Las dos despedidas no pronunciadas del príncipe Harry

·5 min de lectura
DUSSELDORF, GERMANY - SEPTEMBER 06: Príncipe Harry, Duke of Sussex attends a press conference at the Merkur Spiel Arena during the Invictus Games Dusseldorf 2023 - One Year To Go launch event on September 06, 2022 in Dusseldorf, Germany. The Invictus Games will be held in Germany for the first time in September 2023. (Photo by Karwai Tang/WireImage)
El príncipe Harry ha sufrido mucho las dos grandes pérdidas de su vida (Photo by Karwai Tang/WireImage)

El príncipe Harry me ha emocionado con su carta de despedida a la reina Isabel II que, para él, era su querida abuela. Desde que el hijo de Diana de Gales decidió desvincularse de la institución monárquica con el llamado ‘Megxit’ parece que la gente crea que ni siente ni padece.

Me atrevería a decir que el príncipe Harry es uno de los miembros de la familia real británica que más ha sufrido desde pequeño y, a día de hoy, lo sigue haciendo. Harry ha pasado por mucho desde pequeño siendo ‘el segundón’ rebelde del que todos se reían.

Mientras William siempre se comportaba sabiendo la responsabilidad que conllevaba el trono y siendo educado para ello, Harry era a ojos del público y la prensa el niño travieso, pelirrojo y gamberro con el que reírse.

Esto no cambió en su adolescencia cuando, tras perder a su madre en un trágico accidente de coche, Harry tuvo metidas de pata de las grandes que, encima, quedaron retratadas en la prensa amarilla inglesa.

Al marido de Meghan Markle le hemos visto disfrazado de nazi, le hemos visto desnudo abrazado a una chica también sin ropa en una desfasada fiesta y en un sinfín de remilgos más que parecían la vergüenza de la estricta y seria familia real.

Pero, precisamente por ese acoso y derribo público con el que Harry ha crecido (le pincharon el teléfono, pidieron el historial médico de su novia de adolescencia etc.), es el que más ha sufrido. Y eso no es nada comparado con las dos grandes despedidas de su vida que no pudo pronunciar.

Como todo sabemos Lady Di falleció en un accidente de coche el 31 de agosto de 1997, su hijo menor, Harry, solo tenía 12 años. Como él mismo contó en su documental “The Me You Can’t See” (Lo que no ves de mí), se tiró a las drogas y al alcohol luchando para lidiar con el mayor de sus dolores.

Harry sufría fuertes ataques de pánico y necesitaba ‘apagar’ ese dolor: "Estaba dispuesto a beber, estaba dispuesto a tomar drogas, estaba dispuesto a intentar hacer las cosas que me hacían sentir menos. Poco a poco me fui dando cuenta de que, vale, no bebía de lunes a viernes, pero probablemente me bebería el equivalente a una semana en un día, un viernes o un sábado por la noche. Y me daba cuenta de que bebía, no porque lo disfrutara, sino porque intentaba enmascarar algo”.

Diana, Princess Of Wales (1961 - 1997) carrying her son, Prince Harry, at a photocall during their summer holiday at the Spanish Royal Palace of La Almudaina, just outside Palma, Majorca, Spain, 8th August 1987. (Photo by Tim Graham Photo Library via Getty Images)
Harry era muy amado por Lady Di y su muerte le dejó destrozado. (Photo by Tim Graham Photo Library via Getty Images)
NEW YORK - JANUARY 13:  Copies of the New York Post lie on display at a newstand featuring a
Una de sus grandes polémicas fue disfrazarse de Nazi para una fiesta (Photo by Stephen Chernin/Getty Images)

Diana murió en París y ni Harry ni su hermano pudieron decirle adiós. Ahora Harry se encuentra con una nueva despedida no pronunciada al morir su abuela Isabel II pero la situación es distinta por varios motivos.

El primero es que lo de la reina era ley de vida, a sus 96 años se ha ido en paz. Pero mientras que lo de Lady Di fue inesperado y no hubo despedida posible, en esta ocasión Harry sí podía haberse despedido y declinó la invitación de su abuela para ir a Balmoral unos días antes de que muriera.

Harry y Meghan estaban en Europa y, cuando él voló desde Alemania y llegó al aeropuerto cercano a Balmoral, hacía una hora que se había anunciado la muerte de su “abuelita”, como él la llama.

La culpa o el arrepentimiento que Harry podría estar sintiendo en este momento por no haberla ido a visitar cuando le invitó son inmensurables. Es la segunda vez que la vida de un ser querido se escapa ante sus ojos sin poder decir adiós mientras que el resto de su familia sí pudo hacerlo y lo hizo.

Ahora, tras el fallecimiento de Isabel II, al príncipe solo le queda escribirle una carta abierta que ‘Semana’ ha traducido y que muestra el cariño que Harry le tenía a la reina (igual que se lo tuvo a su abuelo, el duque de Edimburgo).

La carta reza: “Al celebrar la vida de mi abuela, Su Majestad la Reina, y al llorar su pérdida, todos recordamos la brújula que fue para tantos en su compromiso con el servicio y el deber. Fue admirada y respetada en todo el mundo. Su gracia y dignidad inquebrantables se mantuvieron fieles a lo largo de su vida y ahora su legado eterno. Hagámonos eco de las palabras que pronunció tras el fallecimiento de su marido, el príncipe Felipe, palabras que ahora pueden brindarnos consuelo a todos nosotros: ‘La vida, por supuesto, consiste en despedidas finales, así como en primeros encuentros’.”

Y sigue: “Abuelita, si bien esta despedida final nos trae una gran tristeza, estaré eternamente agradecido por todos nuestros primeros encuentros, desde mis primeros recuerdos de la infancia contigo, hasta conocerte por primera vez como mi Comandante en Jefe, hasta el primer momento en que conociste a mi querida esposa y abrazaste a tus amados bisnietos. Aprecio estos momentos compartidos contigo y muchos otros momentos especiales. Ya se te echa mucho de menos, no solo nosotros, sino todo el mundo. Y en lo que respecta a las primeras reuniones, ahora honramos a mi padre en su nuevo papel como rey Carlos III. Gracias por su compromiso de servicio. Gracias por tus buenos consejos. Gracias por tu sonrisa contagiosa. Nosotros también sonreímos al saber que tú y el abuelo estáis reunidos ahora, y ambos juntos en paz.”

No quisiera estar en la piel de Harry que no solo ha perdido a una madre y una abuela sino que ahora lucha para que su propia familia consiga aceptar a su esposa, Meghan Markle, que estaba visiblemente nerviosa durante el acto de luto de la monarca cuando tuvieron que estar junto a William y Kate Middleton.

Te puede interesar...

¿Cuándo murió Lady Di?

La princesa Diana de Gales (Lady Di) falleció el 31 de agosto de 1997 en un accidente de tráfico en París a los 36 años de edad.