Las mejores películas nuevas de Navidad que puedes encontrar en Netflix y otras plataformas de streaming

·14 min de lectura

Que el cine nos acompaña en diferentes etapas del año es algo que muchas veces damos por hecho. En San Valentín caemos en la tentación de las películas románticas, en Pascua toca algún que otro clásico peplum o religioso -aunque sea a base de zapping-, en Halloween nos dejamos asustar por el cine de terror y en Navidad es turno de reír y sentir el espíritu navideño con esas pelis feel good ñoñas, de mensaje familiar o romántico apastelado. Y gracias al streaming ya no tenemos que repetir las mismas películas de siempre.

Que no se nos malinterprete, ver Love Actually, Elf, The Holiday, Solo en casa o La jungla de cristal (si es una peli navideña sigue en debate) por enésima vez no tiene nada malo. Pero ahí están, siempre disponibles, año tras año, cuando las plataformas online albergan un sinfín de propuestas con las que entretenernos en estas fechas. Y si bien todos los catálogos están repletos de largometrajes viejos y nuevos a cual más ñoño en esta táctica de imitar al canal Hallmark, lo cierto es que hay un puñado entre las más nuevas que pasan la nota.

¡Qué suene la música! (A Contracorriente), Amor de calendario (Netflix), Klaus (Netflix), Amadrinadas (Disney), La Navidad mágica de los Jangle (Netflix), Noelle (Disney)
¡Qué suene la música! (A Contracorriente), Amor de calendario (Netflix), Klaus (Netflix), Amadrinadas (Disney), La Navidad mágica de los Jangle (Netflix), Noelle (Disney)

Las películas navideñas rara vez podrían definirse como obras maestras, pero si consiguen despertarnos el espíritu de estas fechas, provocarnos una sonrisa o una lagrimilla a pesar de sus historias imposibles, con clichés y tramas poco creíbles, entonces habrán cumplido su propósito. Y estas que les recomendamos a continuación lo consiguen. La buena noticia es que nos hemos centrado en las películas más nuevas con la intención de que puedan encontrar alguna recomendación que desconozcan o todavía no hayan visto.

Klaus (Netflix)

Diría aquello de que Klaus “se coló” en la última edición de los Óscar con una nominación a mejor película de animación, pero estaría faltando a la realidad. Klaus no se coló en ningún sitio, recibió una merecida candidatura de la Academia por méritos propios y todavía son muchos los que creemos que debería haberse llevado el premio, que fue a parar una vez más a la todopoderosa Disney/Pixar con Toy Story 4. Con el tiempo, la última aventura de Buzz y Woody se ha ido desvaneciendo de mi memoria, pero la sensación de estar ante algo nuevo y diferente a la par que clásico que experimenté la primera vez que vi Klaus no ha desparecido.

La que es la primera película original de animación de Netflix es una producción española dirigida por Sergio Pablos y Carlos Martínez López, que proponen una historia de orígenes alternativa al mito de Papá Noel en una aventura que combina el estilo de la animación tradicional en 2D con las últimas tecnologías digitales. Klaus es un cuento original y entrañable que rebosa dedicación y artesanía por los cuatro costados, su historia ofrece ternura y un mensaje de solidaridad muy inspirado, y sus imágenes desprenden atención al detalle y amor por el arte de la animación (cada plano del film es una obra de arte digna de enmarcar).

Cualquiera que se considere amante del cine animado reconocerá que Klaus es una joya y un orgullo para nuestro país. Un año después de su estreno, ya es una película de culto (está en el ranking de mejores películas según los usuarios de IMDb) y va camino de convertirse en un nuevo clásico navideño que querré ver todos los años. (Pedro J. García)

Noches blancas (Netflix)

Podría decir que es la Love Actually de Netflix por eso de que cuenta con un reparto coral y diferentes historias paralelas que terminan convergiendo en un punto en común. Muchas tramas resultan similares al clásico de Richard Curtis, y aun así logra erigirse por mérito propio como una de las propuestas navideñas más recomendables del gigante streaming.

