El día que Concha Velasco descubrió que era una mujer de izquierdas

·5 min de lectura

Lazos de sangre ha regresado a Televisión Española (TVE) con la continuación de su cuarta temporada. El programa documental ha vuelto con su entrega más oportuna dedicada a Concha Velasco justo cuando la actriz ha anunciado su retirada de los escenarios. Un retiro que se ha producido esta misma semana en Logroño con la última representación de La habitación de María, una obra escrita por su hijo Manuel quien precisamente le ha acompañado en el plató de La 1.

Si bien el reportaje me ha resultado muy interesante, porque materializa con gusto la carrera de una de las grandes de la escena española, hay un detalle que me ha llamado especialmente la atención y que hasta ahora era prácticamente desconocido para la mayoría de los espectadores que hemos seguido de cerca la trayectoria de Concha Velasco. Y es que el documental, que también ha repasado la vida amorosa y más personal de la veterana actriz, ha recogido cómo Juan Diego fue quien descubrió a la protagonista el ambiente político que se cocía entre las bambalinas de los teatros. Un mundo hasta entonces desconocido por la chica yé-yé.

Juan Diego y Concha Velasco durante los Premios Unión de Actores 2006 en Madrid (©Gtres, agencia radialpress, autor OG)
Juan Diego y Concha Velasco durante los Premios Unión de Actores 2006 en Madrid (©Gtres, agencia radialpress, autor OG)

A sus 81 años Concha Velasco es una de las leyendas vivas de la escena española, una actriz que atesora una carrera fascinante en cine, teatro y televisión desde su debut en la gran pantalla con La reina mora (1954). La trayectoria de la protagonista de Las chicas de la Cruz Roja (1958) bien se merecía una entrega de Lazos de sangre que, con su particular homenaje en directo, nos ha acercado a la vida profesional pero también personal de esta artista tan versátil y carismática.

Y lo cierto es que el programa, que ha vuelto en forma con un 11,7% de cuota de pantalla y 1.477.000 espectadores, a más de uno nos ha enganchado por las historias de alcoba de Concha Velasco quien ha sentenciado a golpe de recuerdos el papel tan fundamental que ejerció Juan Diego en su orientación política. Una función nada baladí dado que junto al también actor de 78 años vivió la etapa más reivindicativa de su vida.

Dejando a un lado el romance frustrado con Manolo Escobar, que es vox pópuli, los grandes amores de Concha Velasco han sido los padres de sus dos hijos aunque hubo una época en la que también saltaron chispas con Juan Diego. Claro que la actriz primeramente se enamoraría hasta las trancas del director cinematográfico José Luis Sáenz de Heredia, 28 años mayor que ella, con quien mantuvo una relación de una década. Precisamente cuando el primo hermano de José Antonio de Rivera desapareció de la vida de la actriz, Juan Diego se erigió como su casualidad más luminosa.

“Juan Diego fue para Concha una bocanada de aire fresco”, valora en el reportaje la periodista Amalia Enríquez. Una apreciación que corrobora la propia Concha Velasco: “Maravilloso. Amor de mi vida tremendo”. Eso sí, un amor más bien fugaz puesto que la protagonista ha explicado por qué sus vidas tomaron caminos diferentes: “Cuando me dijo que no podría casarse conmigo ni quería tener hijos pues ese día se acabó Juan Diego”.

Sin embargo, este romance es muy significativo dado que con Juan Diego la también cantante y bailarina descubrió un ambiente oculto para ella durante su relación sentimental con José Luis Sáenz de Heredia, vinculado al régimen franquista. Por ejemplo, durante este periodo reivindicativo el veterano actor de acendradas convicciones izquierdistas y Concha Velasco fueron despedidos de La llegada de los dioses (1971), obra teatral de Antonio Buero Vallejo representada en el madrileño Teatro Lara. Todo por su espíritu contestatario. Y es que nuestra Conchita fue la actriz que reclamó su derecho a la libranza semanal, lo que viene siendo un día a la semana de descanso en las representaciones teatrales. Hay que tener en cuenta que, por aquel entonces, los intérpretes trabajaban los siete días sin desahogo alguno.

“A partir de ahí Concha ve claramente que ella es una mujer de izquierdas”, apunta el periodista Ángel Antonio Herrera. Tanto es así que, según cuenta la escritora Luz Sánchez-Mellado en Lazos de sangre, el exhibidor de cine Vicente Patuel, marido de Carmen Sevilla, llegó a vetar durante muchos años a Concha Velasco por su ideología política. Un cambio de orientación política muy revelador dado que hasta conocer a Juan Diego, la actriz era más bien de derechas, siendo hija del comandante de caballería Pío Velasco (militar y ayudante de Franco).

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

En 1975, después de Juan Diego, llegaría su idilio con Fernando Arribas, fruto del cual nació su hijo Manuel aunque hasta el fallecimiento del director de fotografía este mismo año no se hizo pública la paternidad. Es más, su primogénito se ha criado con Paco Marcó con quien Concha Velasco se casó en 1977. Un productor teatral con el que la vallisoletana compartió sus mejores momentos, pero también sus peores pesadillas porque las malas gestiones les condujeron a la ruina económica (especialmente tuvieron números rojos a raíz de 2001 con la puesta en marcha de Hello, Dolly!). “Paco no afrontaba las cosas. Paco cuando tenía que dar la cara esta missing y yo lo solucionaba todo”, recuerda la actriz en Lazos de sangre tras haber superado hace escasos años sus problemas con Hacienda.

En suma, las búsquedas sobre Juan Diego han aumentado exponencialmente en las últimas horas y es, básicamente, porque introdujo a Concha Velasco su conciencia política. Y es que los dos fueron la semilla de la movilización del mundo del teatro.

Más historias que te pueden interesar:

Imagen: ©Gtres, agencia radialpress, autor OG

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente