Laura Galán: "Nunca he sufrido bullying. He tenido una infancia y adolescencia felices"

laura galán, protagonista de la película 'cerdita'
Laura Galán: "Nunca he sufrido bullying"Beatriz Velasco

Laura Galán reconoce que su nominación a los Premios Goya como Actriz Revelación ha sido un regalo, pero ella ya estaba satisfecha por las críticas al personaje de Sara en 'Cerdita'. Una película que para la actriz ha sido todo un reto por el tema de bullying que se trata en ella. La manchega dice que ella nunca lo ha sufrido por su peso y grita: "¡Yo soy feliz como soy!". Sin duda, se la ve feliz, pero no solo por la película, sino también por el nacimiento de su hijo Teo.

¿Te esperabas el éxito?
No, pero tenía fe porque soy muy fan del guión. Cuando confías tanto en un proyecto, deseas más el éxito que esperarlo. Tienes que estar siempre preparado para que no ocurra.

¿Cómo es la idea de hacer el cortometraje película?
Al principio no existía esa idea, pero cuando rodamos la última secuencia, Carlota Pereda (directora de la cinta) se preguntó qué iba a pasar con el personaje. Vio como una luz. Hasta que pasó el tiempo y llegó la productora.

laura galán, protagonista de la película 'cerdita'
Beatriz Velasco

Es una película complicada y dura.
Sí, mi personaje lo pasa muy mal porque es muy vulnerable, hay mucho dolor y rabia escondidos, pero a plena luz del día, que es lo que pasa con el bullying, que es un monstruo y una sombra que ocurre con la mayor luz del sol. Es terrorífico. Es muy dura de ver.

¿Y de interpretar?
Yo tuve secuencias más duras que otras. Pero no me costó interpretar al personaje, porque me sentía arropada por el equipo.

Psicológicamente para un actor debe ser complicado.
Sí, pero intenté no llevarme la mochila a casa. Afortunadamente, nunca he sufrido bullying, pero en la película hay situaciones muy duras. Yo claro que trabajo en casa, pero intento desconectar. Hay que separar y eso se debería enseñar en las escuelas de interpretación.

¿Por qué hay que ver 'Cerdita'?
Porque son unas palomitas envenenadas. Vamos a entretenernos mucho, y vamos a pensar en lo que hemos visto. Te vas a plantear en qué lado del bullying o de la sociedad estás, y si alguna vez lo hemos sufrido o lo hemos generado. Es un debate mucho más rico, porque siempre ponemos el foco en la víctima, pero nunca en el ejecutor. Igual lo has hecho y no lo sabes. Pero todo esto hay que dejar claro que es entretenimiento y ficción. No se pretende sentar cátedra.

"Mucha gente da por hecho que he sufrido bullying"

Dices que no has sufrido bullying.
Mucha gente da por hecho que lo he tenido que haber sufrido porque yo he sido gorda siempre. ¡No! Yo he tenido una infancia y adolescencia felices. Lo que pasa es que no es mi responsabilidad no haberlo sufrido, he tenido mucha suerte, pero no existe una receta.

Pero sí has llegado a decir que hay una violencia médica.
Hay diferentes formas de gordofobia, como ir a una tienda y que no haya tu talla. Pero también lo es que vayas al médico porque te pica la espalda y te digan que tienes que adelgazar. Yo he pasado un embarazo, he pasado todas las pruebas del mundo y todo estaba bien. Pero, por ejemplo, una vez me preguntó una doctora si había sufrido diabetes, le dije que no y en el informe puso: "De momento". Dio por hecho que la iba a tener.

Eso es una forma de hacer bullying.
Es que está integrado en nuestra sociedad. Yo con la película, desbloqueé un recuerdo, que de pequeña yo tenía una pediatra obsesionada con mi peso y me tuvo a dieta. Yo tenía todas las analíticas bien. Afortunadamente, no todos los profesionales son así.

Cuando eras adolescente no querías tener pareja.
Eso sí fue una barrera, porque sabía que mi peso y mi cuerpo no encajaban. Y antes de que me lo dijeran, me lo dije yo. Pero hasta que me gustó un chico...

Y encontraste a tu pareja.
Eso fue mucho más tarde. Pero sí es verdad que mi chico es el único novio que he tenido, aunque haya tenido mis líos...

¿Cómo te ha cambiado la maternidad?
Es que te hace otra persona. He descubierto lo que es el amor. Mi hijo y yo nos miramos con ojos de enamorados. Lo importante en mi vida es Teo.

Eres de Guadalajara y vienes a Madrid para cumplir tu sueño de ser actriz. ¿Cómo se lo tomaron en casa?
Cuando dije que quería estudiar Arte Dramático, mi padre dijo: "¡Lo nuestro sí que va a ser un drama!".

¿Qué pasó?
Desde pequeña siempre había hecho teatro en el colegio, y una semana antes de Selectividad lo decidí. Aunque me apoyaron, también empecé a estudiar Historia del Arte, aunque lo deje por el teatro. Algún día lo retomaré. De hecho, mi hermano pequeño luego también dijo que quería ser actor.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

No esperas ganar el Goya, pero ¿tienes miedo a esa 'maldición' del Goya revelación?
Es que no está en mi mano. Las críticas están ahí y estoy contenta con mi trabajo. No puedes trabajar teniendo como objetivo los premios, porque te volverías loco. Sí es verdad que hablan de esa maldición, pero yo me digo: habrá que seguir sobreviviendo como lo hecho durante estos quince años. No creo que me cierre más puertas de las que había cuando empecé. Si tengo que hacer otras cosas... Lo que quiero es seguir comiendo y pagar la hipoteca.

Volviendo a la película, ¿te costó hacer el papel de Sara, una chica menor que tú?
Intenté pensar en mi adolescencia, pero no quería caer en la imitación, porque creo que me podía perjudicar. Intenté ir a la esencia del personaje. Además, la adolescencia de nuestra época no es la misma que la de ahora.

¿En la adolescencia y ahora te cuesta vestirte?
Sí, es complicado. Yo me acuerdo que cuando iba de compras con mis amigas, era la que sujetaba la ropa. Yo creo que ahora está cambiando un poquito y podemos decir que hay alternativas, pero reconozco que me cuesta encontrar ropa. Siempre recurres a cuatro marcas.

¿Y en las alfombras rojas?
Al principio me daba pavor, pero afortunadamente he dado con una estilista que me ha ayudado mucho a encontrar algunas marcas. Me voy a sentir poderosa, no quiero disimular nada. Porque soy feliz con mi cuerpo.

Texto: Daniel I. Carande. Fotos: Beatriz Velasco. Estilismo: María Álvarez. Maquillaje y peluquería: Pablo Cerdán. Agradecimientos: Restaurante Ginkgo Garden. Calle de Gil de Santivañes, 6. Madrid. Teléfono: 917 811 609.