Las 2 condiciones que deben cumplir los medicamentos online

Pastillas para perder peso, contra la impotencia sexual o para ganar músculo. Son los superventas de Internet, pero ¡cuidado! Esto es lo que tienes que saber para que no te den gato por liebre

¿Sabes distinguir un medicamento auténtico de un fármaco falsificado? Los farmacéuticos madrileños recuerdan que sólo se pueden adquirir en Internet fármacos sin receta. En otras palabras, en ningún caso se podrá vender ningún medicamento que necesite receta médica.

En los últimos años se ha triplicado la venta de medicamentos por Internet, no es extraño porque las pastillas contra la obesidad, la impotencia sexual y los anabolizantes son los medicamentos online más demandados entre hombres y mujeres de todas las edades.

Sin embargo, la venta ilegal de medicamentos en Internet también ha crecido a la misma velocidad (¡o más rápido aún!); según datos de la Agencia Española del Medicamento, en 2016 se retiraron más de 800 anuncios de medicamentos ilegales.

Esto supone un grave riesgo para la para la salud pública y es un problema cada vez más presente y extendido, según las autoridades sanitarias españolas y mundiales.

Con el fin de alertar y concienciar a la población sobre los riesgos de comprar medicamentos en sitios en Internet que no sean farmacias autorizadas, el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) ha puesto en marcha la campaña ‘No compres medicamentos a ciegas en Internet’.

¿El Objetivo? Recalcar (una vez más) que la venta online de medicamentos en España está reservada de forma exclusiva a las farmacias autorizadas que estén identificadas con el logotipo común europeo de verificación legal y que sólo se pueden adquirir en Internet fármacos sin receta. Si no se cumplen estas dos condiciones, la venta online de medicamentos es ilegal además de muy peligrosa, según subraya el COFM.

Toda farmacia que realice la venta legal deberá exhibir claramente el logotipo de verificación legal.

Los farmacéuticos recuerdan que el usuario es el eslabón más vulnerable de la cadena, porque no tiene posibilidad de distinguir un medicamento auténtico de una falsificación fuera del canal legal de distribución y dispensación farmacéutica, donde hasta ahora no se han detectado falsificados.

De hecho, más de la mitad de los medicamentos comprados por Internet que ocultan su verdadera dirección son falsificadas, según la Organización Mundial de la Salud, y las posibilidades de que un internauta sea engañado en sus compras de fármacos es cercana al 90 por ciento, según datos de la Central Humanitaria Médico-Farmacéutica.

Las cifras que mueve el tráfico de medicamentos falsos son crecientes en el mundo y también en España. Además de la amenaza que supone para la salud pública, ya que no solo pueden contener principios activos falsos y adulterados, dosis inadecuadas o sustancias peligrosas que pueden generar resistencias medicamentosas, discapacidad e incluso la muerte, su impacto económico es millonario.

Lo más habitual es que estos medicamentos falsos causen reacciones graves o mortales debido a la utilización de principios activos o excipientes no declarados y extremadamente peligrosos para personas alérgicas, intolerantes o polimedicadas. Además, debido a la ausencia de garantías sanitarias, puede que el medicamento esté contaminado o adulterado con sustancias tóxicas.

Las farmacias son los únicos centros autorizados para dispensar medicamentos con todas las garantías sanitarias y legales dentro y fuera de Internet.

Ya se han registrado 100.0000 muertes por ingesta de medicamentos falsificados. Y según datos de la última operación Pangea X, en la que colaboran distintos organismos mundiales bajo la coordinación de Interpol a nivel mundial y en la que participa la Guardia Civil, la Benemérita intervino cerca de 4,5 millones de dosis de medicamentos falsificados, entre los que destacan potenciadores de la función sexual y de masa muscular. Fruto de esta operación es la comunicación a Interpol de 88 direcciones de páginas web y anuncios donde se publicitan, ofertan o distribuyen ilegalmente medicamentos.

Los medicamentos ilegales son aquellos productos que, por su composición o indicaciones, se consideran verdaderos medicamentos pero no se han sometido a los procedimientos legales para que se pueda verificar y autorizar su uso. Constituyen un riesgo para la salud pues ni su eficacia ni sus efectos han sido confirmados por las autoridades sanitarias.

Por su parte, los medicamentos falsificados son aquellos que se presentan de forma engañosa, intentan imitar a otros medicamentos legales cuando en realidad no lo son y tratan de comercializarse como fármacos autorizados. Son igualmente productos ilegales.

CÓMO SABER SI UN MEDICAMENTO ES LEGAL O FALSIFICADO:

Si la web que lo ofrece:
  • No tiene el logotipo diseñado por la Comisión Europea. El certificado de verificación permite reconocer los sitios web de las oficinas de farmacia que dispensan legalmente a través de internet.
  • No muestra información sobre los responsables de la página, ubicación o contacto.
  • Vende medicamentos de prescripción. En España, solo está permitida la venta de fármacos no sujetos a receta médica.
  • Envía anuncios por correo electrónico o aplicaciones móviles.
  • Promete descubrimientos sorprendentes o curas milagrosas.
  • Aplica un precio sospechosamente bajo.
Si el envase o prospecto:
  • Muestra errores ortográficos y/o gramaticales.
  • Contiene información incompleta. No se mencionan efectos secundarios, contraindicaciones o interacciones.
  • Está en un idioma distinto al utilizado en el anuncio.
  • No se encuentra en buen estado de conservación (aparece dañado, abierto…)
  • No coinciden los números de lote y fecha de caducidad de los embalajes interno y externo.
Si el medicamento:
  • No tiene el aspecto, olor, etc. , que debiera.
  • No realiza el efecto esperado o causa alguna reacción adversa no habitual.

Recuerda, antes de comprar por Internet, asegúrate de que el sitio web es legal. Y para eso sólo existe una forma de comprobarlo. La página web ha de incluir el link del organismo público competente que contenga el listado de las oficinas de farmacia autorizadas. Este el único link legal. Pinchando sobre él, aparecerá un listado con el nombre de la farmacia física y su dirección web.

También te puede interesar:

¿Medicamentos contra el dolor o compuestos letales? Después de lo de Prince, el debate se reabre

¿Son seguras las dosis elevadas de los medicamentos?