La nieve, el día de Nochebuena y un pueblo de personajes pintorescos sirven como protagonistas de esta historia sobre encuentros fortuitos, amistad, familia, juventud, romance y empoderamiento personal, con mensajes incluidos. Y es que si bien está lejos de igualar al clásico navideño de Hugh Grant, Noches blancas consigue su propósito de contagiarnos ese espíritu festivo romanticón, sorprendiéndonos con una sonrisa boba, de esas que nos salen cuando una película nos calienta el corazón.

Si Noches blancas funciona es sobre todo gracias a un reparto coral que cumple su función con naturalidad y química, y en el océano del streaming donde surfean tantas películas navideñas similares, consigue aportar un toque de aire fresco a un género tan cargado de ñoñería festiva. (Valeria Martínez)

La Navidad mágica de los Jangle (Netflix)

Buceando en el interminable catálogo de Netflix uno se encuentra con infinidad de películas de temática navideña que parecen cortadas siempre por el mismo patrón. Sabiendo la fama que tienen y sin tener especial interés en ellas, suelo esquivarlas, pero en una de esas expediciones en busca de un título con el que matar el tiempo di con una que sí me llamó la atención. Una cinta navideña que, a simple vista, ya parecía algo distinto a la típica comedia romántica almibarada o cuento de hadas empalagoso, La Navidad mágica de los Jangle. Así que sin saber apenas nada sobre la película, me adentré en ella. No habían transcurrido ni diez minutos cuando supe que estaba ante una gratísima sorpresa que iba a disfrutar de lo lindo.

Y no me equivocaba. La Navidad mágica de los Jangle es una alegría inesperada, un cuento navideño musical lleno de magia, imaginación y energía en el que late con fuerza un corazón enorme. La película bien podría ser la adaptación de un musical original de Broadway porque las canciones (compuestas por John Legend y Philip Lawrence) son estupendas, temazos que evocan por momentos a la época dorada de Disney y te transportan directamente a los escenarios envueltos en números musicales diseñados para que volvamos a ellos una y otra vez, como los mejores villancicos. Esto, sumado a unas coreografías de primera, una creativa puesta en escena, un reparto entregadísimo y un suntuoso diseño de producción, la convierten en la producción navideña más cuidada de Netflix, además de una película de corte familiar más que ejemplar. Es cierto que la historia en sí no es nada del otro mundo y cae en bastantes clichés (qué película navideña no los tiene), pero lo compensa con creces gracias a las virtudes citadas, quedando muy por encima de la media y contagiando inevitablemente su sincero espíritu navideño. (Pedro J. García)

Amor de calendario (Netflix)

Emma Roberts y Luke Bracey son los protagonistas de la que ha sido la primera película romántica navideña con la que Netflix nos ha querido deleitar a los fans del género en esta recta final del 2020. Y vaya si ha cumplido su objetivo porque, desde su estreno el pasado 28 de noviembre, Amor de calendario (Holidate), ha hecho las delicias de los espectadores con una historia sin sorpresas pero de lo más simpática. Hablo de una cinta estadounidense que juega bien sus cartas centrando la escena en Sloane y Jackson, dos treintañeros solteros que deciden acompañarse mutuamente en los próximos festivos. Y ¡ejem, ejem! ya se sabe cómo acaban siempre este tipo de encuentros.

Amor de calendario es una de las grandes apuestas de Netflix en lo que a pelis navideñas se refiere, y no solo porque resulta entrañable y entretenida en estos tiempos tan complicados que nos han tocado vivir, sino porque demuestra que Emma Roberts podría ser la sucesora de su tía Julia en esto de las comedias románticas. Bajo mi punto de vista la actriz de 29 años logra dejar patente que su talento para la actuación le viene de familia.

He de añadir también que la estética de la película resulta muy cuidada por lo que en términos generales esta historia cumple lo que promete: es una comedia romántica muy efectiva que te sacará alguna que otra carcajada. Palabrita. (Paula Olvera)

Noelle (Disney+)

Cuando Disney+ llegó a España en marzo de 2020, lo hizo sin su primera película original navideña en el catálogo, Noelle. Esta se estrenó en noviembre de 2019 en Estados Unidos, y para cuando la plataforma aterrizaba en España ya no tenía mucho sentido añadirla como novedad, así que se la guardaron para estrenarla en la siguiente Navidad. Pues bien, yo me he portado bien y he esperado paciente todo este año para poder ver la película de forma legal, así que espero que Santa Claus me traiga lo que he pedido.

