Las actrices mayores de 40 años ya no son el adorno secundario de las series

Recientemente me enorgullecía virtualmente de los nuevos guiones televisivos que apuestan por las relaciones de amistad entre mujeres. Aunque soy consciente de que todavía queda mucho camino por recorrer, televisivamente hablando, creo que uno de los mayores logros que hemos conseguido hasta la fecha es que las actrices mayores de 40 años hayan pasado de adornar las historias a protagonizarlas.

Hace años era impensable que las mujeres mayores de 40 lideraran las principales ficciones de la temporada, de hecho, la industria del entretenimiento se ha pasado décadas apostando por personajes masculinos en detrimento de narrar historias centradas en los personajes del sexo opuesto. Pero esta tendencia se ha dado de bruces y actualmente varios de los papeles más interesantes de la pequeña pantalla han recaído en actrices de cuatro décadas que están relacionadas con el salto de calidad que ha dado la televisión en los últimos años.

Candela Peña en Hierro (©Movistar+)

Hasta hace muy poco, la industria se iba cerrando a las actrices maduras cuando rebasaban cierta edad, y mientras que éstas debían enfrentarse a un nuevo panorama profesional de escasas oportunidades, las jóvenes promesas eran recibidas con los brazos abiertos. Así lo reafirmó el estudio Presencia de la mujer en las producciones españolas de ficción difundidas en televisión y salas de cine de España durante el periodo 2014-2016 presentado por la Unión de Actores y Actrices y la Sociedad de gestión de Artistas e Intérpretes AISGE: “Las actrices con papeles principales y secundarios cuya edad supera los 45 años representan en torno al 39% de ambos tipos de personaje, lo que implica que sus compañeros actores de misma edad las superan en veinte puntos porcentuales, o lo que es igual, que por cada papel femenino de esta tipología haya una media de 1,56 papeles masculinos.

Obviando casos puntuales, que antaño arriesgaron a la hora de contar con una (o varias) mujeres maduras al frente de la narración, como Anatomía de Grey, Mujeres desesperadas, The Good Wife y aquí en España Cuéntame cómo pasó con la veterana Ana Duato, las generaciones de los ochenta y noventa hemos crecido sin referentes femeninos, protagonistas y pasados los 40, claros. Porque las actrices que superaban dicha edad quedaban relegadas al papel secundario de madre, profesora o abuela mientras que los actores masculinos podían seguir interpretando a galanes protagonistas hasta bien entrada la tercera edad.

(©RTVE)

En los tiempos que corren las actrices que sobrepasan la barrera de los 40 años no están condenadas a morir televisivamente, más bien todo lo contrario. Y si no que se lo digan a Candela Peña que ha triunfado con la serie de Movistar+ Hierro gracias a su rol de la jueza Candela Montes, un personaje profundamente complejo que da sentido a este drama creado por Pepe Coira y Alfonso Blanco. La actriz, ganadora de tres premios Goya, parecía desterrada de este medio desde su aparición en un episodio de Web Therapy en 2016 y su trabajo en Mar de dudas en 1995. Pero la intérprete de 46 años ha tenido la oportunidad de reinventarse televisivamente gracias a la plataforma de pago.

Esta tendencia también está en alza en la televisión en abierto. El ejemplo más claro es Señoras del (h) AMPA que vuelve a tener perfume de mujer: Malena Alterio, Toni Acosta, Mamen García y Nuria Herrero son las encargadas de liderar el reparto de esta ficción de Telecinco que renovó por una segunda temporada antes incluso del estreno de la primera tanda, lo que demuestra la confianza de Mediaset en esta especie de heroínas de barrio que encabezan una de las historias más originales y rompedoras de la temporada.

(©Mediaset)

Y ojo porque a sus 54 años Belén Rueda promete seguir la estela en la cadena de Fuencarral liderando el reparto de la serie Madres, una historia hecha y protagonizada por mujeres maduras con infinitos matices.

Como podemos comprobar, en España estamos despertando del letargo y explorando tímidamente las infinitas posibilidades que ofrecen las series protagonizadas por mujeres mayores de 40 años. De alguna manera, nos estamos contagiando de un fenómeno que fuera de nuestras fronteras ya triunfa porque el sexo, y especialmente la edad, no condiciona la calidad de las series. Aquí es donde entra en juego Big Little Lies, que ha situado al frente a varios pesos pesados de la interpretación como Reese Whitherspoon, de 43 años, así como Nicole Kidman y Laura Dern, ambas de 52 años. Y el resultado ha sido grandioso, a pesar de que la segunda temporada que ha contado con una incombustible Meryl Streep nos ha resultado un tanto forzada.

(©HBO)

Como digo, Big Little Lies es el título más claro, pero no el único. Porque ahí está la actriz de 44 años Amy Adams encabezando Heridas abiertas en HBO. Y echando también un pulso a las propuestas del pasado nos topamos con Gillian Anderson. La actriz de 50 asume el rol de la terapeuta sexual Jean Milburn en Sex Education.

En el caso de Jane Fonda y Lily Tomlin también se negaron a ser invisibles gracias a Grace y Frankie demostrando que todavía tienen mucho tirón a pesar de haber superado la barrera de los setenta y tantos.

Y, por supuesto, quería hacer una mención especial a Ryan Murphy, uno de los creadores que, por norma general, convierte a las mujeres maduras en el eje central de la historia. En American Crime Story ha valorado el trabajo de la actriz de 44 años Sarah Paulson. Y en Freud, estrenada en 2017, dos de las protagonistas, Jessica Lange y Susan Sarandon, superan los 70 años.

Las series actuales no sólo muestran la variedad de protagonistas femeninas, sino que la presencia de actrices que superan la temida barrera de los 40 años se ha hecho muy común en los últimos tiempos. Porque la diversión y las experiencias no se terminan llegada una edad. Porque el ciclo continúa y ninguna mujer pasados los 40 se convierte en el florero de la vida de otro. Al menos no en la vida real, aunque la televisión de otras décadas se empeñara en vendernos lo contrario. Cada uno, a su edad, es protagonista de su vida,y si vamos a reflejar historias, pues entonces que representan la pura verdad.

Para seguir leyendo:

La hermandad entre mujeres es el nuevo must de las series

El drama de Big Little Lies: apartaron a la directora para darle lugar al hombre detrás de la primera temporada