Las ventajas del 'inemuri', la (no) siesta a la japonesa

El arte de echar una cabezadita exprés en cualquier parte

El ‘inemuri’ requiere cierto decoro y habilidad. No se puede descuidar demasiado la postura ni perder totalmente la consciencia. Foto: Getty Images)

Para algunas cosas deberíamos tomar ejemplo de la cultura nipona. Aunque no tengo del todo claro si su estilo de vida (en general) es más saludable que el nuestro porque trabajan hasta la extenuación (y eso que nuestro horario laboral es el peor de Europa) y casi no tienen vacaciones, pero en algunas cuestiones nos llevan la delantera.  

Hoy te quiero hablar de una costumbre mucho más saludable que nuestra siesta. Si alguna vez has estado en Japón (y sino ya te lo cuento yo) en seguida te darás cuenta de que van como ‘zombis’ por la calle. Me explico. Para ellos, quedarse dormido en cualquier parte es lo más normal del mundo. Así que van dormitando en el transporte público, en las salas de espera, en un ‘break’ en la oficina…

Nada de aguantar con litros de café y disimular el cansancio y los bostezos. Es mejor echarse unos minutos de ‘siesta’ exprés. (Foto: Getty Images)

Pero ¡ojo! Que ellos no duermen, practican el ‘inemuri’. Es una especie de declaración cultural y sociológica, según cuenta a BBC Future la Dr. Brigitte Stege.

“Me enteré de esta interesante e intrigante actitud durante mi primera estancia en Japón a finales de la década de 1980, cuenta la experta. En ese momento el país estaba en la cima de lo que se conoce como la ‘economía de la burbuja’, una fase de extraordinario auge especulativo. La vida cotidiana era agitada. La gente apenas tenía tiempo para dormir debido a los compromisos laborales y al ocio”.

“Sin embargo, al mismo tiempo, observé a un sin número de personas que dormitaba en los trenes subterráneos. Algunos incluso dormían mientras estaban de pie, y a nadie parecía sorprenderle”, añade Stege.

Aprovechar los trayectos para hacer un ‘inemuri’ es la costumbre nacional en Japón. ¡Lo raro es ir despierto! (Foto: Getty Images) 

En efecto, traducido el ‘inemuri’ es algo así como “dormir mientras estás presente”. Y consiste en quedarse frito de manera fulminante y sin querer (ni poder evitarlo). Inicialmente la costumbre se adquirió en los centros de trabajo, debido al alto nivel de estrés y productividad. Después, estos ‘desmayos voluntarios’ se fueron extendiendo por otros ámbitos.

Puede parecer contradictorio con esa imagen positiva de abeja obrera que los japoneses quieren dar al mundo. Sin embargo, todo el mundo lo acepta.

Imágenes tan sorprendentes como ésta son habituales. (Foto: Getty Images) 

Nadie se extraña ni se ofende si te quedas dormido durante las reuniones de trabajo o en clase.

Hombres, mujeres y niños adquieren desde pequeños la costumbre de quedarse dormido cuándo y dónde quieren. Dormirse en una cama o un futón era considerado un signo de pereza, pero ‘echarse una cabezadita’ durante una conferencia, evento o incluso en el trabajo está bien considerado social y culturalmente.

Y es que hay una diferencia entre la siesta y el ‘inemuri’. Tal y como explica la experta en su tesis de doctorado: “el inemuri no se considera en absoluto sueño. No sólo es visto como diferente del sueño nocturno en la cama, sino que también se ve como algo diferente a la siesta”.

Como te conté antes  la clave reside en el propio término, que se compone de dos caracteres: “I”, que significa “estar presente” en una situación en la que se está alerta (no dormido) y “nemuri”, que significa" sueño".

Vamos que es como un ‘duerme vela’, un sueño ligero que decimos nosotros. Cuando una persona hace un ‘inemuri’ parece que está mentalmente alejada, pero en realidad es capaz de volver a la realidad rápidamente cuando la situación lo requiere.

Aunque normalmente se hace con ‘mesura’, cuidando la postura y la actitud. (Foto: Thinkstock /  Getty Images)

No obstante, existen una serie de reglas no escritas para poder practicar el ‘inemuri’.  Por ejemplo, no debes tirarte encima de la mesa o adoptar una posición cómoda sobre ella para dormir, debes estar recostado en el asiento y parecer que estás comprometido con tu tarea.

A pesar de estar dormido tiene que parecer que en cualquier momento puedes despertar y seguir trabajando con empeño.

Es decir, que para hacer un ‘inemuri’ en condiciones hay que cuidar la postura, el lenguaje corporal, la actitud y también (como no) la vestimenta. 

Por cierto, que marcarse un ‘inemuri’ en el centro laboral también se ve como el resultado del agotamiento. Está justificado porque las reuniones son generalmente largas y con frecuencia involucran simplemente escuchar informes, y el esfuerzo realizado para asistir a menudo se valora más que el estar atento durante toda la reunión.

“Los japoneses tenemos espíritu olímpico: la participación es lo que cuenta”, dicen los trabajadores. Cumplir largas jornadas laborales y darlo todo en el trabajo es muy apreciado como un rasgo positivo y moral. Si alguien hace el esfuerzo de participar o acudir a un meeting a pesar de estar agotado o enfermo, es una señal de trabajo duro que demuestra un sentido de la responsabilidad y la voluntad de sacrificio por el bien de la empresa.

Además, la modestia y la humildad también tienen mucho que ver con esta costumbre japonesa, reconocer que estás ‘de bajón’ y no ocultarlo ni hacerse el machote se valora mucho. No se presume del esfuerzo resfuerzo realizado y esto hace que se consiga el reconocimiento social.

Fuentes: BBC Future, The GuardianJapan Talk, This must be the place

También te puede interesar:

Las mujeres duermen (cada noche) 30 minutos más que los hombres

Dormir sobre el lado izquierdo te une a tu pareja (y es más sano)

Posponer el despertador tiene consecuencias para la salud