Protagonizada por Anna Kendrick y Bill Hader -dos actores que, hagan lo que hagan siempre me convencen-, y con la aparición estelar de la mítica Shirley MacLaine interpretando a una elfa cascarrabias, Noelle vendría a ser algo así como un cruce entre Elf y Encantada. En este cuento de hadas invernal, Kendrick interpreta a la hija de Santa Claus, Noelle Kringle, una joven optimista y de gran corazón que se conforma con hacer feliz a los demás mientras su hermano, Nick (Hader), debe seguir los pasos de su padre y convertirse en el nuevo Papá Noel, a pesar de que es ella quien desempeñaría mejor el trabajo. Cuando Nick desaparece justo antes de Nochebuena, Noelle debe emprender un viaje a Estados Unidos en su búsqueda para salvar la Navidad, viviendo un auténtico choque cultural fuera del Polo Norte.

Noelle recupera el espíritu de las películas en acción real de Disney en los 90 y 2000 con una comedia para toda la familia para ver sin exigencias. La historia es predecible y los efectos digitales son criminales, pero la simpatía de Anna Kendrick compensa sus carencias y no solo salva la película, sino que la eleva considerablemente. Reconozco que siento especial debilidad por ella, pero es que me fascina su capacidad para mejorar cualquier cosa en la que participa, por muy normalucha que pueda ser en un principio. Ese es el caso de Noelle, una película navideña/comedia romántica común y corriente que brilla gracias al carisma y la naturalidad de Kendrick, su Estrella Polar. (Pedro J. García)

¡Que suene la música! (Filmin, Movistar)

Si leemos su sinopsis o vemos su tráiler, nadie creería que se trata de una película navideña. Y quizás no lo sea a simple vista, pero sí tiene todos los elementos que la convierten en una apuesta perfecta para estas fechas: música, unidad, amistad y esperanza. Mucha esperanza.

La película está basada en la historia real del coro británico formado por un grupo de esposas casadas con militares como remedio de distracción ante la fatalidad constante que acecha sus vidas cuando sus maridos están de servicio en Afganistán. La idea comenzó en el año 2009 cuando a un par de esposas decidieron formar un coro que sirviera de apoyo a otras mujeres en la misma posición. Eran completamente amateurs pero alcanzaron tal notoriedad que se hizo un programa de televisión centrado en ellas y tuvieron un éxito musical titulado Wherever you are, siendo el single más vendido en la Navidad de 2011.

Kristin Scott Thomas lidera el reparto de mujeres que con sus voces y talentos transmiten la presión y soledad que rodea sus vidas, pero también el apoyo y la unión que encuentran a través del coro, transmitiendo ese espíritu navideño de amistad, amor familiar con mensaje de esperanza incluido. Es una apuesta diferente para estas fechas, una que huye de los clichés románticos y la nieve artificial, para emocionarnos con una historia de superación personal que logra tocarnos la patata. (Valeria Martinez)

Amadrinadas (Disney+)

Disney es un estudio que conoce perfectamente sus fórmulas y por eso las reproduce una y otra vez. Con Amadrinadas, también en Disney+, ofrece otra comedia navideña para todos los públicos que cuenta con una premisa muy similar (pero mucho) a Encantada, y por extensión a Noelle. Como Giselle (Amy Adams) y Noelle Kringle (Anna Kendrick), Eleanor (Jillian Bell) es una joven procedente de un reino de cuento de hadas que viaja al de los mortales para descubrir un mundo mucho más grande del que ella creía.

En su caso, en lugar de una princesa o la hija de Santa Claus, nos encontramos con una desastrosa aprendiz de hada madrina que se embarca en una misión para demostrar su valía a sus superioras, irrumpiendo en la vida de una desencantada madre trabajadora (Isla Fisher) cuya petición de ayuda cuando era pequeña fue ignorada. Como las películas mencionadas, Amadrinadas juega mucho (y la mayor parte del tiempo bien) con los enredos y malentendidos protagonizados por un pez fuera del agua como Eleanor, creando situaciones bastante divertidas en las que Bell brilla en su inocencia marciana.

