Las hijas de Andrea Legarreta y Erik Rubín tendrán lo que a muchos les cuesta años conseguir: su propia serie

(Getty Images)

POR | Ericka Rodríguez-. La pareja conformada por Andrea Legarreta y Erik Rubín no deja pasar ninguna oportunidad para darse y dar a conocer a sus hijas. Alfombras rojas, presentaciones, comerciales o conciertos a los que acuden van acompañados por Mía y Nina, quienes cuentan con 15 y 13 años, respectivamente; aunque desde que nacieron están bajo el ojo público.

El par de adolescentes ya debutó con pequeñas participaciones en el cine y la televisión, sin embargo, Erik dio a conocer que el año que entra protagonizarán su propia serie. Lo que a muchas actrices y actores les cuesta años de trabajo, castings y proyectos para demostrar las tablas que han adquirido, a las pequeñas Rubín Legarreta les llegará sin pedir nada a cambio

“Tenemos una serie en puerta, yo creo que saldrá en un año… Estamos armando todo el numerito con Endemol, estamos buscando la historia correcta. Tenemos cuatro guiones muy interesantes, tenemos que decidirnos por uno. Estamos leyendo Andrea y yo, Andrea también está co-produciendo conmigo”, anunció Erik Rubín, quien no descartó aparecer en pantalla junto a Legarreta. “La gente de Endemol nos lo está pidiendo, yo creo que es muy factible que en algún momento entremos haciendo algo especial”. 

Mía y Nina tienen una corta carrera, pero los proyectos en los que han aparecido son grandes. A los 10 años, Mía hizo su debut en el teatro, en la versión mexicana del clásico de Broadway, “Anita la huerfanita”, donde compartió créditos con Regina Orozco, Kika Edgar, Lisardo y Mariana Treviño. “Annie” se llevó los aplausos de todos los colegas de sus padres. Y en la obra también entró a debutar la pequeña Nina con el papel de “Kate”. 

En el mismo 2015, Mía debutó en el cine, en la cinta “Túnel 19”. “Es un nuevo sueño que se cumple y estoy muy feliz de que “Piti” (Pitipol Ibarra) me haya dado esta oportunidad que yo también había deseado en algún tiempo, hacer una peli”, declaraba Mía.

Para 2017 formó parte de la película romántica “El que busca encuentra” junto a Ana Brenda Contreras y Claudio Lafarga, y más tarde dio vida al personaje infantil de la primera actriz Silvia Pinal en su bioserie “Silvia Pinal frente a ti”. 

Por su parte, Nina, debutó en el cine solo un año después que su hermana y bajo la producción de Manolo Caro. “La vida inmoral de la pareja ideal” fue estelarizada por Cecilia Suárez y Manuel García-Rulfo, además de contar con la participación de la actriz española Paz Vega. Pese a estar poco tiempo en cartelera, es una de las cintas que se pueden visualizar en Netflix

En 2018 las hermanas Rubín Legarreta prestaron sus voces para el proyecto de Disney “Fancy Nancy Clancy”, una serie animada sobre las aventuras de una niña de 6 años. 

Y el último de los proyectos donde apareció Nina fue la película “Mamá se fue de Viaje”, junto a su mamá, Andrea Legarreta. 

Parece que las herederas de Erik y Andrea no son muy conscientes de las puertas que abren cada tanto sus padres para colocarlas en algún proyecto de renombre, sin embargo, ya se alistan para ser el centro de atención al trabajar con la cadena Endemol, quien ha puesto en las pantallas series como “Big Brother”, “Operación Triunfo” y “El Bar Provoca”, solamente en México, pues tienen presencia en 23 países del mundo. 

Bajo las diversas oportunidades y privilegios, incluidos los viajes que realizan en familia alrededor del mundo, las jóvenes Mía y Nina tendrán su serie, pero ¿será que están preparadas para tanto en tan poco tiempo?

En tanto y en medio de esta cuarentena la familia sufrió por no poder celebrar los quince años de Mía y el aniversario de bodas de Andrea y Erik. “Estaba llorando. Su escuela, sus amigos, el poder salir y más en una fecha tan especial… Nosotros íbamos a celebrar viajando, pero es un viaje que se pospone”, dijo Rubín, quien celebra, pero más impulsa cada paso de sus adolescentes hijas. 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Eduardo Santamarina se confiesa y revela lo que vivió cuando el alcoholismo lo llevó a tocar fondo

Yuri y la "tabla de salvación" que no necesita pero la seduce: el reguetón