Las 3 nuevas intoxicaciones que nos amenazan y que preocupan (mucho) a los expertos

Los ‘electrosensibles’ y los menores, sus principales preocupaciones

La electrosensibilidad se relaciona con los campos electromagnéticos y las conexiones inalámbricas. (Getty)

Además del aumento de menores en urgencias tras ingerir alcohol, drogas o medicamentos no preescritos, los especialistas están moscas por el auge de un extraño síndrome neurológico semidesconocido que repele las wifis; parece un chiste pero es muy serio. Te lo contamos.

Cada vez es menor la edad de inicio en el consumo de alcohol. (Foto: Getty)

Vivimos en una cultura permisiva en la que no pasa nada por dejarse llevar por la llamadas ‘drogas blandas’ (entre las que están la nicotina y la cafeína), pero el peligro nos acecha , a todos y por todos lados, y no somos capaces de verlo. Por eso los especialistas en salud han hecho público un ranking de ‘sustancias’ extremadamente nocivas. Aquí las tienes:

La sensibilidad electromagnética

Es una enfermedad que surge en las sociedades desarrolladas, y aunque de momento se trata de un fenómeno poco conocido por el público, y por los propios médicos en general, cada vez se están dando más casos.

Esta patología está provocada por la exposición a campos electromagnéticos, que generan un conjunto de síntomas como dolor de cabeza, mareos, náuseas y malestar general. “Es un tema novedoso, como efecto adverso del medio ambiente que perjudica la salud de algunas personas sensibles a sus efectos”, explica el Dr. Santiago Nogué, responsable del Área de Toxicología Clínica en el Servicio de Urgencias del Hospital Cliníc de Barcelona.

No es una enfermedad imaginaria ni un trastorno meramente psicológico, ser eléctricamente sensible significa poseer un conjunto de síntomas (dolor de cabeza, cansancio crónico, dificultad para dormir…) que se activan o se intensifican al encontrarse cerca de aparatos eléctricos, transformadores, antenas de telefonía móvil y/u otras fuentes de radiaciones.

Sin embargo, la persona afectada no aparenta tener problema alguno mientras no se exponga a los campos eléctricos. Toda enfermedad recurrente que sea producida por radiaciones, y que disminuya o desaparezca cuando uno se aleja de la fuente que los genera, constituye un caso de hipersensibilidad electromagnética.

También llamado ‘Síndrome del Microondas’ afecta sobretodo a personas con el sistema inmunitario debilitado, o en fase dedesarrollo (ancianos, enfermos, niños…) aunque cualquier persona sana puede llegar a padecerlo si su exposición a las radiaciones se hace intensa y prolongada.

Insomnio, cansancio o irritabilidad son algunas de las señales de alarma, y aunque no es mortal, puede generar enfermedades como el cáncer y provocar diversos trastornos neurológicos en caso de no reducirse la exposición. De hecho ya se conocen casos muy dramáticos de electrosensibilidad o “alergia al wifi” como el de esta adolescente británica e incluso bajas laborales por incapacidad total debido a los efectos secundarios de las ondas electromagnéticas.

Los cannabinoides sintéticos

Por otro lado, la introducción en España de los cannabinoides sintéticos ha sido una de las razones por las que este tema ha cobrado relevancia entre expertos como el Dr. Miguel Galicia, también del servicio de Urgencias del Hospital Clínic de Barcelona.

Los efectos de los cannabinoides sintéticos, productos de síntesis química que imitan al cannabis natural, son aún más potentes que éste. Así, el Dr. Nogué advierte: “esta droga está empezando a inundar EEUU y el norte de Europa, y ya se puede adquirir en España a través de Internet, por lo que es importante conocer sus síntomas y la problemática que conlleva su consumo”.

Los cannabinoides sintéticos se refieren a un número creciente de compuestos químicos artificiales que alteran la mente, que se rosean sobre material vegetal seco o desmenuzado, para ser fumado (como incienso herbal). También pueden ser vendidos en forma líquida para ser vaporizados e innalados en cigarrillos electrónicos y otros aparatos (inciensos líquidos).

Los médicos advierten de que el uso ‘medicinal’ de la Marihuana está provocando muchas adicciones y una gran confusión. (Foto: Pinterest)

Estos químicos son llamados cannabinoides porque pertenecen a la familia de compuestos químicos encontrados en la planta de marihuana. Debido a esta similitud, los cannabinoides sintéticos algunas veces son llamados, engañosamente, “marihuana sintética” o “fake weed” , y se presentan como alternativas legales y “no peligrosos” de la marihuana. Pero de hecho, pueden afectar el cerebro mucho más potentemente que la marihuana; los efectos verdaderos pueden ser impredecibles y en algunos casos, severos o hasta fatales.

Y es que nuestro país es uno de los principales consumidores de cannabis de Europa, por lo que su versión artificial, también conocida como “Spice”, puede atraer a los jóvenes que quieran experimentar con nuevas drogas o drogas más potentes que las habituales. Se pueden encontrar cientos de marcas distintas como “Joker”, “Black Mamba”, “Kush” y “Kronic”.

Menores bebedores

El tercer tema a destacar es la evaluación toxicológica del menor de edad, ya que “cada vez con mayor frecuencia los profesionales de urgencias encuentran presencia de alcohol, drogas o medicamentos no prescritos por los médicos en los análisis de sangre, orina o pelo de menores de edad, lo que supone una alerta muy importante, ya que los niños no pueden tener alcance a estas sustancias” apunta el Dr. Nogué.

La edad de inicio de consumo de alcohol, tabaco y cannabis es de 13 años, tal y como revelan las últimas encuestas elaboradas por la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, un hecho que pone de manifiesto la necesidad de información y formación sobre estas sustancias y su adecuada actuación a los profesionales que tienen contacto con los menores que acuden a los servicios de urgencias por intoxicación.

También te puede interesar:

El auto-test (solo te tomará 5 minutos) de la reina Letizia para luchar contra el cáncer

Los menores cada vez beben más, ¿de quién es la culpa?