándose por todo el dolor que pudiera hacer causado y prometió además que reflexionaría a fondo acerca de sus propios defectos, aunque sostuvo en todo momento que jamás había juzgado a nadie por el color de su piel. En su regreso a los escenarios, Lea ha querido dejar claro que no se trataba de palabras vacías para vadear la tormenta mediática, porque desde entonces ha cambiado por completo su forma de trabajar.

"Comprendo realmente la importancia y el valor de ser una líder. Significa no solo presentarte ahí y hacer un buen trabajo cuando la cámara está rodando, sino también cuando no lo está. Y eso no fue siempre lo más importante para mí", ha admitido.