Las medias botellas, la clave para iniciarse en el mundo del vino

Visto desde fuera, asusta. Cuando uno se acerca al mundo del vino sin conocer nada corre el riesgo de perderse entre miles y miles de referencias, denominaciones de origen de las que nunca había oído hablar o normas, rituales y lenguaje extraños. Por eso, es de aplaudir que haya iniciativas como la de WINEbie, un club de vinos ‘online’ diferente, orientado a un púnblico joven y que juega con medias botellas para intentar captar adeptos para este fascinante mundo. En concreto, cuatro medias botellas que llegan en los primeros 10 días del mes y que sirven de pasaporte para adentrarse en un territorio arduo, pero muy agradecido… El precio de suscripción depende del periodo contratado: desde los 32,90€, si el miembro permanece solo un mes a los 25,90€ por cada periodo de 30 días para suscripciones de un año.

El encanto de las medias botellas.

“WINEbie está dirigido a aquellas personas que les gusta el vino, pero no entienden de vino.
Queremos re-encantar a la gente joven para que vuelva aconsumir vino en distintas ocasiones en el día a día, siempre con responsabilidad”, explican desde el club. La pregunta es, ¿por qué medias botellas? ¿Qué aportan que pueda favorecer el acercamiento al mundo del vino de un novato? “Este tamaño tiene varias características muy atractivas para nuestros clientes: Es un formato ideal si estas solo o a tu pareja le apetece beber otra cosa. Puedes probar diferentes tipos de vinos sin el miedo de pagar un alto precio y de que no te guste
el vino en cuestión. Además, no tiene desperdicio, en tres o cuatro copas puedes beberte
una botella. Esto permite que se consuma en cualquier momento evitando que el descorche
quede relegado solo a ocasiones especiales. Además, con esto evitamos guardar lo que sobre de vino con el miedo de que pueda estropearse”, cuentan desde WINEbie, que ha encontrado cerca de 400 referencias en este formato.

Cada mes, cuatro sorpresas.

Lo bueno de WINEbie es que cada pack va acompañado de fichas didácticas que ofrecen información útil y clara sobre los distintos vinos. Las temáticas varían a lo largo del año: “Hay desde propuestas tipo ‘vinos del nivel del mar vs. vinos de alta montaña’,  a ‘vinos para el verano, pasando por ‘Rioja vs, Ribera”. Los enólogos de WINEbie, Rocío García Francoy y Simbad Romero y, puesto que el coste se mantiene estable, los vinos son siempre de una calidad similar y, eso sí, únicamente nacionales.

Pero no todo queda al libre albedrío de los enólogos: “Los meses pares son los suscriptores los que eligen los vinos que quieren recibir en base a los vinos que recibieron justo el mesanterior. Los meses impares son nuestros enólogos los que realizan la selección sorprendiendo al suscriptor con los vinos, ya que éste, hasta que no los recibe no sabe qué vinos va a recibir. La idea es sorprender en el primer mes y que el segundo mes sea de disfrute, eligiendo los vinos el propio suscriptor”, puntualizan.

Una manera divertida de iniciarse en el mundo del vino.

¿Un ejemplo de envío? “Va a depender claramente de la época del año y la temática que nuestros enólogos escojan para esa fecha. Por ejemplo, ahora en verano hemos escogido cuatro blancos de diferentes uvas y zonas de España (moscatel, palomina fino, chardonnay y gewürztraminer). El objetivo es que el suscriptor amplíe su abanico de preferencias
fuera de los clásicos, que se abra a experimentar y catar nuevos vinos que normalmente no suele pedir en un restaurante o comprar en tienda”. Por supuesto, no falta la parte “social”: “Empleamos las redes sociales para ofrecer información didáctica sobre diferentes temas alrededor del vino. Queremos que nuestros seguidores también aprendan más sobre este mundo, del mismo modo que hacen nuestros suscriptores”. Los clubes de vinos cambian el traje de corbata por una camisa hawaiana. Ya era hora.