Las películas de Netflix también merecen ir al Oscar

¿Alguna vez buscaste la palabra “Oscar” en el buscador de Netflix? Si lo haces, te encontrarás con unas cuantas subcategorías de películas galardonas y nominadas. Sin embargo, de los cientos de resultados, solo unos pocos son de producción propia.

Las películas de Netflix también merecen ir al Oscar

Siete documentales, entre ellos el ganador de este año, el revelador Icarus; tres cortos documentales -incluido el ganador de 2017, The White helmets-; y una sola pieza de ficción, Mudbound, que obtuvo cuatro nominaciones. Pero Netflix quiere que esto cambie, y este año se lanza con todo su poderío a la temporada de premios.

A pesar del dolor que sienten muchos cineastas al ver que sus obras de arte son visionadas en teléfonos móviles, lo cierto es que el público ha cambiado sus hábitos de consumo. Es imposible comparar la experiencia de ver un largometraje en el cine con la que vivimos en casa o a través del móvil. Eso nunca será igual, sin importar lo grande que sea tu TV o si tienes el mejor sistema de sonido del mundo. Compartir una película con extraños y dejarse envolver por una pantalla gigante no tiene comparación, pero debemos ser realistas. Seamos espectadores tradicionales o no,  el buen cine ya no lo encontramos solamente en la cartelera. Y sí, las películas de Netflix también merecen el reconocimiento, a pesar de que a muchos cinéfilos nos gustaría tener la posibilidad de ver algunas de sus producciones en la gran pantalla. Ya sea por la calidad visual o la intensidad de la historia (como Aniquilación o 22 July, por ejemplo).

Pero Netflix se abre camino y muchas de sus producciones merecen alcanzar la cima de Hollywood. La casa streaming lleva varios años intentando entrar en el privilegiado grupo de estudios comandantes de la temporada de premios. Lo intentaron en 2017 llevando dos películas al Festival de Cannes, Okja y The Meyerowitz Stories, para luego ser excluidos del certamen por no estrenar sus producciones en salas. Pero este año todo cambió cuando el Festival de Venecia le permitió participar, siendo una de las casas productoras con más propuestas en concurso.

(©Gtres)

Pero la Academia exige que las películas se estrenen en cines para ser nominadas, y viendo el crecimiento abismal de los servicios streaming, es comprensible que la industria defienda su negocio y cierre las puertas a las producciones que no contribuyen en la taquilla. Pero también es comprensible que se encuentre un punto intermedio para dar lugar a todas las maneras de ver cine. De momento, Netflix ha movido ficha, y en lugar de rebeldía ha sucumbido a la presión y cumplirá las normas. En mi opinión, ha tomado la vía correcta.

Para poder llevar sus propuestas hasta los votantes de la Academia, la casa streaming estrenará en la cartelera estadounidense y otros países, algunas de sus películas antes de lanzarlas en el servicio online. 

Se trata de lo nuevo de Alfonso Cuarón, Roma, así como el esperado thriller de Susanne Bier con Sandra Bullock (el que nos produce déjà vu con Un lugar tranquilo), Bird Box, y la obra de los hermanos Coen, The ballad of Buster Scruggs.

Roma, de Alfonso Cuarón (©Netflix)

Tras ganar el León de Oro de Venecia, Roma es la que tiene más papeletas para entrar en la temporada de premios. La película que relata un año en la vida de una familia de la ciudad de México en los años 70 se estrenará primero en cines de Nueva York, Los Angeles y México a partir del 21 de noviembre, y el día 29 en Londres. En otros países lo hará el 7 de diciembre, aterrizando en la plataforma el 14.

The ballad of Buster Scruggs también tendrá posibilidades -estrenándose en cines de Los Angeles, Nueva York y Londres antes de su debut en Netflix el 16 de noviembre- aunque la producción no ha convencido del todo a los críticos en su paso por el Festival de Venecia y Londres.

The ballad of Buster Scruggs y Bird Box (A Ciegas) (©Netflix)

Mientras que el thriller de Sandra Bullock llegará a la cartelera de Los Angeles, Nueva York, San Francisco y Londres el 13 de diciembre, una semana antes de aterrizar en Netflix. Al parecer también llevarán la cinta a los cines europeos.

Además de tratarse de una táctica para entrar en la temporada de premios, Netflix podría haber tomado esta decisión tras ver el impacto que están teniendo alguna de sus películas recientes. Como es el caso de 22 July de Paul Greengrass, que en sus primeras tres semanas de estreno fue vista por 14.5 millones de suscriptores. Imagínense los ingresos que cosecharían si trasladaran esa cantidad de espectadores a la taquilla.

Mientras tanto, el debate entre cinéfilos continúa.  ¿Debe la Academia dar lugar a las producciones de los servicios streaming o debe mantener la tradición de centrarse en las películas que se estrenan en salas? De momento, Netflix ha decidido cumplir las normas.

Y tú, ¿qué opinas?


Para seguir leyendo:
¿Qué películas podrían competir en los próximos Premios Oscar?
El hijo de Denzel Washington se encamina al Oscar: “Tenía 5 años y ya quería hacer lo que él hacía”
Conoce Green Book, la película que acaba de dar un paso más hacia los Oscar
La nueva película de Sandra Bullock se parece mucho a ‘Un lugar tranquilo’ y no sabemos qué pensar
Guillermo del Toro cumplirá su sueño de adaptar la historia de Pinocho (gracias a Netflix)
Netflix y BBC coproducirán la adaptación televisiva de Drácula que preparan los creadores de Sherlock
OSCAR: ¿Sabías que los miembros votantes deben pagar una cuota? Y acaban de aumentarla