Las tretas de la Infanta Cristina para visitar a Urdangarín en prisión por Nochebuena

Después de seis meses de visitas furtivas, la infanta Cristina acaba de ser pillada por los paparazzi en la prisión de Brieva (Ávila), donde cumple condena Iñaki Urdangarín por el Caso Noós. Las imágenes fueron tomadas en la mañana del día de Nochebuena, cuando la duquesa de Palma estuvo con su marido durante 45 minutos y en compañía de sus cuatro hijos.

La infanta Cristina se ha reunido con su marido estas Navidades (Hola).

La hermana del rey Felipe VI llegó al centro penitenciario totalmente de incógnito y en un furgón negro con cristales tintados. Como si estuviera pilotado por James Bond, el vehículo hizo las maniobras exactas para estar expuesta el menor tiempo posible, aunque eso no impidió que ella fuera captada por los fotógrafos que hacen guardia desde hace meses en las puertas del recinto.

Desde que Urdangarín ingresara en la cárcel a las 8:13 horas del 18 de junio, la infanta Cristina venía tomando todo tipo de precauciones para impedir ser retratada. Así burló a los paparazzi en sus anteriores ocasiones, pero no el 24 de diciembre. Además, varios medios especulan con ese día pudo accede ella con sus cuatro hijos. ¿Superaron el número máximo de personas por visita, que se limita a cuatro?

También está siendo muy comentado que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria de Valladolid acabe de darle permiso a Urdangarín para usar una bicicleta estática de su propiedad. Recordemos que el ex duque de Palma ya solicitó una hace meses para hacer ejercicio y que la cárcel de Brieva le negó su petición. Pero, ¿existe algún trato de favor?

Esta pregunta viene debatiéndose desde hace meses en el Senado. Por ejemplo, se viene pidiendo explicaciones por el uso de un vehículo que le permite a la infanta Cristina desplazarse por las instalaciones de dicha prisión y sin esperar su turno, como ocurre con familiares de otros reclusos. El Ministerio del Interior ya aseguró en octubre que estas medidas servían para “evitar manifestaciones ofensivas o posibles altercados con otros comunicantes” y que las instituciones penitenciarias deben “garantizar la seguridad y la intimidad durante las visitas a internos y visitantes”.

Por otro lado, se pidió explicaciones por ubicar a Urdangarín en un módulo exclusivo dentro de la cárcel de Brieva, exclusivo para mujeres. “Se nos dice que no supone un coste extra para las arcas públicas. Igualmente, se nos reconoce que Cristina de Borbón puede visitar a su esposo por cauces diferentes al resto de familiares de personas presas, pero se afirma que esto no supone ningún privilegio”, declaró Joan Comorera, senador de En Comú Podem.