Elecciones 10N | Las semejanzas entre PSOE y PP avivan la gran coalición

Pedro Sánchez y Pablo Casado en su última reunión conjunta en Moncloa. (Photo by Ricardo Rubio/Europa Press via Getty Images)

A estas alturas de la campaña ya queda claro que la repetición electoral no tiene pinta de desequilibrar la balanza entre los grandes bloques políticos del país. Al menos así lo dicen las encuestas. Ni el PSOE ni el PP podrán gobernar en solitario. Podría decirse que el bipartidismo está herido de muerte en España, aunque ambos partidos trabajan para revertir la situación y que el pronóstico sea más leve. ¿Cómo? bloqueando otras opciones. Ya lo hizo Mariano Rajoy en 2016 cuando renunció a la investidura por no tener los votos necesarios. Y lo acaba de hacer Pedro Sánchez en la última legislatura fallida. Votos para lograr consenso mayoritario había, pero ninguno quería meter en el Gobierno a miembros de otros partidos.

Especialmente partidos de nuevo cuño como Ciudadanos o Unidos Podemos. ¿Pero qué pasaría si en vistas de un hipotético nuevo bloqueo, quienes pacten sean ellos? Así es cómo coge forma la idea de gran coalición que ya han dejado caer tanto Pablo Iglesias -Unidos Podemos- como Albert Rivera -Ciudadanos-, quienes temen que PSOE y PP puedan pactar pasado el 10-N con tal de que ningún otro partido entre en Moncloa y rompa el reparto que ambos partidos llevan sosteniendo al frente del Gobierno de España desde 1982: González, Aznar, Zapatero, Rajoy y Sánchez.

En realidad. ambos partidos comparten infinidad de intereses. Pero lo tienen que disimular. Es decir, durante las campañas electorales se nos suelen mostrar a un PSOE y un PP como opciones opuestas. Incluso irreconciliables. Sin embargo, la realidad política demuestra que no lo son tanto. El bipartidismo ha acabado construyendo demasiados espacios favorables a ambos partidos mayoritarios. Y dado que los partidos de nuevo cuño trabajan, cada uno desde sus posiciones, por romperlo, es normal que PSOE y PP coincidan cada vez más en muchos aspectos. Especialmente en los que implican preservar ciertos privilegios. Pero también a la hora de frenar comisión de investigación a alguno de ellos. Es decir, el PSOE suele vetar comisiones en contra del PP a cambio de que los populares hagan lo propio por los socialistas cuando toque. Ejemplos:

Se unieron para impedir la comisión de investigación sobre el CNI y el imán de Ripoll

Juntaron sus votos en la comisión de la financiación irregular del PP para que no compareciera Rajoy

Ambos rechazaron dos veces que Villarejo compareciera en el Congreso para hablar de la policía política

E incluso coincidieron para vetar una comisión de investigación en el Congreso sobre las revelaciones de Corinna

Pero hay más. Los partidos con más representación en el Congreso de los Diputados suelen votar lo mismo más veces de lo que pudiera parecer. El PSOE es el cuarto partido con el que históricamente más coincide el PP en sus votaciones. Por encima de Unidos Podemos, obvio. Pero también de Foro Asturias o Coalición Canaria.

El economista Andrés Villena lo desarrolló en su libro '¿Cómo se gobierna España?'. Destaquemos aquí uno de los múltiples escenarios con los que se explica su tesis: Los principales ministros de Economía de PSOE y PP en la última década han sido Pedro Solbes y Luis de Guindos. Parecen dos dirigentes muy diferentes, pero no es cierto si se repasan los respectivos currículums. responsabilidades en la Unión Europea, cargos directivos en banca (Barclays y Mare Nostrum) e incluso empresas eléctricas (Edesa). Van adquiriendo formación similar que lleva a que el modelo de gestión no varíe tanto como se cree.

Y esto se plasma en los diarios de sesiones. Según los datos ofrecidos por Epdata, la sincronía de voto entre PP y PSOE en la anterior legislatura tuvo dos fases claras. "El grado de coincidencia entre ambos comenzó a descender de manera pronunciada a partir de noviembre de 2017 llegando a su mínimo en febrero y mayo de 2018". Algo lógico ya que esas fechas se corresponden al periodo anterior de la moción de censura que supuso el nombramiento como presidente de Pedro Sánchez y la salida abrupta de Moncloa de Mariano Rajoy por la corrupción sistematizada en el Partido Popular

 La sincronía es mayor en Europa. PP y PSOE votaron lo mismo el 75% de las veces en el Parlamento Europeo durante la legislatura anterior en Bruselas. ¿Estamos más cerca que nunca de la gran coalición?