Las mujeres adolescentes se convierten en las grandes heroínas de Juego de Tronos

ATENCIÓN: CONTIENE SPOILERS DEL TERCER EPISODIO DE LA OCTAVA TEMPORADA

Por Paula Olvera- Hoy me han venido a la cabeza guerreras de películas de animación como Mulán o Mérida que demostraron su destreza en la lucha y su oposición ante las normas sociales establecidas. Lo mismo ha ocurrido en Juego de Tronos que ha afrontado el ecuador de su temporada final convirtiendo a Arya Stark y Lyanna Mormont en las protagonistas del tercer episodio centrado en la guerra contra el Rey de la Noche y su ejército de Caminantes Blancos.

La serie ha dado un paso en firme situando a estos dos queridos personajes en el centro de la trama, dejando a los hombres en un segundo plano. Y es que a pesar de que los principales héroes masculinos se han situado en el centro de batalla, desde Jaime Lannister, Jon Snow (sobrevolando con el dragón) y hasta el mismísimo Jorah Mormont, que ha perdido la vida en defensa de su khalessi, al igual que Beric Dondarrion y Eddison Tollett que se han topado con la muerte, las dos grandes valientes de la Batalla de Invernalia han sido Arya Stark y Lyanna Mormont.

(©Helen Sloan/HBO)

¡Quién nos iba a decir que, finalmente, ni los dragones, ni Jon Snow, nisiquiera Daenerys Targaryen, se quedarían tan lejos de salvar Invernalia de la destrucción definitiva! Y es que las dos mujeres más jóvenes del grupo, a cuyas actrices hemos visto crecer delante de las cámaras, se han envalentonado, recalcando su indiscutible empoderamiento femenino y su capacidad para adaptarse con audacia a cualquier circunstancia.

El personaje encarnado por Maisie Williams ha sido esencial en el tercer episodio ya que ha acabado con la vida del Rey de la Noche y, por ende, de su ejército de no vivos gracias a su arma de vidriagón forjada por el herrero Gendry. De esta manera, la hija menor de Ned Stark podría ser el príncipe prometido de la conocida profecía. Así, tal y como vaticinó la sacerdotisa Melisandre se habría producido el regreso de Azor Ahai, reencarnado en otra persona.

Los espectadores de Juego de Tronos conocieron a la pequeña Stark en la primera temporada, convirtiéndose en uno de los personajes más queridos porque siempre tuvo claro que no quería ser una Lady como su hermana Sansa y, de hecho, desde bien pequeña tuvo que aprender a sobrevivir para seguir respirando. Así, se transformó poco a poco en uno de los personajes más letales de la historia, prueba de ello es cuando vengó la muerte de su hermano Robb y de su madre en la conocida Boda Roja haciéndonos ver que el Norte recuerda.

De esta manera, Arya Stark ha conseguido reintepretar los papeles clásicos de héroes, proponiendo modificaciones desde una mirada femenina y haciéndose valer no sólo gracias a su destreza física sino también por su determinación de romper los roles de género establecidos.

El otro personaje que una vez más volvió a demostrar su valentía es el interpretado por Bella Ramsey. La actriz adolescente se convirtió en la revelación de la sexta temporada con su papel de señora de la casa en la Isla del Oso y en esta octava y última temporada ha cobrado especial relevancia por su bravura. “No pienso tejer junto al fuego mientras los hombres luchan por mí”, recalcó cuando los jefes de casas se mostraron en contra de que las mujeres y los niños se entrenaran para luchar contra el ejército de muertos.

(©HBO)

Lyanna Mormont ha demostrado hasta el final no sólo su valentía sino su lealtad al Rey del Norte. En la Batalla de Invernalia se ha convertido por tanto en la principal heroína, sacrificando su vida por destruir al gigante de los Caminantes Blancos que antaño luchó junto a Jon Snow. Este gran zombie era una de las amenazas más peligrosas del ejército del Rey de la Noche, pero la la hija menor de Lady Maege Mormont ha decidido hacerle frente quedándose al pie del castillo de los Stark con tal de defender su entrada. Aunque la fuerza se impone, y el terrible villano acaba aplastando a esta líder, la niña reina acierta a clavarle un puñal de vidriodragón en el ojo.Sin duda, la muerte más épica del episodio más extenso de Juego de Tronos hasta el momento por su entrega para atacar a este caminante que le cuadruplicaba la altura.

No cabe duda del gran paso que Juego de Tronos da con este capitulo donde las mujeres adolescentes han hecho gala de su valentía y arrojo. Considero que es el episodio que nos merecíamos porque, en tiempos tan convulsos como los actuales, donde las féminas reclamamos nuestros derechos hasta en la pequeña pantalla, es un orgullo descubrir que los papeles interpretados por actrices no se dejan de lado en las batallas porque ya no son únicamente cuestión de hombres. Esas historias de héroes masculinos ya no nos interesan, disfrutamos también de mujeres que muestran interés por el combate y que mantienen su espíritu guerrero. Así que gracias por todo, Lyanna Mormont y Arya Stark.

Para seguir leyendo:
El 8×03 de Juego de Tronos nos deja el mejor meme de toda la serie
Llegó la guerra! Juego de Tronos cumple la teoría más rumoreada desde la tercera temporada

Imágenes: ©HBO