Las 10 vacunas 'de repesca’ que todos deberíamos ponernos

Mónica De Haro

Las vacunas son la herramienta más eficaz y segura con la que contamos a día de hoy para la prevención de enfermedades, pero también un elemento de justicia social y equidad en salud

En ocasiones, por problemas de abastecimiento, nos ‘saltamos’ alguna vacuna. Por eso conviene revisar nuestras cartilla y ponerse al día. (Foto: Getty)
En ocasiones, por problemas de abastecimiento, nos ‘saltamos’ alguna vacuna. Por eso conviene revisar nuestras cartilla y ponerse al día. (Foto: Getty)

La vacunación es fundamental en los primeros años de vida y por eso, tradicionalmente, se han asociado las vacunas con los niños. Sin embargo, la inmunización es clave a lo largo de todo el ciclo de la vida.

“Una cartilla de vacunación para adultos ayudaría a un mejor control de las inmunizaciones”, señala el Dr. José María Bayas, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública. Y es que las vacunas son precisamente uno de los elementos que han permitido mejorar la esperanza de vida en las últimas décadas.

“España tiene una de las mejores tasas de cobertura vacunal en la infancia del mundo; sin embargo, cuando se habla de vacunas en el adulto, como también ocurre en otros países de nuestro entorno, podemos decir que estamos peor”, señala este especialista.

Además de la necesidad de mejorar los registros de vacunación, a su juicio, disponer de algún tipo de ‘cartilla vacunal’ para toda la vida, que permitiese llevar un control más riguroso de las vacunas que se reciben una vez pasada la infancia podría ser una solución adecuada para mejorar esta cobertura.

Las vacunas no son cosas de niños. Los expertos señalan que hay que ‘actualizarlas’ a lo largo de la vida. (Foto: Getty)
Las vacunas no son cosas de niños. Los expertos señalan que hay que ‘actualizarlas’ a lo largo de la vida. (Foto: Getty)

“Yo llevo 20 años reclamando que cualquier persona que acuda a un centro de vacunación, por ejemplo, porque se va de viaje, exija el certificado de las vacunas que recibe. Un carnet de vacunación en el adulto facilitaría mucho el trabajo de los sanitarios a la hora de saber qué vacunas se han recibido, cuáles faltan… Y el que se beneficiaría sería siempre el paciente”, subraya el experto-

“Igual que todos tenemos un DNI o un pasaporte o carnet de conducir, ese documento sería un buen instrumento y facilitaría la coordinación entre Primaria y los hospitales o incluso en traslados entre comunidades autónomas”, ha señalado el Dr. Bayas durante el webinar sobre actualización en vacunas organizado por GSK.

Se aconseja a las mujeres embarazadas que se vacunen de la tosferina; este colectivo es prioritario desde el punto de vista médico, por el elevado riesgo potencial para el feto. (Foto: Getty)
Se aconseja a las mujeres embarazadas que se vacunen de la tosferina; este colectivo es prioritario desde el punto de vista médico, por el elevado riesgo potencial para el feto. (Foto: Getty)

Al margen de las recomendaciones individualizadas, en función de la edad o el historial médico y características de cada persona, este especialista recuerda que un adulto sano debería recibir una serie de ‘vacunas de repesca’ que en su momento no recibió porque no estaban disponibles.

  1. Es el caso de la vacuna frente a la hepatitis B que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda para toda la población.

  2. La vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH).

  3. La vacuna antigripal anual.

  4. La vacuna antineumocócica.

  5. La vacuna del herpes zóster.

  6. La vacuna frente al sarampión.

  7. La varicela (en ausencia de vacunación anterior o padecimiento de la enfermedad).

  8. Las dosis necesarias de recuerdo para la protección antitetánica.

  9. La de la tosferina y

  10. La de la gripe en embarazadas.

Todas y cada una de ellas pueden ser necesarias para mantener la salud. Por ejemplo, ¿sabías que la enfermedad neumocócica es según la OMS la enfermedad inmunoprevenible que mas mortalidad causa en el mundo?

En los adultos, la enfermedad neumocócica invasiva puede tener mayores complicaciones que en niños y mayor riesgo de mortalidad, sobre todo en personas con otras patologías de base o inmunodeprimidas. A pesar de las medidas terapéuticas y preventivas disponibles hasta hace poco, tanto en España como en países de nuestro entorno, la incidencia de la enfermedad neumocócica invasiva (ENI) en adultos se mantiene aún en tasas altas, por lo que los expertos inciden en la vacunación como la mejor estrategia.

Además, en España, como en otros muchos países, EE. UU. y Reino Unido, entre otros, se recomienda la vacunación de todas las embarazadas al final de la gestación con vacuna Tdpa, buscando prevenir la tosferina en sus hijos durante los primeros meses, hasta que alcancen la edad de la vacunación y puedan entonces desarrollar sus propias defensas contra esta enfermedad.

Ya sabes, acude a tu centro de salud y pregunta si es conveniente que te pongas alguna vacuna ‘de respesca’ para asegurarte la máxima protección posible de la salud.

También te puede interesar:

¿Cuál es órgano más flexible y fuerte del cuerpo? (El único que no se cansa nunca)

La enfermedad (mortal) que te pueden contagiar al toser, estornudar o escupir