Además de un cuento de hadas moderno, Amadrinadas también es una comedia romántica. Pero como viene siendo habitual en el Disney actual, la película rompe con los estereotipos y rechaza el “final feliz” de toda la vida en un desenlace que nos deja un acertado mensaje sobre el amor en sus múltiples y diversas facetas -algo parecido a lo que hizo Frozen hace unos años. Sí, sé que suena cursi y naíf (y que ya lo hemos visto varias veces), pero lo cierto es que funciona y le da a la película un empaque emocional mucho mayor, dejándote así con buen sabor de boca. En definitiva, Amadrinadas es otra película navideña inofensiva que compensa su naturaleza formulaica con el buen trabajo de sus actrices, su espíritu renovador y sus buenas intenciones. Y a nadie le amarga un dulce de vez en cuando. (Pedro J. García)

Dash & Lily (Netflix)

Sí, lo reconozco, he hecho trampa. Dash & Lily no es una película, pero aun así me ha parecido adecuado incluirla en esta lista por dos razones: porque es una propuesta navideña de streaming bastante original y resultona, y (aunque odie caer en este tópico) porque viendo todos sus episodios seguidos en un maratón es como si en realidad estuviéramos viendo una película dividida en ocho partes.

Películas navideñas hay miles, pero series en torno a estas fechas señaladas más bien pocas. Por eso Dash & Lily es una rara avis, una comedia romántica festiva (basada en la novela juvenil de David Levithan y Rachel Cohn) que reúne todas las convenciones del género en una historia que bien podría haber sido un largometraje, pero Netflix decidió contar en forma de serie. Con mejores resultados de lo que esperaba.

Lo bueno de ver algo sin expectativas es que es más fácil llevarse una sorpresa. Dash & Lily no es ninguna maravilla, pero engancha que da gusto y cumple su papel de pasatiempo ligero a las mil maravillas. Con una premisa bastante fantasiosa (dos adolescentes intercambian mensajes y retos en un cuaderno rojo a través de la ciudad de Nueva York) y un desarrollo de lo más inverosímil que pide constantemente suspender la incredulidad ante sus giros y casualidades, la serie corre el riesgo constante de caer en el despropósito. Pero afortunadamente lo evita gracias al encanto a raudales de sus personajes, al buen humor que transmite y a su visión irresistible de la Navidad en Nueva York. Con una voz similar a los relatos de John Green (Bajo la misma estrella) o Becky Albertalli (Con amor, Simon), esta comedia romántica young adult se convierte en una tontería dulce y agradable capaz de llenar de espíritu navideño al más Grinch. Personalmente, no me importaría reencontrarme con Dash y Lily en una segunda temporada el próximo año. (Pedro J. García)

Cambio de princesa (Netflix)

Tampoco hay que perder la oportunidad de ver Cambio de princesa, otra cinta que me dejó con una sonrisa de oreja a oreja. Si bien la secuela de esta historia, titulada (Re) cambio de princesa, se estrenó el pasado 16 de noviembre en Netflix yo recomiendo comenzar por la primera parte porque sencillamente cumple su propósito de hacernos pasar un buen rato.

Este montaje, dirigido por Mike Rohl y con guion escrito por Robin Bernheim y Megan Metzger, nos presenta a una repostera de Chicago llamada Stacy que descubre que guarda un increíble parecido físico con una futura soberana llamada Margaret Delacourt que se va a casar con el Príncipe Edward (Sam Palladio) al que apenas conoce, por lo que ambas traman un plan para hacerse pasar la una por la otra durante las Navidades. Y en este contexto se hace la magia ya que la pastelera se va enamorando del príncipe mientras que la futura princesa cae rendida ante el amigo de la primera, Kevin (Nick Sagar). ¿Qué pasará cuando ambas deban volver a sus vidas? Para conocer la respuesta te emplazo a que sintonices la cinta en Netflix.

Más allá de que Cambio de princesa me parece una película navideña con mucho encanto, quiero destacar además que esta película te atrapa especialmente por el trabajo de Vanessa Hudgens. Y es que la actriz que tiempo atrás nos cautivó con la saga High School Musical se erige como la doble protagonista de una comedia romántica amable y muy dulce. Una historia cuyo desenlace se torna predecible pero que a la vez reafirma que la fórmula aún funciona. (Paula Olvera)

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente