Las confesiones de José Ramón Fernández en una entrevista a sí mismo que lo conmovió hasta las lágrimas

POR Ericka Rodríguez.

"¿Algún día te imaginaste que un día tú mismo te ibas a entrevistar?"... La respuesta de José Ramón Fernández fue un no, pero para la televisión no hay imposibles y en una entrevista histórica, el comentarista deportivo indagó en la vida del propio José Ramón Fernández, para la cadena ESPN. 

José Ramón Fernández. (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO.COM)

Resultó curioso ver al experimentado periodista sentado frente a sí mismo al más puro estilo del fallecido Juan Gabriel, quien lo hizo en 2014 cuando anunció que estaba listo para reencontrarse con su público después de sobreponerse a graves problemas de salud que lo llevaron al hospital.

Ambas entrevistas destacan por conseguir, para el público, confesiones muy íntimas de los protagonistas, pero un detalle de lo ocurrido con Fernández supera lo hecho por Juanga. Y es que en la entrevista de 'El Divo de Juárez', se pudo distinguir entre personalidad como artista de su esencia como ser humano. De hecho, la entrevista la condujo Alberto Aguilera Valadez, nombre real del cantante. 

Pero en el caso de José Ramón Fernández no hubo nombres artísticos ni alter ego para protegerse, fue del periodista al periodista. Quizá por eso, después de décadas en televisión en las que siempre mostró ser un hombre tan apasionado por su trabajo como enérgico, finalmente conocimos su lado más vulnerable. 

La edición logra una charla fluida en la que José Ramón poco a poco abre de capa a su entrevistado, quien con su fama y trayectoria pudo haber evitado exponerse, y sin embargo llegó al punto de conmoverse demasiado.

LEE también | Fisicoculturista birmano sigue levantando pesas a los 91 años

Sobre su trayectoria previa a TV Azteca, en Imevisión comentó que vivió la censura en carne propia. "Llegó un director general del entonces Imevisión a decirme con un periódico, 'mira, 'Las Águilas lloran', creen que tú compraste al árbitro'... y se vengaron de mí. Me quitaron la acreditación de Italia 90, más venganza que esa...", recordó.

Es por todos sabido su afición por los Pumas de la Universidad y por el Real Madrid, pero si algo caracteriza al comentarista es su aversión hacia el equipo de las Águilas del América de Emilio Azcárraga, presidente de Grupo Televisa. Por eso no sorprende cuando asegura que la televisora decide cuál es la Selección Mexicana que representa al país en el extranjero.

"La deforman, es la Selección que Televisa quiere que vaya al mundial, ayuda a formarla, y pone a los técnicos o los hombres adecuados para que la formen y deciden qué equipo quieren", comentó.

Cuando parecía que su autoentrevista sería indulgente, Fernández se cuestionó sobre si realmente era un "ogro" como directivo en la televisora del Ajusco, como muchos de sus colaboradores llegaron a señalarlo.

"Yo trataba muy bien a la gente, era exigente, que es diferente. Les pedía honestidad, estudiar, dedicarse siempre, estar atentos, no ser envidiosos, no ser 'yo solo', no competir con el compañero, sino con el de enfrente (Refiriéndose a Televisa) A veces levantaba la voz, pero no más allá", estableció.

"Jamás en 34 años despedí a una persona, no me atreví a despedir gente. Me molestaba mucho la deslealtad. Yo concibo la lealtad como algo fundamental, es un símbolo para mí, es clave ser leal con tu empresa, con tus compañeros", justificó. 

Sin embargo, luego explicó el peso que durante décadas cargó. "Los que estaban abajo de mí no sentían la presión que yo sentía; los golpes grandes cuando sonaba el teléfono directamente de la presidencia, o del director general, todo era contra mí, yo respondía por toda esa gente. Ellos solamente preguntaban 'a qué partido voy, dónde están mis viáticos y mi boleto de avión'".

Fue evidente la honestidad al responder, pero se comprobó cuando la entrevista tocó la temática personal, sobre su relación con sus 4 hijos. Confesó que los mayores no le perdonan que no estuvo con ellos en celebraciones como la Navidad, por lo que a la distancia dijo que cambiaría "el que no haya estado con ellos en sus momentos difíciles. Más cercanía con ellos, estrechar más la relación, estar más con ellos en momentos claves, decisivos".

LEE también | Luchadora de MMA inmoviliza a un exhibicionista que le estaba acosando: “Debí golpearlo más”

Y es que aunque resolvió que en la vida "de periodista y de televisión tienes pocos amigos", para José Ramón su trabajo fue prioridad. "A mí me absorbió el trabajo".

Sin embargo, con una hija pequeña, confesó que pese a la experiencia con sus hijos mayores, cuando se trataba de fomentar su cercanía familiar, no ocurrió porque "no sé descansar, siempre he trabajado; soy un profesional".

Su punto más vulnerable, como si fuera una entrevista para revista del corazón, quedó descubierto cuando le mostraron una composición con fotos de sus cuatro hijos, pero aunque su deseo es que lo "acompañen hasta el final, juntos", parece que no ha sido posible.

"No se ha dado esa foto. Los mayores no me perdonan que me haya separado de su madre; mi pequeña es muy pequeñita para decirles a ellos 'soy igual que ustedes'. Los cuatro son excelentes, ojalá esa foto sea realidad", confesó Fernández.

No es de extrañarse que en los comentarios que recopiló la entrevista haya quienes confesaron conmoverse hasta tener "la piel chinita", pero eso sí, la mayoría celebra la carrera y profesionalismo de Fernández, porque muy a su estilo, ha dejado huella en el periodismo deportivo en México.