Trabajadoras sexuales se vuelcan al servicio en línea por el COVID-19

Alice Little, la trabajadora sexual mejor paga de Estados Unidos, dice que las trabajadoras están valiéndose de mucha creatividad ante el cierre de los prostíbulos (Foto: Instagram / thealicelittleofficial).

Trabajadoras sexuales han revelado cómo se están valiendo de creatividad en tiempos de coronavirus, ya que los prostíbulos, los clubes de striptease y otros locales han sido cerrados en Australia y el resto del mundo.

A algunos expertos les preocupa que las trabajadoras no puedan ganar dinero ni acceder a la seguridad social en Australia. Muchas trabajadoras se están volcando a la alternativa del trabajo en línea en un intento por mantener su fuente de ingresos.

Alice Little, la trabajadora sexual mejor pagada de Estados Unidos, le explica a Yahoo Lifestyle que la pandemia es una oportunidad para que muchas trabajadoras vuelvan a viejas especialidades.

“Todo el mundo, incluidas las trabajadoras sexuales, tendrá que estar dispuesto a virar hacia nuevas oportunidades y, al menos en el corto plazo, adaptarse al hecho de que lo más responsable en este momento es practicar el distanciamiento social”, comenta, al tiempo que añade que se están dando ‘todo tipo’ de innovaciones.

En Estados Unidos, el trabajo sexual con servicio completo solo es legal en algunas partes de Nevada.

En Australia, el trabajo sexual es legal en el Territorio de la Capital Australiana y legal, en gran parte (prostíbulos y trabajos privados), en Queensland, Nueva Gales del Sur y Victoria. En Australia del Sur y Australia occidental los prostíbulos son ilegales y el trabajo sexual está criminalizado. Tasmania y el Territorio del Norte tienen regulaciones específicas sobre el trabajo sexual.

Un mundo feliz (en línea)

Alice ha cambiado las citas físicas por encuentros en línea con sus clientes (Foto: Instagram / thealicelittleofficial).

Alice dice que, a raíz del confinamiento, muchas trabajadoras sexuales han vuelto a viejas formas del trabajo, con un gran enfoque en el porno por internet, los encuentros por webcam y el sexo telefónico.

“Algunas de mis compañeras son conocidas estrellas del porno, así que se están centrando en crear contenido en línea en esos ámbitos”, comenta, al tiempo que agrega que otras recurren a servicios en vivo por internet.

“Conozco a chicas que antes habían trabajado ofreciendo espectáculos por webcam y ahora están volviendo a ese mundo”.

En cuanto a su propio trabajo, ella ha pasado sus citas a la modalidad en línea, mientras que otras chicas se están centrando en el modelaje.

“Algunos clientes optan por acordar citas virtuales por videochat”, dice, además de explicar que ella prepara con frecuencia un picnic con comida y vino o mira una película con alguien a través de un enlace.

“Realmente estamos aprovechando la tecnología en modos creativos”.

Leer también: Así está cambiando el consumo de porno en el mundo con las cuarentenas

Servicios por internet como el porno o los encuentros por webcam están en auge (Foto: Getty Images).

Rosie Renee, una chica webcam de Australia Occidental, le dijo a Yahoo Lifestyle que “en este momento están entrando muchas caras nuevas en el mundo del trabajo sexual por internet”.

Las estrellas del cine para adultos, Kate Kennedy y Joslyn Jane, le dijeron a New York Post que están viendo un aumento enorme de las suscripciones y los ingresos, así como una nueva tendencia de unirse al mundo de los encuentros por webcam.

La doctora Alice Orchiston, profesora de la Universidad de Nueva Gales del Sur y experta en derecho del sector del trabajo sexual, afirma que optar por el sexo por internet es lo correcto, dado que los servicios en persona ya no son seguros.

“La mejor forma de reducir la transmisión es dejar de ofrecer servicios sexuales en persona”, indica. “El virus se puede transmitir por la mucosidad, la saliva y las heces y es imposible guardar una distancia de seguridad mientras se mantienen relaciones sexuales”.

Volcarse al trabajo por internet es riesgoso para muchas

La australiana Taylor Tara dice que volcarse al trabajo por internet está lejos de ser sencillo para muchas trabajadoras (Foto: proporcionada).

Sin embargo, la veterana del trabajo sexual, Taylor Tara, le explicó a Yahoo Lifestyle que está buscando fuentes alternativas de ingresos tras decidir que ya no era seguro prestar servicios en persona, pero dice que, para muchas, pasarse a una modalidad en línea no es tan fácil como parece.

“Muchas han pasado a ofrecer servicios por cámara web, pero si no tienen un lugar desde donde hacerlo, si están en casa de otra persona o si tienen hijos, no pueden hacerlo durante el confinamiento”, señala.

Alice está de acuerdo y dice que hay muchos tipos distintos de trabajo sexual que están mal comprendidos por muchas personas.

“Existen diferencias radicales entre distintas líneas de trabajo sexual”, apunta.

“Si eres una trabajadora sexual que ofrece servicios completos legales no significa que vayas a ser una gran chica webcam o una buena operadora telefónica”.

La doctora Orchiston señala que, para muchas, pasarse a una modalidad online no es una opción, dado el estigma y la exposición de las trabajadoras que intentan mantener en secreto su trabajo sexual”.

“Para muchas trabajadoras sexuales, será muy difícil hacer vídeos porque se exponen al riesgo de ser grabadas o a que les hagan capturas de pantalla. Y muchas mantienen en secreto su trabajo”, indica. “Además, puede que algunas no tengan acceso a lugares donde poder grabar o retransmitir en directo porque viven con otras personas”.

Pornhub informó un pico del 14 % en accesos desde Italia a partir del confinamiento y también se ha visto un pico en la cantidad de trabajadoras que transmiten por cámara.

Un cambio inesperado

Alice dice que después de la pandemia aumentará la demanda de encuentros básicos (Foto: Instagram / thealicelittleofficial).

Lo más sorprendente quizás sea cómo está cambiando la demanda bajo este paro global de emergencia sin precedentes.

Alice comenta que se ha dado cuenta de una marcada diferencia en lo que buscan sus clientes durante estos días.

“Antes la gente habría pedido tríos o disfraces [por ejemplo]”, dice. “En este momento, vemos que pasan de un deseo a una necesidad realmente concreta: intimidad”.

Dice que muchos de sus clientes la han contactado con peticiones realmente simples.

“Muchos de mis clientes me han escrito un email diciéndome que tan pronto como termine esto, todo lo que quiero es que nos acostemos en la cama y nos abracemos”, dice. “Solo quieren sentirse contenidos”.

“Ahora que el contacto físico se ha vuelto cada vez más raro, las personas no están satisfaciendo esa necesidad tan real”.

Dice que espera que haya un aumento de servicios sencillos tras la pandemia.

“Todos vamos a sentir efectos muy concretos por estar aislados”, comenta.

“En el otro lado del espectro, espero que haya un aumento de la demanda de trabajadoras sexuales legales y un aumento de personas en busca de contactos sencillos, ni siquiera sexuales, sino solo el sentimiento en carne viva”.

Noticias relacionadas

No, el sexo no previene contra el COVID-19

Penny Burfitt